ESENCI@L

La cadena se queda con una única tienda en Viveiro

Bicitotal achaca la caída de su ‘imperio’ a los bajos márgenes y la sobreoferta

bicitotal

En cuatro años, Bicitotal ha pasado de 17 puntos de venta a uno solo, el de Viveiro (Lugo), en la imagen.

(23-7-2020). La cadena gallega de tiendas de ciclismo Bicitotal, que llegó a tener 17 puntos de venta en España, lidia con su extinción total y mantiene sólo abierto el comercio de Viveiro (Lugo), que fue, precisamente, la primera tienda que la empresa puso en marcha.

Paco Ramil, cofundador de Bicitotal junto a Clemente Chao, explica que el cierre paulatino de los puntos de venta se ha debido “a un cúmulo de circunstancias”, entre las que destaca las “difíciles condiciones” de un mercado en el que predomina la sobreoferta de producto y que ofrece unos márgenes “muy ajustados”. La cadena, que ocupó durante años los primeros puestos en el ránking de los principales operadores de la distribución ciclista especializada por superficie española, mantiene en la actualidad un único punto de venta, el de Viveiro (Lugo), inaugurado a principios de los años 90 y primer negocio de la enseña.

“De momento nos centramos en este establecimiento y no tenemos claro si seguiremos adelante o cerraremos en unos meses”, declara el copropietario de Bicitotal, quien asegura que el comercio está pudiendo hacer frente a la alta demanda de bicicletas actual del mercado gracias a que ha recuperado stocks de otros puntos de venta. El propio Paco Ramil y Clemente Chao se encuentran al frente de la tienda, que tiene algo más de 300 metros cuadrados de superficie entre zona de exposición, taller y almacén.

Una restructuración que empezó en 2016

Bicitotal llegó a contar con 17 tiendas que sumaban más de 5.000 metros cuadrados. En los ‘años dorados’ del mercado ciclista se expandió incluso fuera de Galicia, donde contaba con puntos de venta en ciudades de las cuatro provincias, y se instaló también en Gijón, Valladolid e incluso en Barcelona, donde abrió sendos comercios en los años 2012 y 2014. Poco después, en 2016, la compañía inició un proceso de restructuración que ya le llevó a bajar la persiana de cinco establecimientos ese año buscando la rentabilidad de su negocio. También unificó sus dos tiendas de Ferrol en una única. Ya en aquel momento Clemente Chao atribuía los cierres a la contención de las ventas, la caída de los márgenes y la competencia de Internet, un canal por el que Bicitotal no llegó a apostar.

En los últimos años, el parque de tiendas Bicitotal se ha ido reduciendo progresivamente y la penúltima de ellas cerraba las puertas las pasadas Navidades, es decir, antes de la llegada a España del confinamiento y la crisis del Covid-19. Sus efectivos han quedado reducidos al local de Viveiro, que también hacía las veces de almacén para otros puntos de venta.

Los trabajadores recuperan algunos puntos de venta

Algunas de las antiguas tiendas de Bicitotal han sido recuperadas por los propios trabajadores de los establecimientos, totalmente desligadas de la cadena y bajo otro rótulo. Ya en 2016 su tienda de Lugo, afectada por la primera oleada de cierres, fue ‘rescatada’ por un empleado de la empresa y reabrió con el nombre de La Clásica. También se han mantenido los locales de Ferrol con el nombre de Biciemoción; Coruña como Galibici Coruña; Vigo como Galibici Vigo; y una de las tiendas de Valladolid como Robike, todas ellas propiedad actual de ex trabajadores  de Bicitotal y sin ningún vínculo con esta empresa.


No hay comentarios

Añade el tuyo