ESENCI@L

Por la disponibilidad de stock

Canyon Iberia triplica las ventas en su primer trimestre fiscal

Aspira a superar los 1.000 millones globales en un lustro

fernando boada

El máximo responsable de Canyon Iberia, Fernando Boada, reconoce que la marca tendrá dificultades de stock en verano de 2021.

(24-12-2020). Canyon Iberia va a cerrar su primer trimestre fiscal, el próximo 31 de diciembre, con una facturación de récord en comparación con el mismo período del año anterior. Sin embargo, la marca reconoce que el crecimiento actual será insostenible a lo largo del año por la incapacidad para producir más a nivel global.

El máximo responsable de Canyon Iberia, Fernando Boada, explica que las ventas de la marca se han triplicado en los meses de octubre, noviembre y diciembre, en buena medida “porque adelantamos nuestras producciones e hicimos los lanzamientos de los nuevos modelos”. La disponibilidad de stock ha permitido atender el auge de la demanda a corto plazo.

Según indica Boada, el plazo de entrega de las bicicletas a los clientes finales está por debajo de los 90 días, si bien reconoce que algunos pedidos pueden tardar entre 4 o 5 meses en función de la disponibilidad. Asimismo, con el objetivo de paliar el incremento en los costes de producción y logística, Canyon incrementó sus precios de venta, “sin que hayamos notado, ni siquiera, una caída en el ritmo de crecimiento”.

Preguntado por si la filial ibérica va a ser capaz de mantener el notable aumento de las ventas del primer trimestre en los siguientes, Boada reconoce que no va a ser posible “porque para 2021 y a nivel global, la marca no va a poder aumentar más su capacidad de producción”. Por lo tanto, lo más probable es que para verano escaseen las bicicletas Canyon y se limite el aumento de las ventas vinculado al boom del ciclismo.

Cabe subrayar que las filiales de la marca se nutren de un stock central y que sólo facturan una vez el cliente final ha realizado la compra. Boada calcula que el crecimiento para el año fiscal 2020-2021 será de alrededor del 30%.

Los modelos con más demanda de los últimos meses son las bicicletas de primer precio, entre los 700 y los 2.000 euros, toda la gama de e-bikes y las bicicletas de Triathlon, “ya que hemos lanzado un nuevo modelo”. El responsable de Canyon Iberia, sin embargo, cree que las ventas vinculadas al Triathlon no mantendrán tanto dinamismo en los próximos meses por la falta de competiciones.

Hacia los 1.000 millones de euros

A nivel global, Canyon cerró el año fiscal el pasado 30 de septiembre con una facturación de 400 millones de euros, incluyendo los números de Estados Unidos, lo que significó un incremento anual del 25%. Con la llegada del nuevo inversor, que también es el máximo accionista de Adidas, la marca se fija el objetivo de superar los 1.000 millones de euros de facturación “en los próximos 4 o 5 años”, declara Fernando Boada.

“La llegada de los nuevos inversores servirá a la marca como palanca de crecimiento, para seguir acumulando los crecimientos interanuales de las ventas del 25%, cosa que pocas enseñas pueden afirmar”, señala el máximo responsable de Canyon Iberia. Sin embargo, el aterrizaje en la empresa del ex vicepresidente de Apple, Tony Fadell, también debería servir “para que demos un salto a nivel tecnológico en nuestro día a día”.

Acuerdos con tiendas para realizar reparaciones

El modelo de negocio de Canyon es atípico porque todas sus ventas se realizan a través de su página web, sin contar con el canal de distribución detallista. Sin embargo, de cara al futuro Fernando Boada valora la posibilidad de establecer acuerdos con tiendas para implantar un servicio oficial de reparaciones de la marca, como ya se ha puesto en marcha en Alemania.

Sin fijar una fecha en el calendario, desde Canyon Iberia señalan que sería una buena opción oficializar una relación comercial con las tiendas especialistas para que puedan efectuar tareas de taller con todas las garantías para sus compradores.


No hay comentarios

Añade el tuyo