ESENCI@L

Entrevista al market manager de la filial ibérica, Fernando Boada

Canyon prevé que la crisis del coronavirus acelerará la criba del mercado ciclista

canyon

El market manager de Canyon, Fernando Boada, prevé que la gente "tendrá muchas ganas de salir y practicar deporte" una vez acabado el confinamiento.

(7-4-2020). El market manager de Canyon Iberia, Fernando Boada, indica que las ventas en el mercado español han caído en torno a un 40% desde la declaración del Estado de Alarma, pero asegura que la marca, con repercusión global, no está sufriendo un gran impacto por la crisis del Covid-19.

“Estamos vendiendo bicis, aunque no tantas como nos gustaría”, indica Fernando Boada, quien precisa que la cifra de negocio de la filial ibérica de Canyon ha descendido en torno a un 40% desde que la crisis del Covid-19 empezó a golpear fuerte a España a mediados de marzo. Esta bajada de las ventas, según indica el market manager, es proporcional a la disminución de los contactos por parte de los usuarios vía teléfono y email.

La marca, que comercializa sus bicicletas exclusivamente a través de su página web, continúa operando y enviando producto desde Alemania a sus clientes. Todo el equipo está teletrabajando y dando soporte a los usuarios, si bien desde la semana pasada, a raíz de la entrada en vigor del Real Decreto de actividades esenciales, se tuvo que cerrar el taller de las instalaciones de Canyon Iberia en Madrid. Después de semana santa, con la vuelta al funcionamiento de todas las actividades industriales, podrá volver a recibir cuadros y productos en garantía. No obstante, el responsable de Canyon en nuestro país explica que como no se puede montar en bici, también se han desplomado las reclamaciones en garantía.

Poca repercusión a nivel global

Fernando Boada señala que Canyon es una compañía global que no está sufriendo la crisis. “En España e Italia las cifras de ventas están cayendo, pero en la propia Alemania, Japón o Australia, donde las restricciones son menores, no se han notado los efectos y las ventas se mantienen o incluso suben”. De hecho, la enseña no ha dejado de hacer lanzamiento de nuevas bicicletas durante estos días.

Criba del mercado ciclista

El market manager de Canyon Iberia sostiene que los efectos de esta crisis sobre el mercado ciclista dependerán en gran medida de la duración del confinamiento y de la prohibición de practicar ciclismo, ya que si el Gobierno permite salir a hacer deporte al aire libre, no duda de que esto sería “un revulsivo” para el sector de la bicicleta. Boada valora, no obstante, que “todos somos conscientes de que esa criba que el mercado ciclista tendría que sufrir ante el exceso de oferta se va a acelerar con la situación actual, y no sólo en l mercado ciclista sino también en otras ramas de actividad”.

Hay muchos comercios que viven al límite, sin un pulmón financiero que pueda soportar el cierre desde el pasado 14 de marzo

“Algunas voces apuntaban a que en España sobra entre un 30 y un 40% de tiendas de ciclismo. Hay muchos comercios que viven al límite, sin un pulmón financiero que pueda soportar el cierre desde el pasado 14 de marzo, y que tampoco se pueden beneficiar de las ayudas aprobadas por el Gobierno”, expone. En su opinión, tal vez sean los establecimientos de tamaño mediano, con algunos empleados a su cargo, los que más sufran esta crisis, dado que los grandes tienen más músculo financiero y los pequeños, de autoempleo, una menor estructura que mantener.

Refuerzo del comercio electrónico

Boada se declara a la expectativa del impacto de esta crisis sobre la economía, pero teme que mucha gente pierda su empleo a raíz de ella, lo que perjudicará al consumo. Sin embargo, aprecia una consecuencia positiva: “Todos tendremos muchas ganas de salir y de practicar deporte una vez se acabe el confinamiento”. El directivo vaticina que algunas empresas saldrán del escenario actual e incluye a Canyon entre ellas, “en primer lugar, porque nosotros seguimos abiertos y vendiendo bicis y, en segundo, porque creo que esta crisis va reforzar al comercio electrónico”.

El market manager añade que “tenemos tiempo para prepararnos y prever diferentes escenarios. Los que sobrevivamos, que espero que seamos el máximo número de empresas, lo haremos lo mejor posible y con más ganas”. Boada anuncia que, una vez se levante el confinamiento, “seremos más sensibles a nivel de comunicación” y se muestra convencido de que habrá gente que seguirá comprando igual porque su economía no resultará afectada.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. RAMON

    Me parece vergonzoso que mientras a algunos nos obligan a parar en nuestra actividad comercial a otros les permitan seguir operando por web , con lo que esto implica para los repartidores que supuestamente están solo para servicios esenciales, así nos va…


Publicar un nuevo comentario.