ESENCI@L

La compañía cierra el ejercicio fiscal a finales de septiembre

Canyon prevé crecer más de un 20% a pesar del ciberataque y la pandemia

fernando_boada_market_manager_canyon_iberia

El market manager de Canyon Iberia, Fernando Boada, cree que la dinámica actual de ventas se mantendrá hasta finales de año.

(3-9-2020). El máximo responsable de Canyon Iberia, Fernando Boada, indica que la marca ha logrado adelantar algunos lanzamientos de la nueva colección 2021 para dar respuesta a la “locura ciclista” que se desató desde el mes de abril.

La marca alemana Canyon estrenó este 2020 con un ciberataque contra sus sistemas informáticos, perpetrado horas antes de Fin de Año. Afortunadamente, la marca pudo seguir registrando los pedidos a través de su web, que es su vía de comercialización de bicicletas.  Pocas semanas después, la compañía se tuvo que enfrentar a la propagación de la pandemia y el confinamiento. Esta situación llevó a una caída inicial de las ventas en torno al 40%, aunque la tienda de Canyon, al ser online, no dejó de trabajar ni un solo día.

“A partir del mes de abril empezó la locura”, recuerda el market manager de Canyon Iberia, Fernando Boada. “Hemos agotado bicicletas en algunas familias, pero, al contrario de lo que hicieron otras marcas, que paralizaron sus fabricaciones, nosotros no cancelamos absolutamente nada de nuestras programaciones ni de nuestros pedidos a proveedores cuando se decretó el confinamiento”. Después, a raíz del inesperado dinamismo de las ventas de bicicletas, la firma aceleró incluso algunas entregas, cambiando el transporte marítimo por el aéreo, y ha sido capaz de adelantar algunos lanzamientos.

Boada señala que el ritmo mantuvo el mismo frenetismo durante mayo, junio y julio y bajó un poco en agosto por la menor disponibilidad de bicicletas. Los problemas de stock, según precisa, se han producido en modelos “súper ventas” como las rígidas de aluminio de primer precio, que fueron las que antes se agotaron. “Aunque no tengamos disponibilidad de producto, nuestro sistema exclusivo de venta online nos permite poner a la venta el producto en la web y coger el pedido, avisando al cliente de la fecha de entrega”, explica. “Nosotros monitorizamos todo el trabajo que hacemos y el volumen de la demanda es brutal y constante”, añade.

Previsión de superar los 400 millones de euros este año

Canyon cerrará su próximo ejercicio fiscal a finales de este mes de septiembre. El año pasado la firma alcanzó una facturación de 329 millones de euros a nivel global, incluyendo todos los mercados donde está presente salvo Estados Unidos. La compañía podría superar este ejercicio los 400 millones de euros (también sin tener en cuenta a EE.UU.). Esta cifra implicaría un crecimiento superior al 20% en un año que, tal como indica el market manager de Canyon Iberia, no ha estado exento de complicaciones. Boada detalla que el crecimiento ha sido proporciona en todos los países donde opera la enseña. “Mercados como Italia y España sufrimos más en el mes de marzo, pero nos hemos recuperado al mismo ritmo”, afirma.

A la expectativa del otoño

Fernando Boada se declara a la expectativa de la evolución del mercado ciclista en esta recta final del año. “Por el momento no apreciamos una bajada de la demanda, pero estamos muy pendientes de la situación económica. Está claro que esta crisis va a hacer daño, pero queda por resolver la incógnita de cómo afectará al mundo del ciclismo y si, al igual que sucedió con la crisis financiera de 2009, la gente seguirá comprando bicis aunque no tenga trabajo”., plantea. El directivo cree que la dinámica actual de ventas de bicicletas será similar hasta finales de año.

Red de tiendas aliadas

Uno de los objetivos de Canyon Iberia, que se estrenó como filial el pasado noviembre de 2019, es explorar vías de colaboración con las tiendas físicas para fomentar la omnicanalidad y propiciar que las bicis Canyon, que sólo se venden a través de su web, sean más fáciles de ver y tocar por parte del cliente. Este proyecto pasaría por la vertebración de una red de ‘tiendas aliadas’ que, según indica Boada, “sigue estando sobre la mesa porque queremos estar cerca del usuario final, pero ha sido un año difícil y no lo hemos podido poner en marcha”. Si las circunstancias lo permiten, la firma podría retomarlo de cara a la próxima primavera.

Más apuesta por la urbana

Para la nueva temporada 2021, Canyon refuerza su apuesta por las bicicletas urbanas eléctricas y convencionales, consciente de que “es necesario dar un paso adelante en una categoría con mucho potencial y en la que nos proponemos ganar posicionamiento”. Boada dice que la marca se muestra muy optimista con el desarrollo de la bici urbana y confía en que se sigan haciendo avances para el desarrollo de la bici como medio de transporte.


No hay comentarios

Añade el tuyo