ESENCI@L

Algunos fabricantes españoles se muestran reticentes

Importantes tiendas ciclistas avalan las tasas antidumping a las e-bikes chinas

Las marcas más potentes prefieren no opinar al respecto

e-bikes

Europa inició el registro de las importaciones de e-bikes de China la semana pasada.

(10-5-2018). Cuatro de los grandes operadores del canal ciclista consultados coinciden en señalar la idoneidad de imponer tasas antidumping a la importación de e-bikes de China y aseguran que el sobrecoste de este producto no les va a afectar porque venden bicicletas de marcas que fabrican en Europa o sirven producto de alta gama.

La posible imposición de tasas antidumping a la importación de bicicletas eléctricas de China por parte de la Unión Europea provoca reacciones dispares. Mientras que algunas importantes tiendas del canal ciclista son partidarios de esta medida para respetar la legislación europea y evitar la devaluación del mercado, determinados fabricantes españoles que importan gran parte de los componentes de las bicicletas de China exponen los peligros a los que se enfrentan.

Prácticamente todos los actores del canal ciclista consultados aseguran que si se establecen las tasas antidumping habrá un incremento del precio de las e-bikes chinas, que irá en detrimento tanto del fabricante como del distribuidor, la tienda y el consumidor final. Además, los fabricantes españoles más afectados por esta hipotética medida se quejan de las dificultades para crear una industria de bicicletas eléctricas en nuestro país.

Por otro lado, tres de las grandes marcas del canal ciclista consultadas, Specialized, Orbea y BH Bikes, con un peso cada vez más importante de las ventas de las e-bikes, han preferido no opinar al respecto. Resulta evidente, sin embargo, que la medida beneficiaría indirectamente a dichas marcas al Realizar su fabricación fuera de China y focalizarse en la producción de  bicicletas eléctricas de gamas medias y altas.

A continuación, se exponen las impresiones de cada uno de los operadores consultados.

Baboo Bikes/ María Ribate

Nosotros fabricamos en Bilbao y apostamos por la calidad, así que la imposición de esta medida no nos afectaría. Nuestro precio medio ronda los 1.500 euros en bicicleta urbana y 3.000 euros en deportiva. Ahora mismo, considero que tenemos un mercado de las e-bikes en España por explotar, hay una buena oportunidad para crear una industria a corto y medio plazo.

Biciclick/ Fernando Martín

Para Alemania, que se pague más por importar una e-bike de China no tiene efectos negativos porque allí el nivel adquisitivo es mayor. El cliente puede asumir una subida del precio de 200 o 300 euros. En España, sin embargo, la capacidad de consumo es menor, con lo cuál se va a producir un descenso de las ventas. Si tienes un cliente tipo, cambiar el modelo de la tienda es complicado, tanto el fabricante como la tienda y el cliente final se va a ver perjudicados porque los dos primeros van a perder margen y el tercero va a tener que pagar más.

Veo muy complicado que haya una industria de e-bikes en España, más que nada por la inseguridad jurídica constante. Ahora puede que impongan tasas antidumping, pero ¿Y si llegan a un acuerdo posterior con China y se vuelven a eliminar? Entonces la industria creada aquí se vería perjudicada. Por otro lado, en nuestro país no existe un tejido de proveedores adecuado. Al final, esta medida favorece a la industria alemana y a la alta gama.

Bicitotal/ Francisco Ramil

A nosotros no nos va a afectar la posible imposición de tasas antidumping porque trabajamos con Cube y Orbea, dos marcas dirigidas a las e-bikes de gama alta. Con todo, cualquier cumplimiento de la regulación europea o española me parece estupendo.

Biking Point/ Marc Rodrigalvarez

Es necesario proteger al fabricante europeo y sus empleos, tal como asegura el presidente de la Asociación Europea de Fabricantes de Bicicletas (EBMA), Moreno Fioravanti, incluso aunque la medida afecte negativamente al importador de producto chino y a operadores ajenos al sector que han estado importando este tipo de bicicletas.

Lo más probable es que los importadores de e-bikes chinas transfieran sus pedidos a un suministrador europeo, que seguramente hará que aumente su precio medio de compra pero operando con normalidad. Paralelamente fábricas europeas aumentarán su inversión en procesos para producir este tipo de modelos. Pienso también que el precio medio de la bicicleta vendida subirá, que mucho producto de mala calidad saldrá del mercado sin necesidad que sea el mismo mercado el que lo expulse y eso ayudará a mejorar la percepción del usuario de la calidad de este tipo de bicicletas.  Todo ello provocará una mayor inversión y potenciación de la bicicleta eléctrica en Europa.

En cualquier caso, para Biking Point no esperamos percibir muchos cambios de manera inmediata porque estamos especializados en bicicletas de marca que no creemos deterioren su servicio por este motivo.

Karacol Sport/ Miguel Ángel Sánchez

Las e-bikes que venedemos son sobre todo europeas, con marcas como Cube, Merida, KTM o BH. Al final de lo que se trata es de generar trabajo aquí, no podemos dejar nuestra industria en manos de otros países, que están sujetos a unas normas sobre las que no podemos influir. Supongo que las medidas antidumping encarecerían inicialmente el producto de gama baja pero tampoco me preocupa porque a medio y largo plazo se podría crear una estructura de fabricación aquí.

Legend Bikes/ Miguel García

Vivimos con preocupación la posible imposición de políticas antidumping a las e-bikes de China, más que nada, por la posibilidad de que sean retroactivas. Si se aplican, habrá empresas que cerrarán inmediatamente porque no van a poder soportar el incremento del coste de la importación. Por otro lado, en España no tenemos una industria preparada para fabricar bicicletas eléctricas de bajo coste, con lo que sería complicado seguir manteniendo el precio final.

Habrá que ver también si la Comisión Europea impone medidas antidumping similares a las de las bicicletas convencionales: poder saltarte la tasa si no sobrepasas el 60% del valor del producto fabricado en China. Pero claro, en bicicletas más baratas es más difícil cumplir este requisito.

Tucano Bikes/ Claudio de Santis

No veo necesaria la imposición de medidas antidumping. En Europa se fabrican, básicamente, bicicletas de calidad alta y de precios medios superiores a los 1.800 euros, mientras que las e-bikes de importación son más económicas, a partir de 800 euros. Son dos mercados diferentes y dirigidos a dos tipos de clientes diferentes. Poniendo más tasas a la importación sólo se conseguirá subir el primer precio, así que se venderán menos bicicletas del primer segmento sin que eso haga aumentar las ventas de gama alta. No creo que porque una bicicleta de 800 euros suba su precio a los 1.300 se despachen más bicicletas con motor Bosch.

Para nosotros, la importación representa un porcentaje bajo de nuestro negocio, así que si se imponen tasas antidumping no prevemos despedir a nadie. Además, estamos organizando nuestra producción en otros países. Sí que es probable que alguna empresa que basa por completo sus compras en China tenga dificultades. En general se va a producir una disminución de las unidades vendidas.

Vadebicis/ Remigio Rovira

Entiendo que haya que poner un freno a las importaciones masivas de e-bikes chinas. Si bien a nosotros no nos afecta, a Canarias llegan algunas bicis eléctricas del país asiático sin que el distribuidor te pueda ofrecer recambios con posterioridad. Eso provoca una mala experiencia al cliente, que luego es más reticente a la hora de comprar cualquier otra marca. Nuestro mercado ciclista, además, tiene que apostar por la calidad y evitar que se produzca una devaluación. Las bicicletas chinas no apuestan por la calidad, precisamente.


No hay comentarios

Añade el tuyo