ESENCI@L

La tienda valenciana se focaliza en las reparaciones

Chebici augura que las ‘tiendas de barrio’ no sobrevivirán sin el taller

chebici

El propietario de Chebici, Gustavo Gentile, se muestra convencido de que “hay trabajo, sólo hay que buscar lo que funciona hasta dar con la tecla”.

(14-3-2019). El propietario de Chebici, Gustavo Gentile, percibe que, aunque en su zona ha habido cierres de comercios de ciclismo, el parque de tiendas sigue estando saturado. Eso sí, dice que “otra cosa es ver cómo aguantan, hay muchas que venden para pagar”.

Chebici se autodefine como una ‘tienda de barrio’. Fundado en Valencia capital en 2013, el negocio dio a mediados del año pasado un giro a su estrategia. Tal como explica su fundador y propietario, Gustavo Gentile, “nos hemos centrado en el taller, así no tengo problemas con grandes stocks de bicicletas ni me peleo por los precios con los vecinos”. El comercio ha pasado a trabajar únicamente con una marca de bicicletas, “y con la programación básica para dormir tranquilo”.

Gentile sostiene que el taller funciona bien. “Las valoraciones en Facebook y Google son muy positivas y tenemos movimiento, los clientes están satisfechos”, afirma. Sin embargo, las ventas de bicis se han vuelto complicadas “porque el cliente entra en la tienda y dice ‘hola, ¿qué descuento me haces?’. Le da igual la marca, sólo mira el precio”. En consecuencia, se ha focalizado en las reparaciones, ha ampliado el taller y ha contratado un mecánico más. El negocio arregla unas 260 bicicletas al mes.

“Sólo en un radio cercano a mi establecimiento, a no más de 10 minutos a pie, hay otras seis tiendas de ciclismo, una de ellas muy potente y, por lo tanto, con descuentos muy fuertes. Ante la gran inquietud actual del consumidor por el precio, me planteé para qué hacer grandes implantaciones, gracias a las cuales tendría que tener más margen, si al final, con tantas ofertas, el margen es el mismo. Hoy en día las tiendas viven del taller”, argumenta el detallista. En este sentido, añade que las bicicletas pueden tardar meses en venderse, mientras que “si invierto ese inmovilizado en cubiertas y neumáticos, lo recupero en un mes”.

Gentile señala que la devaluación de los precios de venta al público y la competencia de Internet están jugando en contra del canal tradicional, pero se muestra convencido de que “hay trabajo, sólo hay que buscar lo que funciona hasta dar con la tecla”.

Creo que hay muchas tiendas de ciclismo que venden para pagar, es decir, que van al día

Difícil situación financiera

El minorista observa que, en Valencia, han echado el cierre algunos puntos de venta, pero “después del ‘boom’ de los últimos años el saldo sigue siendo positivo y hay demasiados comercios”. Otra cosa diferente, según matiza, “es saber cómo aguantan estos negocios. Creo que hay muchas tiendas de ciclismo que venden para pagar, es decir, que van al día”. En su opinión, las estructuras medianas son las que lo tienen más difícil para sobrevivir, ya que los pequeños establecimientos tiene unos costes fijos más reducidos, mientras que los grandes disponen de más capacidad financiera.

Hay que concentrar proveedores para poder tener mejores condiciones

Saturación de proveedores

Gentile valora que la sobreoferta del mercado no afecta únicamente a las tiendas sino también a los suministradores. “La semana pasada vinieron al menos seis representantes comerciales a ofrecerme su marca”, pone como ejemplo. “Cada uno tiene su producto y sus condiciones. Está claro que hay que concentrar proveedores para poder tener mejores condiciones. Mejor pocos y fuertes que muchos y pequeños”, aboga.

Visión de futuro optimista

El responsable de Chebici se muestra optimista de cara al futuro del mercado ciclista español. A pesar de todas las incertidumbres que pesan sobre el sector, prevé que “el mercado se va a activar, va a ir a más”. Asimismo, subraya que las bicicletas de segunda mano están en auge, un fenómeno que impulsa las reparaciones.

 

 

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo