ESENCI@L

En 2002, la cadena replicó la facturación de 2021 “pero con más beneficios”

Buhobike pide tranquilidad al retail ciclista y que se evite reventar precios

buhobike-insta-a-la-calma-del-retail-ciclista-bis

Desde la tienda madrileña de bicicletas, Buhobike, su máximo responsable, Alvaro Escobedo, sostiene que para inicios de la próxima primavera la situación de stock se haya regularizado y se empiece a vender la gama 2023, lo cual “va a significar un cierto retraso en introducir las nuevas colecciones” .

(24-1-2023). Álvaro Escobedo, propietario de la tienda madrileña y ecommerce, Buhobike, llama a la calma al retail ciclista español ante la actual “liquidación constante” que vive éste. En su opinión, “la mala situación pasará y lo que no debemos hacer es generar la crisis nosotros mismos”. El pasado 2022, la enseña replicó la facturación de 2021, pero obtuvo mayores beneficios.

“El sector ciclista está en liquidación constante desde el pasado mes de octubre, calculo que puede durar hasta febrero o marzo”, manifiesta el propietario de Buhobike, Álvaro Escobedo. Ante ello, el detallista madrileño hace un llamamiento a que “las tiendas estén tranquilas”. Escobedo afirma que “no debemos asustarnos y reventar los precios, como está sucediendo, yéndonos fuera de nuestros márgenes lógicos”.


El minorista madrileño expone que existe mucho stock tanto en las tiendas como en los almacenes de los fabricantes, lo que ha propiciado esa situación de descuentos constantes. Escobedo advierte de que “no hay que pretender sacar todo el stock que uno tiene en un mes”. Pide ser conscientes de que “hay clientes, hay demanda y hay que seguir trabajando bien, cara al cliente, para ir vaciando los almacenes tranquilamente”.

El sector “siempre ha respondido bien en tiempos de crisis

El máximo responsable de Buhobike recuerda que el sector “siempre ha respondido bien en tiempos de crisis”. Ante la proliferación de ofertas y caída de márgenes de los últimos meses, observa que “lo que no debemos de hacer es generar la crisis nosotros mismos”. Escobedo dice que “la mala situación económica pasará, la inflación seguirá disminuyendo y, en todo caso, el afán por hacer deporte y por ir en bicicleta es lo último que se pierde en situaciones de crisis”.

Vuelta a la normalidad

Escobedo prevé que para inicios de primavera la situación de stock se haya regularizado y se empiece a vender la vender gama 2023, lo cual “va a significar un cierto retraso en introducir las nuevas colecciones”.  Al respecto, añade que “esperemos que la colección 2024 llegue un poco más tarde de lo habitual, para que haya tiempo a vender la de 2023”.

De momento, explica que va llegando a cuentagotas producto del 2023 a las tiendas, pero el sector no está vendiendo colecciones nuevas al haber todavía mucha oferta de bicicletas de 2022

La marca que suba sus precios más de la cuenta será penalizada por el consumidor

Respecto a las nuevas colecciones 2023, el detallista explica que “vemos incrementos de precios, pero no excesivos” y advierte que “la marca que suba más de la cuenta será penalizada por el consumidor”. Escobedo sostiene que “el cliente tiene claro hasta donde puede pagar, la clave del éxito para las marcas en 2023 será tener una colección con un precio en general asequible, no demasiado lejos de los precios de 2022”.

Misma facturación de 2021 pero más beneficios

El detallista madrileño califica el pasado 2022 como “un año complicado, en el cual el control del stock ha sido clave”. Escobedo asegura, no obstante, que la demanda no bajó en 2022, incluso mejoró durante el último trimestre en relación con 2021.

Con los datos de 2022 vamos a estar en una cifra muy similar a la del año 2021

A punto de cerrar los números de la facturación de 2022, Escobedo calcula repetir los ingresos de 3,86 millones de euros obtenidos en 2021, según consta en el registro mercantil: “vamos a estar en una cifra muy similar, pero con un beneficio mayor”, precisa.

Escobedo declara haber conseguido una mejora de la rentabilidad mediante acciones como la eliminación de algunos costes fijos, ajustes de personal o aportando valor añadido a las compras.

El ecommerce lídera las ventas

El ecommerce de Buhobike sigue liderando las ventas de la enseña, aportando en torno al 60% de los ingresos. Escobedo destaca que se ha incrementado el volumen de ventas online, aunque el ticket medio de compra ha bajado al haber incorporado y vendido artículos complementarios a las bicicletas de menor coste.

El consumidor cada vez está más informado y sabe mejor qué quiere

En todo caso, respecto a la venta de bicicletas en la tienda online, Escobedo aclara que “lo normal no es que el cliente meta en el carrito de la compra una bicicleta de 5.000 o 10.000 euros y complete la transacción, sino que habitualmente hay una conversación de por medio con nuestros comerciales”.

De hecho, el detallista explica que esa intervención del comercial de la tienda viene desde los inicios de la web, cuando ni siquiera existía un “carrito de la compra”. La diferencia actualmente, respecto a años anteriores, es que “el cliente cada vez está más informado y sabe mejor qué quiere”.

En el nuevo escenario el asesoramiento se vuelve más especializado, ya no sobre modelos en general sino respecto a componentes específicos, detalles técnicos… El cliente actual es más maduro, concluye Escobedo.

Cautela ante 2023

Sobre las perspectivas cara al año 2023, Escobedo se manifiesta “cauto”. No obstante, apunta a que las entregas de pedidos por parte de los proveedores serán más “relajadas que en 2022”. El minorista dice haber realizado “una selección de los modelos con bisturí, apostando por los modelos más fuertes más que por todas las gamas”.

Opino que se ha vuelto ya al sistema de programaciones y reposiciones que existía antes de la pandemia

El detallista cuenta con que los proveedores vuelven a tener stock, tras la escasez durante la pandemia, y con ello se podrá acceder a reposiciones y vender stock de ellos “sin que las tiendas tengan que arriesgar de antemano”. En ese sentido, Escobedo considera que se ha vuelto ya al sistema de programaciones y reposiciones que existía antes de la pandemia, aunque para algunos modelos de gran demanda pueda ser necesario hacer programaciones mayores como ya sucedía antes.

Por otra parte, Escobedo considera que en 2023 el sector se mantendrá en línea con el 2022 “para quien lo haya hecho bien”. Pero prevé que seguirán desapareciendo tiendas pequeñas y medianas. El detallista sostiene que esos establecimientos “lo van a tener muy complicado porque cada vez el negocio se está concentrando más en grandes operadores”.


No hay comentarios

Añade el tuyo