ESENCI@L

Las tiendas de ciclismo, a la expectativa de las tarifas 2018

tarifas

Las tiendas de ciclismo confían en la contención de las tarifas 2018.

(29-6-2017). Con las presentaciones de las gamas 2018 a la vuelta de la esquina, las tiendas de ciclismo se declaran a la expectativa de conocer las nuevas tarifas. Dicen que, ante un cliente final que sigue a la búsqueda del ‘chollo’, el mercado no está preparado para una subida de precios.

Tras un aumento generalizado de precios en 2016, amparado por la paridad del dólar, la mayoría de las principales marcas de bicicletas contuvieron sus tarifas de cara a la campaña 2017. Los detallistas especializados en ciclismo confían en que las colecciones 2018 no acusen un incremento de precios y se muestran expectantes sobre este aspecto ya que, hasta la fecha, y aunque las presentaciones de las nuevas gamas están a punto de arrancar, aseguran que los suministradores se mantienen bastante herméticos en este sentido.

“Hasta que no acudamos a los eventos de presentación no conoceremos los precios”, señala José Fresco, propietario de los Trek Bicycle Stores de Galicia y de LaFugaCycling. El detallista recuerda que el año pasado las marcas “ajustaron los precios de los modelos más vistosos, los que más compara el consumidor, especialmente los de gama media” y vaticina que, para la nueva temporada 2018, se aprovechará la salida de los nuevos grupos de Shimano y Sram para aplicar una ligera subida en algunos modelos.

Pedro Maestre, propietario de Maestre Bikes, también prevé que la introducción de mejoras en algunas referencias concretas pueda implicar un incremento del precio, pero confía en que se trate de “una subida contenida”. En su caso, indica que, el año pasado, una de las dos marcas con las que trabaja redujo tarifas, mientras que la otra las mantuvo estables.

El mercado no está preparado para unas tarifas más altas

César Agulles, propietario de Bici Agulles, sostiene que “lo normal sería que las tarifas 2018 o se mantengan iguales o incluso bajen un poco porque las cosas no están para aguantar una subida de precios, el mercado no está preparado”. El comerciante lamenta que el comprador “sólo se interesa por la ‘caza’ del chollo”, ya sea en el canal online o el offline.

José Fresco matiza que “no es cuestión de si el mercado está preparado o no para un posible incremento. Lo que pasa es que, al final, somos las tiendas las que amortiguamos el golpe de las subidas porque no nos queda otra opción que ofrecer un precio competitivo, siempre habrá alguien que empiece a lanzar ofertas y a rebajar precios”.

El problema real no son las tarifas sino la situación del mercado

Por su parte, Juan Antonio Montoya, propietario de The Bike, cree que el problema “real” no son las tarifas sino la situación del mercado: “Las ventas denotan menos ‘alegría’ en los últimos meses, supongo que debido a un cúmulo de motivos que van desde a la saturación de puntos de venta a la competencia de los operadores online y el frenazo en el ‘boom’ de las 29’’, que llevó a muchos usuarios a renovar su bicicleta”.

En la misma línea, José Martínez, responsable de Bicicletas Borrascas, opina que al mercado no le queda otro remedio que adaptarse a los incrementos de precios y defiende que el cliente “tiene que entender que las cosas tienen su coste”. A su juicio, “el problema es mucho más complejo que la subida de las tarifas, es la situación del mercado, el intrusismo, etc.”.

Programaciones

No es un fenómeno nuevo que las tiendas de ciclismo se muestran cada vez más reacias hacia las programaciones, pero también admiten que, por el momento, el sistema no ofrece muchas más alternativas. Pedro Maestre anuncia que sus implantaciones para la temporada 2018 serán similares a las del año pasado. “Los comercios que no programen o no tendrán disponibilidad de producto o verán sus márgenes recortados”, advierte.

Las tiendas grandes tenemos que programar para dar respuesta a la demanda del cliente y tener un margen decente

Con él está de acuerdo José Martínez, quien apunta que “las tiendas grandes tenemos que programar para dar respuesta a la demanda del cliente y tener un margen decente. De lo contrario, te encuentras con que no tienes ni producto ni precio”. Juan Antonio Montoya, por su parte, también reconoce que las programaciones son necesarias, pero explica que el año pasado rebajó sus compras un punto y la idea es seguir en la misma línea para 2018 porque “aunque tengo menos descuento, me siento más desahogado”.

Expectación por los nuevos modelos

José Fresco asegura que algunas de las novedades que preparan las marcas de bicicletas están generando gran expectación ante el consumidor final y confía en que, tras un primer semestre muy irregular, las novedades puedan ayudar a reactivar el consumo en la segunda parte del año. Eso sí, espera en que los nuevos modelos “no tarden meses en llegar” y en que sea fácil ir reponiendo producto, ya que se teme que “los proveedores siguen con el freno echado con las producciones”.

 

 

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo