ESENCI@L

Raúl Alonso, propietario de la tienda vallisoletana, prevé una temporada difícil

Apedales: “Las tiendas que mueren lo hacen matando”

Apedales

Raúl Alonso, propietario de la tienda ciclista, Apedales.

(6-10-2016). Apedales se fundó hace 15 años en Valladolid, aunque su propietario, Raúl Alonso Tamayo, lleva toda la vida vinculado al negocio del ciclismo. El detallista advierte de las políticas de precios agresivas de aquellos comercios que se ven forzados al cierre.

¿Cómo se presenta la nueva temporada ciclista?

Complicada. La venta de bicicletas ha tocado techo. El mercado acusa una gran sobreoferta y está claro que tiene que haber una ‘limpieza’ y volver a niveles normales. En nuestra zona han abierto una gran cantidad de tiendas nuevas, aunque es cierto que algunas también han ido desapareciendo y, en cómputos globales, ahora existen unos cinco comercios más que cuando abrimos hace 15 años.

¿Cree entonces que el parque de tiendas de ciclismo seguirá disminuyendo?

Supongo que sí… El problema al que también nos enfrentamos es que las tiendas que mueren lo hacen matando. Los meses previos a la clausura lanzan agresivas liquidaciones para liberarse del stock y nos perjudican a todos. Mi impresión es que en este sector hay mucho aficionado al ciclismo pero muy poco empresario.

Mi impresión es que en este sector hay mucho aficionado al ciclismo pero muy poco empresario

Las marcas también hablan de una caída generalizada del mercado ciclista…

Hay un pánico escénico generalizado. No es que el mercado decrezca sino que se mantiene estable. Estamos en una fase lineal, sin saltos, pero el mayor volumen de proveedores y puntos de venta hace que el pastel se tenga que repartir entre más comensales.

¿Cómo afrontan esta situación desde Apedales?

Intentando reforzar aun más nuestra apuesta por el servicio. Muchas tiendas de ciclismo caen en el error generalizando de entrar a competir por precio. Está claro que el cliente busca el precio más competitivo, pero también el servicio y el asesoramiento decantan su decisión de compra hacia un establecimiento u otro. Los detallistas tenemos que estar a la última en formación y conocimiento de las nuevas tecnologías.

¿Los proveedores han mejorado en formación?

Las marcas, en general, ofrecen poca formación. Las de componentes nos tienen más al día que las de bicicletas.

Somos las propias tiendas las que no le damos importancia al taller porque no valoramos nuestro trabajo

¿La crisis ha hecho aumentar el volumen de trabajo en el taller?

No especialmente. Lo que pasa es que ahora se recuperan bicicletas ‘vintage’ de hace muchos años, pero no es sólo por una cuestión de ahorro sino también de moda. Cada vez nos focalizamos más en el taller porque es lo que nos diferencia, somos las propias tiendas las que no le damos importancia al taller porque no valoramos nuestro trabajo.

Las programaciones tampoco son una condena para las tiendas, cada uno se mete donde quiere

¿Cuál es su predisposición a programar para la próxima temporada?

Nos concentraremos en menos marcas pero aumentaremos el compromiso con ellas. Las programaciones tampoco son una condena para las tiendas, cada uno se mete donde quiere. Si trabajar con una marca tienes que tener una buena representación en la tienda, las bicicletas no se pueden vender enseñándolas en un catálogo.

Las distintas novedades que han presentado las marcas para 2017, ¿ayudarán a impulsar las ventas?

Hay más novedades en gama alta, algunas muy interesantes y que sin duda ayudarán a animar las ventas. Pero, por otra parte, pienso que el consumidor está un poco cansado de que las marcas lancen cada año un catálogo nuevo, muchas veces con ‘falsas novedades’, ya que se trata de los mismos modelos con un cambio de color o ligeras modificaciones. El consumidor quiere novedades reales que justifiquen los precios.


No hay comentarios

Añade el tuyo