ESENCI@L

La marca abrirá otras dos franquicias a principios de año

Freeel confía en aumentar cuota de mercado con las ayudas del Plan PIMA

Tizón sostiene que la bici eléctrica es “una solución de movilidad en las ciudades de hoy día”.

(21-11-2013). Daniel Tizón, fundador de la marca de bicicletas eléctricas Freeel, confía en que las subvenciones a la compra de bicicletas eléctricas recogidas dentro del Plan PIMA sirvan para incrementar su cuota de mercado en España. La firma continúa además con su plan de expansión de tiendas monomarca y tiene previsto abrir dos nuevos puntos de venta y alquiler en Salamanca y Palma de Mallorca a principios de 2014.

La marca de eléctricas Freeel nació hace cuatro años en un pequeño local de apenas 30m2 en el barrio de Gràcia, en Barcelona, de la mano de Daniel Tizón, un joven emprendedor que tiene ahora 33 años. “Surgimos con la idea de poder acercar a mucha gente la bici eléctrica, ya que consideramos que se trata de una solución ideal de movilidad urbana en un contexto económico complicado como el actual. Es un producto que encaja muy bien en la sociedad actual a pesar de la caída del consumo y nuestro objetivo es ofrecer productos de calidad pero a un precio muy competitivo, queremos ganar usuarios procedentes del coche, la moto o el transporte público”. 

Tizón se muestra satisfecho de la evolución de la marca en estos cuatro años. Freeel se comercializa en unos 25 puntos de venta físicos en España y en otra decena de operadores online. El mercado español representa en torno al 50% de su volumen de negocio, mientras que la otra mitad procede de las exportaciones, con presencia en cinco países europeos.

Tiendas Freeel
Pero además de tiendas multimarca de bicicletas, Freeel ha puesto en marcha un plan de puntos Freeel de alquiler y venta de sus bicis. En la actualidad hay cuatro tiendas Freeel en España: tres en Barcelona y una en Villanueva del Conde (Salamanca). La que está situada en el distrito de Gràcia de Barcelona es en régimen de propiedad de la empresa, mientras que las otras tres se han puesto en marcha en colaboración con franquiciados.

Tizón explica que “más que franquiciados buscamos partners, personas apasionadas de la bici eléctrica que compartan nuestra ilusión y crean en el proyecto Freeel”.

Para principios de 2014, la enseña contempla sendas aperturas en Salamanca capital y Palma de Mallorca.

El alquiler, un reclamo
Los puntos Freeel combinan alquiler y venta de bicis. Según explica Tizón, esta simbiosis “es una fórmula comercial que funciona bien porque el cliente puede alquilar la bici durante uno o más días y probar la bici. Si posteriormente decide comprarla, descontamos el importe abonado por el alquiler. Queremos que la gente pruebe la bici y compruebe si encaja en su día a día, peor hay muchos clientes que cuando la prueban, deciden comprarla”. La horquilla de precios va desde los 899 euros a los 1.275 euros según modelos.

Plan PIMA
Freeel, que ya se ha dado de alta en el registro de bicis eléctricas que pueden recibir la subvención del Plan PIMA, confía en que esta medida contribuya a aumentar su cuota de mercado en España. “La ayuda de 200 euros significa un porcentaje de hasta el 30% de nuestros PVPs, por lo que consideramos que puede ser un gran impulso para nuestras ventas”, prevé Tizón.

El fundador de Freeel acoge con optimismo la medida del Gobierno e indica que la empresa está a la espera de que el Ministerio publique las marcas y modelos que pueden recibir la ayuda para emprender acciones de comunicación para que el consumidor final conozca la iniciativa.

En cuanto a la proliferación de marcas y tiendas que apuestan por este segmento, Tizón valora que “no es un momento de competencia sino de crecimiento global de la eléctrica. Ahora mismo hay hueco de mercado para todos aquellos que hacen las cosas bien”, sostiene.

Más información: www.freeel.org


No hay comentarios

Añade el tuyo