ESENCI@L

Entrevista al presidente de la EBMA, Moreno Fioravanti

La patronal europea estima que los problemas de stock se alargarán aún de 6 a 9 meses

moreno-fioravanti

El presidente de la EBMA, Moreno Fioravanti, se muestra convencido de que la mitad de la demanda actual de bicicletas se convertirá en estructural.

(10-9-2020). El presidente de la European Bicycle Manufacturers Association (EBMA), Moreno Fioravanti, dice que los fabricantes de bicicletas y productos de ciclismo apenas han tenido vacaciones este verano para dar respuesta a la elevada demanda y estima que las plantas necesitarán, como mínimo, un plazo de 6 a 9 meses para tapar el ‘agujero’ del confinamiento.

Lejos de los temores iniciales de la EBMA cuando se decretó el confinamiento, la industria ciclista europea no sólo ha resistido sino que se enfrenta a un auge de la demanda sin precedentes. “Afortunadamente, hemos conseguido mantener 900 pequeñas y medianas empresas sostenibles en la Unión Europea, que apenas han tenido vacaciones este verano para satisfacer la demanda de los retailers y los consumidores”, señala el presidente de la entidad, Moreno Fioravanti. Los proveedores europeos de ciclismo se están esforzando al máximo para dar respuesta a la altísima demanda, haciendo frente, entre otros problemas, a los retrasos en los plazos de entrega de los componentes.

Eso sí, Fioravanti incide en que la fabricación en Europa “nos permite ser más flexibles en nuestros esfuerzos comunes y tratar de acortar los tiempos de producción”, al tiempo que los fabricantes de componentes de todo el mundo también están trabajando duro para acelerar las entregas. “El hecho de que nuestra industria cuente con gran cantidad de productores, sobre todo pequeñas y medianas empresas, también en Asia además de Europa es un factor muy positivo”, añade.

De seis a nueve meses para ‘tapar el agujero’

El portavoz de la EBMA sostiene que los principales problemas de stock se derivan, además de la inesperada alta demanda, de los confinamientos decretados entre enero y abril tanto en Asia como en Europa, que bloquearon entre tres y cuatro meses de producción en ambos continentes. “Ahora estamos tratando de recuperar el tiempo perdido pero llevará, como mínimo entre 6 y 9 meses tapar el agujero”, calcula. Además, vaticina que será necesario adoptar aún más esfuerzos ya que, en su opinión, la elevada demanda actual no es una “burbuja psicológica” que podría estallar una vez finalice la pandemia sino que se trataría de un cambio estructural.

Si la demanda creció de repente un 50%, creo que en torno al 20-25%, es decir, la mitad de esta demanda, se convertirá en estructural

Fioravanti estima que “si la demanda creció de repente un 50%, creo que en torno al 20-25%, es decir, la mitad de esta demanda, se convertirá en estructural. El resto desaparecerá con el miedo al Covid-19”. Y es que muchos consumidores ven la bicicleta como un medio de transporte y también un deporte más seguro.

Explosión del ciclismo en toda Europa

La patronal europea de fabricantes de ciclismo percibe que el ‘boom’ es homogéneo en todos los países de la UE, aunque es “más llamativamente visible” en las calles en España, Italia y Francia. Fioravanti defiende que “una infraestructura ciclista segura es la clave del juego, y esto requiere una voluntad política detrás. Parece que el fin del confinamiento hizo entender a los gobernantes europeos, y no sólo los del Norte sino también del Sur y el Este de Europa, que unas infraestructuras ciclistas seguras son de vital importancia”.

Según prevé, el ciclismo continuará en auge. “Tal vez no al ritmo del mes de mayo, justo después del confinamiento, pero continuará despuntando en nuestras ciudades en los próximos años. Un uso más seguro significa un transporte mucho más saludable, ecológico y divertido, tal como podemos aprender de los Países Bajos, Alemania y los Países Nórdicos”, argumenta. Asimismo, sostiene que un mayor uso de la bicicleta conlleva una actitud más saludable de las personas, que sienten la necesidad de pedalear con frecuencia, lo que implica un aumento de la demanda de bicis de más calidad y un consumidor más contento.

El presidente de la EBMA añade que la mejor publicidad para el uso de las bicicletas es el propio uso y que “cuanta más gente haya en bicicleta por las calles, más gente pensará que por qué no probar”.


No hay comentarios

Añade el tuyo