ESENCI@L

Sobre la práctica y las ventas

Temen la repercusión de los accidentes sobre el ciclismo de carretera

carretera

El ciclismo de carretera ha evolucionado al alza en los últimos años.

(30-5-2017). En las últimas semanas se han sucedido desagradables noticias sobre atropellos a ciclistas. El sector teme las consecuencias sobre el ciclismo de carretera, y por ende sobre las ventas, y clama por medidas más contundentes para concienciar a los conductores.

Los accidentes de tráfico con víctimas ciclistas han cobrado gran protagonismo en los medios de comunicación en las últimas semanas. Sucesos como los de Oliva, donde una conductora arrasó a seis ciclistas bajo los efectos del alcohol y las drogas, o los atropellos de Chris Froome y Nicky Hayden han puesto en boca de todo el colectivo ciclista, así como de las administraciones, la necesidad de tomar medidas.

Marcas y tiendas de ciclismo están de acuerdo en que el ciclismo de carretera, en auge en los dos últimos años, podría sufrir de una manera u otra las consecuencias de la sucesión de accidentes. O de la repercusión mediática de estos atropellos. Porque, tal como inciden algunos, accidentes siempre ha habido, pero ahora los medios de comunicación les dedican más espacio. Una actitud que tiene consecuencias positivas para alertar y concienciar del problema, pero que también genera un mayor alarmismo.

Efectos sobre la práctica y las ventas

Para algunas marcas y algunos comercios, los accidentes generan un miedo a la carretera que puede repercutir negativamente sobre la práctica de esta disciplina y, por extensión, a las ventas. Francisco Arribas, director comercial de Scott Bikes en España, comenta que “este riesgo siempre ha habido y, desgraciadamente, lleva cobrándose vidas desde hace muchos años. Actualmente la repercusión mediática es mucho mayor, sensibilizando a más público. Claramente estas noticias frenan la práctica del ciclismo de carretera y, por consiguiente, también se verán afectadas las ventas”.

Estas noticias frenan la práctica del ciclismo de carretera y, por consiguiente, también se verán afectadas las ventas

Pere Cahué, propietario de Probike, también teme un efecto negativo sobre esta modalidad y valora que el miedo a los vehículos a motor sigue siendo “un temor razonable mientras no se respeten en algunos casos la velocidad aconsejada y el metro y medio de distancia al ciclista”. Por su parte, Mario Boyer, director de Boyer Triathlon, augura un descenso de las ventas de carretera en los próximos meses por el “pánico” a los coches.

José Casla, director general de Giant Ibérica, está de acuerdo en que estas noticias frenan la práctica: “Nosotros ya lo hemos notado, es la peor publicidad”, lamenta.

Derivación hacia la montaña

Otros detallistas no creen que los recientes accidentes frenen la práctica de esta disciplina porque, desafortunadamente, las muertes en la carretera no son un fenómeno nuevo. Daniel Astolfi, propietario de Bicicletas Astolfi, asegura que “los que somos ciclistas de carretera sabemos a lo que nos atenemos y los accidentes han estado siempre presentes. Lo que pasa es que ahora la prensa hace más énfasis porque se han visto implicadas personas conocidas como Nicky Hayden, pero nosotros, que llevamos tantos años en clubes, hemos vivido muchas situaciones difíciles”. Eso sí, el comerciante sevillano hace hincapié en que hay mucho aficionado a la carretera que está comprando una mountain bike para entrenar o alternar con salidas en montaña.

Javier López, director general de Merida SWE, añade que “el pánico inicial se traduce en una alarma que psicológicamente te retiene a practicar carretera y lógicamente a consumir, sobre todo existiendo otras opciones o modalidades más seguras que, por el contrario, se benefician de esta situación y reciben nuevos adeptos, bien sean temporales o para quedarse”.

Por su parte, Guillermo Bracons, director comercial de Cycling Sports Group en España, observa que hay practicantes de carretera que lo dejan pero también siguen llegando nuevos aficionados, muchos de ellos como complemento al mountain bike, y, en cómputos generales, el balance sigue siendo positivo.

Si queremos que haya ciclistas y que los chavales salgan a la carretera, a los padres no les va a hacer ninguna gracia

La cantera de carretera y los principiantes, en peligro

Pedro Maestre, propietario de Maestre Bikes, manifiesta su preocupación por la cantera: “Si queremos que haya ciclistas y que los chavales salgan a la carretera, a los padres no les va a hacer ninguna gracia”. No obstante, indica que lleva practicando esta disciplina desde que tenía 11 años y el tema de los accidentes “no está ni mejor ni peor que antes”.

Enrique Díaz, propietario de Kikebike, dice que hace tiempo que, independientemente de toda la dedicación mediática actual, cuando una persona está decidiendo si empezar con el ciclismo de carretera o el de montaña, se decanta por este último porque tiene miedo a la carretera. El detallista declara que está a la expectativa y le preocupa que ahora esta modalidad “pegue un frenazo”, aunque es también de los que piensa que “los que somos de carretera ‘de siempre’, y aunque con respeto, seguiremos saliendo igual”.

Todas las fuentes consultadas están de acuerdo en que los ciclistas de carretera son más conscientes de la necesidad de tomar medidas de precaución y han aumentado las ventas de elementos como pilotos, luces, radares traseros y prendas reflectantes.

Medidas más contundentes

Tanto proveedores como detallistas piden en que desde las Administraciones se pongan en marcha medidas más contundentes para concienciar y educar sobre esta problemática y lograr una mejor convivencia de ciclistas y vehículos a motor en las carreteras. También insisten en la necesidad de imponer sanciones más duras. “Se tendría que garantizar, como mínimo, que los conductores bajo los efectos de las drogas y el alcohol no vuelvan a coger el coche”, propone David Sanjosé, propietario de Ciclos Samy, quien incide en hacer más controles y más campañas de concienciación y en multar las infracciones, tanto de los conductores de coches como de los ciclistas que no hagan bien las cosas.  “Estamos desamparados, necesitamos que se haga cumplir la ley o que las sanciones sean más duras”, agrega Enrique Díaz.

Se tendría que garantizar, como mínimo, que los conductores bajo los efectos de las drogas y el alcohol no vuelvan a coger el coche

Guillermo Bracons subraya la importancia de educar y recuerda que en países más desarrollados, como el norte de Europa, la gran mayoría de conductores de vehículos a motor de combustión también se desplazan en bicicleta y/o practican el ciclismo en ruta. Por lo tanto, cuando encuentran un ciclista en la calle o en la carretera, “el respeto por dicha persona aparece de forma natural”.


No hay comentarios

Añade el tuyo