ESENCI@L

El detallista valora positivamente el primer semestre

Bicicletas Carlos aboga por colecciones de bicis más reducidas para agilizar las entregas

bicicletas-carlos

El propietario de Bicicletas Carlos, Carlos González, constata que este año hay menos modelos de bici en liquidación y descuentos menos agresivos.

(27-6-2019). El detallista Carlos González, propietario de Bicicletas Carlos, defiende que “los tiempos y las necesidades han cambiado y los proveedores se tienen que adaptar”.

“Este año ha habido modelos de bicicletas por los que hemos esperado ocho meses, y es difícil creer que no se puede subsanar este problema en ocho meses”, lamenta el propietario del comercio de ciclismo leonés. El minorista observa que los stocks de los suministradores son cada vez más limitados y “prefieren perder ventas que arriesgarse”. La escasez de producto, que afecta obviamente a los modelos con más demanda, juega a su juicio en contra de las tiendas de ciudades pequeñas y medianas como León, ya que “si el cliente encuentra la bici que quiere en un comercio de una ciudad grande, se la queda y no espera”.

Es por esto que, consciente de que los tiempos y las necesidades han cambiado, González hace una propuesta a los proveedores de bicicletas: “Tal vez no hacen falta colecciones tan amplias, con tantos modelos y tantos colores, sino que sería más conveniente ofrecer colecciones más reducidas pero agilizar la producción, facilitando unas entregas más rápidas”.

Menos liquidaciones

Los efectos de la falta de stock, sin embargo, tienen también una lectura positiva. Y es que, según constata el detallista, hay menos liquidaciones de bicicletas que durante otras temporadas: menos modelos en oferta y unos descuentos menos agresivos. “Me parece bien que no se inunde el mercado de saldos, pero, a la vez, las tiendas sufrimos la falta de stock… entiendo que encontrar el equilibrio es complicado”, señala.

Eso sí, valora que las liquidaciones se hacen “de forma indiscriminada”, es decir, en el sector de la bicicleta todos los puntos de venta pueden acceder a todas las liquidaciones, no se da ventaja a las tiendas que han realizado una mayor apuesta en programación. “Normalmente –puntualiza- sucede al revés, esto es, puede comprar más el detallista que ha programado menos porque tiene un menor nivel de stock en tienda”.

Las liquidaciones son la antesala de la presentación de las nuevas colecciones, que, a excepción de algunas marcas como Specialized o Giant, se concentra principalmente durante el mes de julio. González aprecia que no hay grandes cambios en el calendario de presentaciones respecto a años anteriores y no se muestra muy de acuerdo con las fechas, ya que coinciden con el momento de más trabajo para los comercios.

Valoración positiva del primer semestre

Carlos González hace una valoración positiva del sell out durante la primera parte de este 2019, cuando las ventas se han comportado de una manera similar que en el mismo periodo de 2018, “que fue un año mejor que el anterior”. Por meses, dice que la tendencia es muy desigual y que, además, ahora es más difícil saber cuándo se producen realmente las ventas porque hay bicicletas “atascadas” que se entregan –y se cobran- dos, tres o cuatro meses después de haberlas vendido.

El dueño de Bicicletas Carlos apunta una subida de las ventas de accesorios durante estos primeros seis meses del año. Un comportamiento que achaca a su apuesta por este nicho y a la buena selección de cascos, zapatillas, etc. que posee el establecimiento. “Hay tiendas que van muy justas de material y lo que está claro es que, para comprar, el consumidor quiere ver producto”, precisa.

En cuanto a las eléctricas, señala que, al menos en su caso, “no han sido para tanto” y cree que “las ventas no están al nivel como para comerse a las convencionales”. Este nicho alcanza en la actualidad “algo menos” del 20% de la facturación de bicicletas.

Nueva realidad post crisis

González coincide con otros minoristas de ciclismo en que la venta online directa por parte de las marcas no tiene vuelta atrás y en que la mayoría de los proveedores acabarán sumándose a ella. “En la crisis del 92 pensábamos que las cosas volverían a su cauce una vez pasado el ‘boom’. Pero ahora, con Internet, la cosa ha cambiado. Ya no es que hablemos de crisis, es que nos enfrentamos a una nueva realidad en la que el ciclista valora menos nuestros servicios”, sostiene.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. Fernando

    Se valora menos el servicio en tiendas porque casi ninguna tienda sabe radiar una rueda desde cero comprando buje, radios y aro. Muchas tampoco montan tubulares con pegamento y optan por cinta de doble cara. El cliente que sepa de componentes lo que valora es un magnífico mecánico, que sea cuidadoso con el material y no te encuentres la bici con rayones, algo casi imposible de encontrar.


Responder a Fernando Cancelar respuesta