ESENCI@L

Bicimanía advierte de los riesgos de los sobrestocks de e-bikes de cara a 2020

Se esperan importantes innovaciones tecnológicas

bicimania juan ochoa

El propietario de Bicimanía, Juan Ochoa, vaticina que todas las bicicletas asistirán a una progresiva electrificación.

(4-12-2018). Bicimanía fue una de las tiendas madrileñas pioneras en ciclismo de montaña. Ahora el comercio se ha especializado en eléctricas deportivas que, a día de hoy, representan más de un 30% de su facturación de bicis. El propietario del negocio, Juan Ochoa, analiza la situación de un nicho “que ha llegado para quedarse”.

El propietario de Bicimanía afirma, convencido, que las eléctricas de montaña “sí son para tanto”. La tienda ha decidido especializarse en este segmento y está siendo “parte activa” de la instauración de esta nueva plataforma. El comercio ha apostado por la divulgación a través del asesoramiento personalizado y la organización de Demo Tests a todas las escalas.

Juan Ochoa asegura que las ventas van creciendo paulatinamente y suponen a día de hoy entre el 30 y el 40% de la facturación de bicicletas de su establecimiento. Las e-bikes también darán un importante empujón a la facturación anual de este 2018, si bien el detallista matiza que “otra cosa distinta son los márgenes, debido a las dichosas y poco fructíferas guerras de precios de las que todos somos juez y parte”.

El responsable de Bicimanía señala que su apuesta por las eléctricas fue “casi por accidente”. Tuvo la oportunidad de probar estas bicis hace cinco años y descubrió sus posibilidades reales. “Desde el minuto cero me pareció que me había quitado 25 años de encima”, asegura. Incide en que son unas bicis fáciles y asequibles, que permiten practicar ciclismo a personas con una condición física no tan buena o que lo habían abandonado y quieren reengancharse. De ahí que el perfil de usuario, hace unos años, era el de personas –fundamentalmente hombres- de más de 40 o 50 años que quieren volver a subirse a la bicicleta. Ahora, el espectro de clientes también abarca a clientes más jóvenes y/o de mejor condición física.

Un mercado atomizado y saturado

El minorista aprecia que, hace unos años, las marcas de ciclismo no conferían demasiada importancia a las eléctricas y a muchas “les pilló el toro tecnológico porque la demanda del cliente se adelantó a sus previsiones”. Sin embargo, dice que ahora todos los suministradores y todos los puntos de venta “se han subido al carro” y advierte de que, quizás “el carro no tiene tanto aguante”.

Todas las tiendas de bicicletas se han sumado a las e-bikes, también las tiendas de motos y de vehículos eléctricos

Ochoa percibe que se trata de un mercado atomizado y saturado en el que muchas veces cuesta encontrar un buen asesoramiento. “Todas las tiendas de bicicletas se han sumado a las e-bikes, también las tiendas de motos y de vehículos eléctricos”, sostiene. El detallista alerta de que, a pesar de que España está lejos de los niveles de ventas de países como Alemania o Francia, ya existe el peligro de que este nicho pueda tocar techo. Además, valora que, de cara las próximas temporadas, tal vez las marcas están lanzado modelos demasiado deportivos sin tener en cuenta su público objetivo en España.

Devaluación del 20%

El propietario de Bicimanía está de acuerdo con las voces del sector que apuntan que la eléctrica constituía una buena oportunidad para “empezar desde cero” y huir de las campañas de ofertas y descuentos que planean sobre el mercado desde hace años. Ochoa reconoce que hubo un “momento glorioso” para la venta de e-bikes de montaña. “En el año 2016 daba gusto trabajar este segmento porque el producto se vendía casi a su precio”, recuerda. Pero, a su juicio, “el mercado ya se ha prostituido y hay una devaluación media de estas bicis en torno a un 20%”, sobre todo en los modelos que sobre pasan los 5.000-6.000 euros.

Son bicis caras y hay una sangría en el precio que devalúa el producto

El especialista explica, en este sentido, que “de alguna manera, los proveedores ‘obligan o recomiendan’ a los comercios a incluir las eléctricas en sus programaciones. Son bicis caras y hay una sangría en el precio que devalúa el producto. Hace falta una reflexión por parte de tiendas y marcas sobre esta situación. Quizás ‘no todo valga ni todos valgan”

Ojo con los excedentes de stock

Ochoa hace también hincapié en que, de cara a 2020, llega la siguiente evolución importante en el mundo de las e-bikes. No sólo por el nuevo motor de Bosch, sino que también se esperan importantes novedades en autonomías y baterías. “Estos tres últimos años han sido más lineales en innovaciones tecnológicas, pero para 2020 se esperan grandes cambios, por lo que hay que tener cuidado con los sobrestocks. Como con la informática, nadie quiere un ordenador viejo”, advierte.

La gestión de stocks es un reto importante cuando los plazos de entrega de estas bicis se van alargado. “Hay que programar y tener volumen y, aun así, el servicio, en muchas ocasiones es lento”, lamenta.

Se venden más bicicletas eléctricas situadas entre los 5.000 y los 7.000 euros que de 3.000

Rotación

A pesar de ser bicicletas caras, Ochoa asevera que gozan de una buena rotación. “La forma en la que enganchan al usuario y su rápida evolución tecnológica hacen que el usuario sienta esta necesidad de renovarla más pronto que tarde”, constata. El detallista añade que van dirigidas a un cliente de poder adquisitivo medio-alto y así lo demuestra que, al menos en su caso, “se venden más bicicletas eléctricas situadas entre los 5.000 y los 7.000 euros que de 3.000”.

Más allá de la montaña

Mientras que las eléctricas destinadas a la ciudad no acaban de cuajar, el responsable de Bicimanía destaca su apuesta por las e-bikes de carretera y augura que “tal vez nos sorprendan y nos encontremos con que tengan un recorrido más efectivo a medio plazo”. En este sentido, argumenta que permiten al ciclista ocasional retomar la bicicleta con más posibilidades que solo llanear, sino también subir algún puerto y disfrutar de entornos, normalmente, poco asequibles con su condición física.

En cuanto al público femenino, apunta que no hay muchas mujeres que acudan a su tienda a comprar una e-bike, pero sí que hay una importante cifra de hombres que las compran para sus parejas.

Progresiva electrificación de las bicicletas

Ochoa prevé que las e-bikes tienen mucho recorrido por delante y que, además, “asistiremos a una progresiva electrificación de todas las bicicletas”. Según defiende, el motor se puede entender como una ayuda más, al igual que en su día surgieron las suspensiones o los frenos de disco. “Creo que la electrificación se va a extender a prácticamente todas las bicis, y desde cualquier precio, también las de precios más bajos”, pronostica.

El motor se puede entender como una ayuda más, al igual que en su día surgieron las suspensiones o los frenos de disco

El detallista se muestra convencido de que es un momento convulso y hay que reinventarse. “Entre 2000 y 2012, el mercado ciclista ofrecía más de lo mismo. Entonces surgieron las nuevas medidas de ruedas y fueron un revulsivo para las ventas. Ahora tenemos que aprovechar la oportunidad de las e-bikes, que, sin duda, han venido para quedarse”.


Hay 5 comentarios

Añade el tuyo
  1. José Antonio Díaz Peña

    Efecto llamada. A eso le llamamos nosotros falta de visión, sobre stocks que le llaman algunos.
    Es una verguenza ver como los clientes ya te facilitan las piezas, aún mas baratas que las conseguimos nosotros mediante los proveedores. La muerte anunciada..

    Saludos.

  2. JOSE GARCIA

    Todos pensaban que las E-Bikes arreglarian la situacion ,pues no y en un futuro corto lo empeoraran y nosotros seguimos cambiando el dinero ,cuando todos sabemos que mover producto sin beneficio no vale nada
    La tienda fisica tiene los dias contados,yo vaticino un maximo de cinco años,pero que le vamos a hacer es lo que quieren los modernismos y las nuevas generaciones ??? y no tan nuevas

  3. Pedro

    Las e-bike son el antideporte.
    El que quiere hacer ciclismo no quiere una bici eléctrica,como el quiere hacer atletismo no quiere unas piernas biónicas.
    En lugar de simplificar complicamos las cosas.
    Ya generamos pocos residuos y así más.


Publicar un nuevo comentario.