ESENCI@L

Ramón Medina cuestiona la viabilidad del canal online para las tiendas ciclistas

"EL CONSUMIDOR DE 5.000 O 7.000 EUROS PREFIERE VENIR A LA TIENDA"

medinabona

El propietario de Bicicletas Medina, Ramón Medina, ve en las e-bikes la tabla de salvación para mantener el nivel de ventas.

(13-3-2018). “Vender por Internet es perder dinero”. Así de contundente se muestra el propietario de Bicicletas Medina, Ramón Medina, sobre la viabilidad del canal online para las tiendas ciclistas.

El fundador de Bicicletas Medina dice vender “muy pocas” bicicletas a través de la página web, de modelos antiguos y de liquidación, mientras que los modelos nuevos de bicicleta se presentan a modo informativo. El minorista subraya que la inversión necesaria para estar al día en el canal online hace “prácticamente imposible su rentabilidad a medio y largo plazo”. Según continua el minorista, “he recibido correos de posibles compradores pidiendo un presupuestos, que seguramente han pedido también a otras tiendas. No me sale rentable dedicar tiempo para ese cliente”, continua el responsable. Medina, además, subraya la negativa de las grandes marcas a vender bicicletas en el canal online, y las que lo hacen, “evitan descuentos en los modelos nuevos de temporada”.

DESCUBRE CUÁLES FUERON LOS CANALES DE VENTA QUE MEJOR SOBRELLEVARON EL PASADO 2017. Gracias a la empresa INDUSTRIAS MERCURY, así como a la central de compras, TWINNER IBERIA, puedes leer esta información. Clicka sobre la imagen superior para acceder a su lectura.

El detallista cita otra razón de peso para no centrar su modelo de negocio en el canal online. Según su percepción, el cliente que “se gasta 5.000 o 7.000 euros en una bicicleta prefiere venir a la tienda”, al ofrecer un servicio rápido de asesoramiento y de mecánica.

Guerra de precios en accesorios y componentes

La situación del canal online de Bicicletas Medina es ligeramente diferente en el caso de las familias de accesorios y componentes ciclistas. En este caso, el minorista reconoce que “se van vendiendo”, pero a un ritmo lento al no querer participar “en la guerra de precios” desatada en este tipo de productos.

“He dejado de trabajar con marcas que revientan el precio de los cascos, por ejemplo, y me he centrado en otras como Catlike que ofrecen el mismo descuento tanto en Internet como en la tienda”, subraya.

Medina reitera que “vender por Internet es perder dinero”, que una tienda como la suya no puede competir con los grandes operadores online y que el presente y el futuro “está en el servicio físico personalizado”.

Necesidad de invertir en stock

El comerciante considera “imprescindible” que las tiendas ciclistas tengan capacidad para invertir en las programaciones de manera amplia, y evitar así, que haya problemas con las reposiciones. “El 100% del producto que tengo en la tienda proviene de programaciones”, explica Medina. Según vaticina, “sólo van a vender aquellos detallistas que inviertan”.

La estrategia adoptada tiene sus riesgos, pero también sus ventajas: “ahora tengo bicicletas que las marcas tardan tres meses en servirlas”, comenta Medina. Incluso, el detallista ha llegado a vender bicicletas directamente a otras tiendas.

El minorista augura que van a cerrar “muchas tiendas” del mercado ciclista, la mayoría pequeñas pero también “alguna grande”. La clave para mantenerse es “hacer bien los números, tener una capacidad de inversión o estar situado en un entorno geográfico determinado, con unos gastos del establecimiento reducidos y una alta especialización en reparaciones”.

Retraso de las programaciones y reducción de colores

El emprendedor reclama a las marcas que adopten dos medidas para facilitar la rentabilidad de las tiendas. La primera consiste en reducir el número de colores de los modelos, que, según apunta, “actualmente son 3 o 4. Según considera,  “con tantas opciones cromáticas es imposible tener un buen stock, con bicicletas de todas las tallas y colores. Si das mucha opción al cliente le complicas la vida”, argumenta.

La segunda petición a las marcas es que éstas retrasen las presentaciones de los modelos de la nueva temporada, cogiendo como ejemplo a Specialized que las vuelve a programar en septiembre desde hace dos años. “Si las presentaciones se hacen en junio o julio, el consumidor ve los nuevos modelos y prefiere esperarse, aunque éstos no lleguen hasta 4 o 5 meses más tarde”, comenta Medina.

Ante este panorama, el detallista dice que “te obligan a vender las bicicletas de liquidación en junio, julio y agosto y esa es una situación que nos complica las ventas en ese período”, subraya.

1,7 millones de euros en 2017

Bicicletas Medina declara un facturación de 1,7 millones de euros en 2017, lo que significa una cifra “muy similar”, según el minorista, a la del año anterior. La “tabla de salvación de la tienda”, según su propietario, es el incremento de las ventas de las e-bikes, que ya significan un 30% de la facturación.

Medina dice haber apostado “mucho” por la marca alemana Focus, con una inversión en programaciones de 150.000 euros, “aunque, según asegura, “la mayoría de las bicicletas ya están vendidas”.

De cara a la nueva temporada 2018-2019, Medina anuncia que comprará aún más bicicletas eléctricas.

El perfil de cliente al que la tienda vende e-bikes son “personas que quieren salir a divertirse y no a sufrir físicamente”. En un principio, los clientes se muestran “reticentes” a las bicicletas eléctricas, “pero cuando las prueban en un test acaban convencidos, ya que se sufre menos y el entrenamiento es de más calidad”.

Medina concluye que la incidencia de la facturación del taller fue un 16% de la cifra de negocios total de la tienda del pasado 2017. Según precisa “esa es una cifra que se mantiene estable respecto a los últimos años”. El dato permite afirmar que prácticamente la mitad del volumen de negocio de la tienda, procede de las reparaciones y las e-bikes.


Hay 2 comentarios

Añade el tuyo
  1. NiKI

    Cuando un tendero asume con naturalidad su posición de stockador, y reclama menos colores para stockar más “acertadamente”, aunque perjudique al consumidor en personalización y preferencias, en lugar de exigir a la marca que stocke ella y sirva en condiciones de rapidez y fluidez lógicas hoy en día, es que no se entera de nada. Así protesta porque presentan en Julio y la gente se espera. Porque?? por el stock que soporta con su dinero en lugar de hacerlo la marca. No hay problema en que se presente producto cada mes, es mejor para el consumidor, el problema es que la marca no puede transferir el riesgo a la tienda en ese caso.

  2. JOSE GARCIA

    La solucion a internet la tienen los distribuidores.PORQUE dejan vender sus productos a plataformas piratas que los devaluan y entorpecen su venta en las tiendas fisicasy encima pagan sun impuestos en paraisos fiscales. SOLUCION SEÑORES QUE NO OS ENTERAIS
    Cerrarles el grifo ,que cada distribuidor venda sus productos directamente desde su propia plataforma y que le de al cliente la posibilidad de recojerlo en la tienda fisica o que la tienda se lo lleve a casa,de esta manera no desapareceran las tiendas y sera un comercio mas justo(algunos ya lo practican y os puedo asegurar que con exito ,por ejemplo ORBEA )


Publicar un nuevo comentario.