ESENCI@L

Ante las dificultades de suministro existentes

Las patronales europeas instan al retail ciclista “a pensar ya” en la gama de 2023

Las inversiones para aumentar la producción se notarán “a largo plazo”

Captura de pantalla 2021-02-23 a las 17.10.19

El presidente de la EBMA, Moreno Fioravanti (izquierda) y el de CONEBI, Manuel Marsilio, instan a las tiendas a adaptarse al nuevo escenario de falta de stock.

(23-2-2021). Las patronales europeas de marcas de bicicleta aseguran que el servicio de suministro a las tiendas no se va a normalizar, como mínimo, hasta finales de 2022, por lo que instan a las tiendas “a pensar ya” en la gama de 2023 para anticipar al máximo sus compras.

Tanto el presidente de la Asociación Europea de la Industria de la Bicicleta (EBMA), Moreno Fioravanti, como el de la Confederación Europea de la Industria de la Bicicleta (CONEBI), sostienen que las mejoras en los plazos de entrega a los detallistas se notarán “a largo plazo”, toda vez que los proveedores hayan puesto en marcha sus inversiones para aumentar capacidad. Mientras tanto, la falta de stock persistirá.

“En 40 años que llevo trabajando en el sector de la bicicleta, nunca había habido una demanda tan alta. Muchas empresas cancelaron sus pedidos en marzo y abril y como te puedes imaginar, para los proveedores de componentes, donde se sitúa el cuello de botella, ha sido muy complicado parar y reiniciar la producción en 60 días con el brutal aumento de los pedidos”. Son palabras del presidente de la EBMA, Moreno Fioravanti, quién subraya que con una optimización de la estructura empresarial interna, “como mucho podrás incrementar tu capacidad entre un 10 y un 15%”.

Durante años, hemos tenido la suerte de disponer de más capacidad productiva que venta efectiva, pero ahora las tornas han cambiado

Por su parte, el presidente de CONEBI, Manuel Marsilio señala un incremento medio de los pedidos del 50% y destaca “el gran esfuerzo de los proveedores que han aumentado sus entregas entre un 15 y un 20%, trabajando las 24 horas y los 365 días del año”. Sin embargo, las medidas siguen siendo insuficientes, con lo que se van acumulando retrasos en la entregas.

Desde la EBMA sostienen que “las tiendas deberían pensar ya en la gama de 2023. No pueden pensar solamente en comprar en junio lo que les hará falta en septiembre. Durante años, hemos tenido la suerte de disponer de más capacidad productiva que venta efectiva, pero ahora las tornas han cambiado”.

Es más, Fioravanti considera que lo anormal han sido los cortos tiempos de entrega durante muchos años: “sólo hace falta compararse con otros sectores como el de la automoción, donde los proveedores no te sirven a menos de un año vista”. Por lo tanto, según las patronales, las tiendas deberían adaptarse al nuevo escenario.

“Antes de la pandemia, las tiendas se lamentaban de la existencia de sobrestocks y de la obligación de invertir en programaciones. De un problema de abundancia hemos pasado a otro de escasez. Creo que los detallistas también deberían pensar que han podido vender todos los modelos acumulados durante año”, ha concluido el presidente de la EBMA.

Producción más próxima

El presidente de CONEBI, por su parte, sostiene que el actual escenario del mercado, con costes de producción y de transportes disparados, va a impulsar la creación de nuevas plantas de fabricación en Europa por parte de los proveedores de toda la cadena de suministro. Si actualmente, la industria de la bicicleta genera 120.000 empleos, de manera directa e indirecta, la previsión es que en los próximos años se sitúe en los 200.000, según estimaciones de los sindicatos citadas por Manuel Marsilio.

Consulta la entrevista conjunta a los presidentes de la EBMA, Moreno Fioravanti, y de CONEBI, Manuel Marsilio, en el número 436 de revista digital de CMDsport.


No hay comentarios

Añade el tuyo