ESENCI@L

La compañía acumula un crecimiento del 20% este año

Spiuk pronostica “unos meses muy buenos” a pesar del ‘embudo’ en las fábricas

spiuk-javier-martinez

El director comercial de Spiuk, Javier Martínez, vaticina que el ‘boom’ actual se va a alargar en el tiempo, y especialmente para las firmas de accesorios.

(8-9-2020). El director comercial de Spiuk, Javier Martínez, prevé que los próximos meses serán muy positivos para todas las marcas de accesorios de ciclismo. La compañía se aferra a una buena gestión de las compras para lidiar con la ralentización de los plazos de entrega por parte de las fábricas.

Tras el “susto mayúsculo” que supuso el confinamiento, las ventas de Spiuk se dispararon a partir del mes de mayo, siguiendo la tónica general del mercado ciclista. Así lo indica el director comercial de la enseña vasca, Javier Martínez, quien precisa que este dinamismo se extendió a las tres familias de accesorios que trabajan, calzado, textil y cascos. “En todos los casos”, detalla, “las gamas bajas y medias han sido las más demandadas, lo cual achacamos a la entrada de nuevos usuarios”.

Por poner un ejemplo de este buen comportamiento, apunta que las ventas de zapatillas desde mayo han superado los 12.000 pares mensuales. Durante los meses de julio y agosto la tendencia también fue positiva, pero la enseña empezó a acusar problemas de stock. “Hemos tenido la suerte de que no habíamos cancelado pedidos a nuestros proveedores, pero la demanda ha sido superior a cualquier previsión”, sostiene.

Polarización de la fabricación

Preguntado por la situación actual de los proveedores de las marcas de ciclismo, el responsable comercial de Spiuk advierte de que “la fabricación está polarizada”. Tal como explica, “las factorías que producen todo el calzado y los accesorios de las marcas que garantizan la calidad de sus productos son prácticamente dos y todo el proceso de producción se ha ralentizado de los 60-90 días a los 180”. La enseña intenta contrarrestar estos plazos con un buen trabajo en la gestión de las compras y, entre septiembre y diciembre, recibirá 41.000 cascos y 27.000 pares de zapatillas. “Nos gustaría recibir muchísimos más, pero estas son las cuotas de producción que tenemos asignadas”, señala.

No sucede lo mismo con el textil, ya que prácticamente la mayoría de las prendas que comercializa Spiuk salen de sus propias instalaciones de Llodio. Javier Martínez indica que, sin embargo, el repliegue de la producción de zapatillas o cascos a Europa es muy complicado por los altos costes que supone.

Pronóstico optimista

El directivo se muestra convencido de que “vienen unos meses muy buenos” tanto para la propia Spiuk como para las marcas de accesorios en general. “Todos los nuevos usuarios que se han incorporado al ciclismo y han adquirido una bicicleta tendrán ahora la necesidad de equiparse. Creo que este ‘boom’ se va a alargar en el tiempo, y especialmente para las firmas de accesorios”, augura.

Martínez destaca no sólo el auge del ciclismo deportivo sino la mayor concienciación de uso de la bici como medio de transporte y el incremento de medidas para propiciar su uso en las ciudades. A todo esto se uniría la incorporación de la bicicleta eléctrica, una tendencia que, en su opinión, “no tiene freno”. El ‘boom’ de los últimos meses, según defiende, también ha sido muy positivo para los puntos de venta, que han podido liberar stock.

Tras unos años sin crecimiento en su facturación, Spiuk acumula a estas alturas de año un 20% de incremento respecto al ejercicio 2019, cuando sus ingresos se elevaron a 7,2 millones de euros. Esta cifra fue muy similar a los 7,3 millones de euros facturados en 2018, cuando las ventas cayeron frente a los 8,6 millones de 2017.

Cambio de gestión en los mercados exteriores

La trayectoria de Spiuk en los últimos meses también ha sido muy positiva en los mercados exteriores, donde se está viviendo el mismo ‘boom’ del ciclismo que en España. Además, la empresa ha dado un giro a su estrategia internacional y está apostando por trabajar con redes propias en vez de contar con un distribuidor. Esta nueva política ya se ha implantado en Francia, Italia, Reino Unido y Portugal y se está empezando a aplicar ahora en los Países Bajos.

 

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo