ESENCI@L

Por las dificultades para recibir material de los proveedores

Giant prevé retrasos de las entregas “del 45%” de los pedidos para este primer semestre

La marca ha incrementado sus precios un 7% de media

giant-iberica

Giant prevé retrasos en las entregas para este primer trimestre por la falta de stock de sus proveedores.

(18-2-2021). El director general de Giant Group para la península Ibérica, José Casla, reconoce que la marca va a sufrir retrasos de entrega en “el 45%” de los pedidos a nivel mundial previstos para el primer y segundo trimestre de este 2021.”

La falta de material de sus proveedores supone la imposibilidad para servir a tiempo todas las bicicletas comprometidas. “No obstante para el mercado domestico somos sensiblemente más optimistas”, puntualiza Casla.

“Nuestros proveedores de componentes no nos sirven más que el 55% de lo que teníamos previsto lo que supone que tengamos en estos momentos más de 600.000 bicicletas pendientes de montar en nuestras fábricas”, afirma el director general de Giant Ibérica, quién reconoce que no solo faltará material de Shimano sino de otras marcas, como las transmisiones de Sram o las horquillas de RockShox.

“Shimano, por ejemplo, produce gran cantidad de componentes en Malasia y Japón y sus fábricas se han visto muy afectadas por los nuevos brotes de la pandemia y las restricciones asociadas, lo que ha supuesto un aumento de plazo de fabricación hasta los 365 días; una locura”, explica Casla.

Desde Giant no justifican exclusivamente la situación de desabastecimiento por la alta demanda, “sino por un descenso de la productividad en las fábricas a causa de la Covid-19”. “Imagínate que se detecta un brote lo que supone paralizar una línea de montaje que emplea 300 operarios y fabrica 2.500 bicicletas al día. Si la producción en origen se ralentiza, ese retraso acaba repercutiendo a toda la cadena del mercado”, manifiesta el empresario.

Por otro lado, José Casla también percibe un aumento de los costes debido no solo al que afecta a las materias primas sino también al transporte de todo el material desde Asia hasta Europa y España: “no sólo se han encarecido los containers, es que directamente cada vez es más difícil poder contratar uno”.

En este escenario, sostiene el director general, a las marcas no les queda más remedio que entregar las bicicletas más tarde de lo previsto, si bien la clave reside en informar con transparencia a las tiendas a través de la plataforma B2B.

Alargar la gama de 2021

Preguntado por si Giant ya da por perdida gran parte de la producción de la gama de 2021 y se centrará en la de la temporada siguiente, Casla ha respondido que no: “tuvimos que tomar la decisión, hace ya unos meses, entre adelantar la gama de 2022 o atender la actual durante el verano que viene y decidimos no centrar a nuestra clientela hacia la nueva gama”.

El director general ha señalado que “la primavera y el verano son períodos de alta demanda y por experiencia sabemos que todas las novedades conllevan a menudo retrasos en el lanzamiento lo que en este contexto se puede acentuar. De ahí nuestro optimismo comentado anteriormente acerca de atender la demanda en los meses venideros en nuestro mercado doméstico”.

Como mucho, reconoce el responsable de la marca, se alargará la vigencia de la actual colección y se presentará la nueva más tarde.

Incremento medio de los precios recomendados del 7%

De la misma manera que Specialized, Cannondale, Orbea y Trek, Giant aplicó el pasado mes de enero una subida de sus precio recomendados, de media del 7%, con el objetivo de poder hacer frente al incremento de los costes de producción y transporte.

Según Casla, la marca ha tratado de retrasar lo más posible la medida además de no haber ha repercutido a las tiendas la totalidad de dicho incremento, por lo que pide comprensión a sus clientes en un contexto donde cada vez es más difícil conseguir producto y si se consigue, es con costes disparados.


No hay comentarios

Añade el tuyo