ESENCI@L

Es el segundo establecimiento más grande del retail español especializado en ciclismo

Pasión Ciclista pide volver al modelo de programaciones pre-pandemia para garantizar la viabilidad de las tiendas

“Debemos volver a reequilibrar los riesgos del stock entre marcas y comercios"

Pasion-ciclista-tienda-más-grande-de-ciclismo-de-Logroño-bis

Pasión Ciclista dispone desde el pasado mes de junio en Logroño de un establecimiento de 1.916 metros cuadrados, frente a los 400 metros cuadrados de su anterior ubicación.

(12-1-2023). “Las experiencias vividas a finales del pasado año tienen que marcar un punto de inflexión en las marcas en cuanto al planteamiento de sus condiciones comerciales”. Con esas palabras, el propietario de Pasión Ciclista, Pedro Ruíz, se refiere a la situación vivida en el sector con la entrega concentrada de grandes pedidos de bicicletas, realizados para todo el año, después de meses de escasez.

El propietario de Pasión Ciclista, Pedro Ruíz, afirma que “el problema que se ha creado por haber realizado grandes programaciones tiene que acabar”. El detallista aboga por volver a trabajar con un sistema en el cual el stock principal esté en manos de las marcas y no de las tiendas, ya que éstas “no tienen capacidad para asumir inmovilizados tan grandes, sobre todo en un producto con márgenes muy ajustados”.

El minorista insiste en que “tenemos que conseguir que las marcas vuelvan al modelo anterior a la pandemia, cuando hacíamos unas programaciones solo para tener una representación de la nueva gama en la tienda; a partir de ahí había reposiciones, según era necesario, quedando la mayor parte del stock en el almacén de los proveedores”.

Ha  habido marcas que tras estar con servicio cero durante toda la temporada empezaron a entregar producto de golpe a partir de noviembre

Ruíz aclara que “nosotros trabajamos con marcas que han respondido correctamente, pero sé que no ha sucedido lo mismo en todo el sector”. Tal como han expuesto otros detallistas, Ruiz recuerda que “ha habido marcas que tras estar con servicio cero durante toda la temporada empezaron a entregar producto de golpe a partir de noviembre”. Con ello, las tiendas no solo perdieron las ventas de la temporada alta, sino que, además, en los meses más flojos se cargaron de producto, teniendo que afrontar una situación complicada de asumir financieramente.

También en beneficio de las marcas

“Parece que las marcas se han acostumbrado a no tener el stock, les resulta muy cómodo… pero es vital que eso cambie para permitir la viabilidad de las tiendas”, señala el detallista. Ese cambio aportaría también beneficios a los proveedores, pues si se continúa el sistema de grandes programaciones “al final, las tiendas tendrán que centrarse en los servicios para poder obtener rentabilidad”, declara Ruíz.

Ahora mismo, la red de distribución que constituyen las tiendas ofrece a las marcas un gran servicio a un coste muy bajo

Con ello, el propietario de Pasión Ciclista, la segunda tienda de mayores dimensiones del retail español especializado en ciclismo,  se refiere a que las tiendas podrían verse forzadas a cambiar su modelo de negocio, priorizando los servicios más rentables frente a la venta. Como consecuencia, añade, “las primeras perjudicadas serían las marcas, porque ahora mismo la red de distribución que constituyen las tiendas les ofrece un gran servicio a un coste muy bajo”. Ruiz sentencia que “las marcas son las primeras interesadas en no perder ese tipo de negocio”.

Menos ventas en 2022

Aunque Pasión Ciclista facturó en 2022 al mismo nivel que en 2021, el detallista advierte de que “si tenemos en cuenta que la inflación fue superior al 8%, se constata un descenso de las ventas”.

2022 fue un año complicado, con un mercado irregular, problemas de abastecimiento y un parón en la demanda

Según consta en el registro mercantil, la facturación de Pasión Ciclista en el año 2021 ascendió a 1,09 millones de euros. Ruíz expone que 2022 fue “un año complicado en todos los sentidos, con un mercado irregular, problemas de abastecimiento y un parón en la demanda”.

El minorista señala que “la situación va mejorando, pero muy lentamente”. De cara a este 2023 todavía detecta “mucha incertidumbre”. En su opinión, seguirá en crecimiento la venta de bicis eléctricas, así como de modelos de gravel, mientras que el resto de categorías podrían quedar estancadas.

Asimismo, Ruíz prevé que la actividad de taller “siga muy fuerte” porque la gente no va a dejar de practicar ciclismo y va a precisar hacer mantenimientos y reparaciones”.

En cambio, la situación económica puede provocar retrasos en las renovaciones de bicicletas o que quien compre una bici nueva opte por modelos más económicos.

Virtudes de la megatienda

Pasión Ciclista dispone desde el pasado mes de junio en Logroño de un establecimiento de 1.916 metros cuadrados, frente a los 400 metros cuadrados de su anterior ubicación. Esas magnitudes convierten a dicho establecimiento en el segundo de mayor envergadura del retail español especializado en ciclismo. El minorista destaca que, además de atraer mayor flujo de clientes, la nueva tienda ha permitido aumentar la productividad del taller, optimizar la exposición de bicicletas, y ofrecer más y mejores servicios a los clientes.

Si una tienda está bien gestionada y calculada, el mayor tamaño no es un inconveniente

Al ser preguntado sobre la viabilidad de las mega-tiendas en el actual contexto económico, Ruíz indica que “evidentemente ha habido un aumento de gastos fijos, al ser un local más grande, pero es una cantidad soportable y, en definitiva, hay más ventajas que inconvenientes”.

Según sostiene el detallista, “si la tienda está bien gestionada y calculada, el mayor tamaño no es un inconveniente… El problema puede ser para quien haga un proyecto por encima de lo que es capaz de asumir o basado en cifras de la pandemia, eso sería un error”. Ruíz asegura haber sido consciente de que el boom vivido en 2020 y 2021 era circunstancial y que, posteriormente, la demanda volvería a ser similar a la de 2019, y conforme a ello ha planeado la expansión.

Ruíz defiende que las tiendas de bicicletas deben avanzar en la dirección de ofrecer más servicios. En lo que respecta a Pasión Ciclista, el objetivo es que este 2023 el 50% de la facturación proceda de la venta de bicicletas y productos relacionados; para el 50% restante el detallista cuenta con los ingresos de servicios como el taller, cafetería, servicio de biomecánica, entrenamientos personalizados, eventos y alquiler.


No hay comentarios

Añade el tuyo