ESENCI@L

Los stocks no dan para afrontar un posible pico de demanda

El retail ciclista valenciano critica el plan de ayudas de su gobierno autónomo

Sostienen que sólo son para ‘bicis baratas’ y sin fecha de cobro

ayudas bicicleta valencia

El cliente que adquiera una bici con la subvención de la Generalitat Valenciana no la podrá vender durante los dos próximos años.

(18-6-2020). Las tiendas de ciclismo de la Comunidad Valenciana pueden adherirse desde el pasado lunes al plan de ayudas para incentivar la compra de bicicletas, kits de electrificación y patinetes, que el cliente podrá solicitar a partir de la semana que viene. La medida supone un impulso para la bici, pero también plantea muchas reticencias a los detallistas.

A partir del próximo lunes, los ciudadanos de la Comunidad Valenciana podrán adquirir una bicicleta o un patinete con la subvención del Gobierno autonómico, que concederá una ayuda directa de 250 euros para bicicletas eléctricas que no superen los 1.400 euros; de 75 euros para bicicletas convencionales que no rebasen lo 500 euros; 200 euros para kits de electrificación con precio no superior a los 600 euros; y 75 euros para patinetes eléctricos de no más de 450 euros. Para acceder a estas ayudas, hay que ser residente en la Comunidad Valenciana y comprar la bici o el patinete en aquellas tiendas que se hayan adherido previamente al plan, algo que los comercios pueden hacer desde el pasado lunes.

“Una iniciativa de este tipo siempre es bienvenida”, señala Anna Cháfer desde Bicicletas Sanchís, que cuenta con dos puntos de venta en Xàtiva y Valencia capital. La minorista confía en que aquellas personas que tenían pensado comprar una bicicleta en Decathlon o en una gran superficie tal vez decidan ahora “gastar un poco más” y acudir a un comercio especializado. “No es que dispongamos de muchas bicis con estos precios máximos, pero alguna tenemos”, comenta.

Precios límite muy ajustados

Y es que los PVP máximos que se han estipulado para acogerse a las ayudas han provocado que algunos comercios no estén interesados en adherirse al plan. “Es muy difícil encontrar una bicicleta eléctrica de cierta calidad por debajo de los 1.400 euros”, indican algunos comercios. Así lo manifiestan, por ejemplo, desde Bike Addiction, en Castellón, que ha decidido no sumarse al pan de ayudas porque los precios de las bicis que compran sus clientes exceden estas cantidades. Sus responsables sostienen que la persona que quiere adquirir una bicicleta eléctrica sabe que no es un producto barato y busca un modelo “que aporte garantías”.

Lo que se pretende con esta ayuda es fomentar el uso de la bici urbana y no que la gente compre un modelo de gama alta para hacer deporte

El cofundador de la cadena de venta y alquiler Do You Bike, que cuenta con cuatro establecimientos, lo ve desde otro ángulo: “Lo que se pretende con esta ayuda es fomentar el uso de la bici urbana y no que la gente compre un modelo de gama alta para hacer deporte. El 80% de las personas que adquieren una bici para sus traslados diarios gastan menos de 500 euros. Se quiere impulsar la bici como medio de transporte seguro que ayuda a guardar el distanciamiento social y mejora la salud y el medio ambiente y se ha optado por bicis de gama media, e incluso de segunda mano”. De hecho, los requisitos para acceder a las ayudas recogen que deben ser bicis urbanas y quedan excluidas las de montaña, carretera e infantiles. “Entiendo que un descuento de 75 euros sobre una bicicleta de 500 supone un 15% del valor del producto. Es una buena rebaja”, defiende Alcañiz.

No obstante, el detallista admite, al igual que otros comercios de la Comunidad Valenciana, que el límite de 600 euros para los kits eléctricos es ajustado. “Sólo el producto ya vale esto, pero hay que sumar la instalación”, advierte. La mano de obra, por lo tanto, deberá repercutir sobre el cliente final.

¿Cuándo cobran las tiendas?

La dinámica de las ayudas a partir del lunes que viene es la siguiente. El primer paso cuando un cliente se decanta por una bici que cumpla las condiciones mencionadas es formular la solicitud a la Generalitat y esperar a que ésta emita la resolución, que se ha comprometido a tramitar en un plazo de pocos días. Una vez que la petición esté aprobada, el comprador podrá acudir a la tienda para abonar y recoger la bici, sobre la que el comercio aplicará el descuento correspondiente. A partir de aquí la gran incógnita de los detallistas valencianos es cuándo recibirán ellos la subvención por parte de la administración. Además, recuerdan que los fondos para estas ayudas están limitados a 500.000 euros y se preguntan qué sucederá si hay un aluvión de solicitudes y esta cantidad se agota antes de satisfacer todas las operaciones concedidas.

Las tiendas recuerdan la mala experiencia que supusieron hace unos años las ayudas a las bicicletas eléctricas de los planes PIMA y AIRE

“No vamos a unirnos”, avanza el propietario de Chebici, Gustavo Gentile, “prefiero descontarle 75 euros en una bicicleta y evitarme hacer todo el papeleo. Hasta la fecha de hoy, el mercado siempre ha sido conocido por el ‘decuentazo’, en cualquier tienda te hacen un 10% o hasta un 20% solo por entrar, por lo tanto 75 euros en una bicicleta de 500 no marca la diferencia”. El minorista sugiere que la administración debería facilitar el proceso, y que el cliente tramite la ayuda desde su casa cómodamente: “pide la subvención con una factura proforma, si se la conceden, compra la bicicleta, la paga, la usa y espera a que le abonen su dinero correspondiente”.

Algunos detallistas señalan que es la primera vez que la Generalitat Valenciana pone en marcha un plan de ayudas como éste y quieren darle un voto de confianza, pero también recuerdan la mala experiencia que supusieron hace unos años las ayudas a las bicicletas eléctricas de los planes PIMA y AIRE, con unos trámites burocráticos muy farragosos y grandes retrasos en el pago a las tiendas.

Problemas de stock

El plan de la Generalitat Valenciana llega tras más de un mes y medio desde que los puntos de venta de ciclismo pudieron volver a abrir sus puertas. La ‘fiebre’ post confinamiento de las ventas de bicis y el retraso en la llegada de las nuevas colecciones 2021 han provocado roturas de stock en el mercado, especialmente de los modelos de entrada de gama. Es por esto que los minoristas aseguran que si estas ayudas generan un elevado pico de ventas, seguramente no tendrán existencias para hacerle frente. “Estamos explicando a los clientes que hay escasez de bicicletas y que si un modelo les gusta mucho, lo señalen y que contemplen la subvención como un factor secundario”, indican.

Sólo para el pequeño comercio

Las tiendas de ciclismo de la Comunidad Valenciana aplauden que las ayudas sólo se puedan aplicar en los negocios especializados, dejando fuera a aquellas grandes superficies que también comercializan bicicletas. “Es una manera de apoyar y defender al pequeño comercio”, subrayan.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. CARLOS

    Hice la compra, con la presunta ayuda, en un comercio de Castellón, el mismo día 22 de junio del presente 2020, hoy 15 julio, casi 1 mes después, nadie parece saber nada de donde está dicha ayuda, ni por parte del vendedor ni mucho menos por parte del comprador.
    No sé que pensar, si es que se han parado las ayudas ó todo ha quedado en un anuncio más cuestionado…
    Alguien sabe algo al respecto..? ó será preferible adquirir el producto sin ayuda alguna..??
    Gracias…!!!


Publicar un nuevo comentario.