ESENCI@L

La empresa vasca refuerza su focalización en las reposiciones

Desde Orbea sostienen que “la programación es un modelo acabado”

orbea gonzalo_garcia_salazar-1

Gonzalo García de Salazar, global sales manager de Orbea, afirma que el sistema de programaciones imperante en el mercado ciclista ha sido el causante del "gran caos que impera en estos momentos y que ha provocado que las marcas y las tiendas de ciclismo, además de perder dinero, hayan perdido credibilidad empresarial como sector y hayan generado confusión en el consumidor".

(30-6-2016). El global sales Manager de Orbea, Gonzalo García de Salazar, asegura que “los proveedores no pueden trasladar sus problemas con los stocks a los detallistas porque si ponemos en peligro a los comerciantes, ponemos en peligro a todo el canal”. Aboga por un modelo empresarial de reposiciones.

“El mercado vive un momento muy turbulento”, ha reconocido el global sales manager de Orbea, Gonzalo García de Salazar. El directivo ha señalado que “muchas tiendas están sufriendo gravemente, en sus almacenes y en su liquidez financiera, las consecuencias del modelo empresarial basado en las programaciones que desarrollan muchas de las grandes marcas”.

El mercado no puede continuar focalizado en la programación porque resulta insostenible

García de Salazar ha añadido que “mientras la demanda superó a la oferta ese problema no fue detectado pero, ahora que los excedentes, tanto en Europa como en Estados Unidos, están a unos niveles brutales, se ha constatado que el mercado no puede continuar focalizado en la programación porque resulta insostenible, en primera instancia, para las tiendas pero, finalmente, como se ha comprobado este año, tampoco resulta sostenible para los suministradores”.

García de Salazar ha concluido al respecto que “la programación es un modelo acabado”. Cabe recordar que una idea similar ya fue apuntada a principios de febrero pasado por el director comercial de Olympia Cycles, Marc Soler.

Como ha venido apuntando CMDsport en las últimas semanas, cada vez son más las voces críticas en torno a ese sistema de abastecimiento que predomina en la actualidad y que, como ha evocado el director comercial de Orbea, “es fruto de una fabricación basada en unos pedidos de programación anticipada para poder satisfacer los calendarios de producción pero que, según cual sea la respuesta de la demanda, pueden quedarse cortos o pasarse”. Según opina García de Salazar, “los dos extremos son malos pero el último es aún peor porque acaba propiciando que, como ha sucedido esta primavera, la falta de demanda genere unos stocks impresionantes en los suministradores que les lleven a iniciar liquidaciones salvajes que se sumen a las que ya tenían iniciadas las tiendas y que el mercado devenga un gran caos en el que enseñas y tiendas pierdan, además de dinero, credibilidad empresarial como sector y generen confusión en el consumidor”.

MODELO DE REPOSICIÓN ORBEA

Para García de Salazar, que antes de su paso por Trek y de su implicación actual con Orbea como global sales manager de dicha marca vasca, fue detallista del canal ciclista durante más de una década, “el futuro está en el modelo de reposición”. Según considera, “la producción debe intentarse ajustar al máximo a la demanda y el riesgo no puede volcarse en gran medida en los detallistas como ha venido sucediendo en los últimos tiempos. No puede ser que los suministradores trasladen sus problemas a los comerciantes porque si ponemos en peligro a los minoristas, ponemos en peligro a todo el canal”.

El directivo ha recordado a continuación que “años atrás, no existía ese predominio del modelo de las programaciones. Sin embargo, la globalización de la economía, la pujanza del mercado ciclista mundial, y por tanto, el incremento de las producciones en aras de unos objetivos de venta siempre alcistas, ha favorecido que ese concepto de negocio (el de las programaciones) fuera imponiéndose creyendo que la demanda no dejaría de crecer y que no se producirían saturaciones de oferta… hasta que hemos topado con un año como el actual”.

No se han producido sucesos en el último año que permitan presagiar una bajada generalizada en las tarifas 2017

TARIFAS 2017

García de Salazar no ha compartido la idea apuntada por varios detallistas consultados la semana pasada en torno a una posible bajada de precios en las tarifas de 2017. En su opinión, “la paridad del yen con el euro y el dólar ha puesto las cosas complicadas para las marcas que fabrican allí”. En ese sentido, ha recordado que la propia Shimano se ha visto obligada a incrementar sus precios de este año para salvaguardar sus márgenes operativos. Por ello “y porque los márgenes siguen estando muy ajustados para muchos proveedores”, según ha precisado el directivo de Orbea, “no se han producido sucesos durante este último año que permitan pronosticar que pueda haber una bajada de tarifas generalizada para la campaña 2017”.

García de Salazar sólo ha puesto como excepción a la “previsible política tarifaria continuista generalizada el próximo 2017” a aquellas empresas que “el año pasado se excedieron con la subida que realizaron y que, debido a ello y para no perder competitividad en un escenario más complejo, podrían reajustar sus precios 2017 algo a la baja”.

Preguntado sobre la política que va a seguir Orbea de cara a la campaña 2017, el ejecutivo ha manifestado que “la relación calidad-precio de nuestros gama del año que viene va a ser brutal”. García de Salazar ha asegurado que para la próxima temporada “hemos hecho la mejor colección de la historia de Orbea y ello no ha conllevado crecimientos de precios”. García de Salazar ha subrayado que esa valoración “no es fruto de una consideración personal ni de la propia Orbea, sino que es el reflejo de la acogida que han dispensado ya a nuestras novedades los detallistas españoles, así como de otros países, a los que hemos empezado a presentárselas”.

PREVISIONES DE CONTENCIÓN PROGRAMADORA

El ejecutivo de Orbea ha reconocido haber detectado ya un “espíritu más critico que en anteriores ocasiones” entre detallistas del sector en torno a las programaciones para la temporada 2017.

A pesar de ello, ha conminado a los minoristas a “ir más allá del estricto margen comercial” en sus análisis de proveedores. Según ha sugerido, “sería recomendable que los comerciantes estudiaran en profundidad las propuestas de cada sello evaluando el modelo de negocio de la marca (si es eminentemente programador o de reposición), si le presiona; las facilidades que cada marca les ofrece para reponer, la rapidez de ese servicio, la rotación del producto de la enseña en la tienda, la implicación ‘a nivel de almacén’ que le exige, la inversión mínima que le reclama y los efectos que ésta tendrá sobre la liquidez de su establecimiento”.

Confío que para 2017 los detallistas evalúen a cada marca según la rentabilidad real que cada una aporta a su tienda

Según ha concluido el global sales manager de Orbea, “confío que para la campaña 2017 cada detallista haga un completo análisis de cada uno de sus proveedores y apueste por aquellos que, desde un punto de vista comercial realmente global, le resulten más rentables”.

En la actualidad, Orbea fabrica entre las dos fábricas que tiene en el mundo (en Mallabia –España- y Portugal) unas 200.000 bicicletas al año. Un tercio de esa producción se queda en el mercado ibérico (España y Portugal), mientras que el resto se vende en 53 países más.

Los destinos principales de sus exportaciones son Francia, Estados Unidos , Reino Unido, Alemania e Italia.

La facturación de Orbea el pasado 2015 ascendió a 75 millones de euros, lo cual supuso un incremento del 5% en relación a los 71,25 millones de euros facturados en 2014.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. José Antonio

    Ardua tarea nos espera. Tenemos no mas de lo que se ha estado cocinando. Siempre hubo detractores de las programaciones. Poco más que uno tiene que tener una bola mágica y luego para esto. Para que llegado el momento los precios por los suelos. A ver luego como defendemos la calidad y el precio de un producto que hemos depreciado por no se que motivo.
    Es de vergüenza el ver como algunas marcas permiten que algunos comercios devalúen su producto de forma ridícula. Eso, a ver como justificamos…


Publicar un nuevo comentario.