ESENCI@L

Vicente Javaloyes, gerente de Deporte y Ocio

10 consejos para mejorar el empoderamiento de los trabajadores del gimnasio

10 consejos para crear un buen equipo de trabajo en el gimnasio

“Os puedo asegurar que el cliente percibe la existencia en nuestra organización del clima laboral”, asegura Javaloyes.

(20-9-2018). Potenciar el empoderamiento de los trabajadores en el gimnasio es clave para mejorar la gestión de personas en el centro deportivo. Vicente Javaloyes, gerente de Deporte y Ocio y profesor de INEFC nos ofrece diez consejos, destacando sus ventajas y beneficios.

Vicente Javaloyes es gerente de Deporte y Ocio  y profesor titular de la Universidad de Lleida (INEFC) en el Departamento de Gestión Deportiva. Imparte asignaturas como Legislación Deportiva, Marketing Deportivo, Organización de Eventos o Gestión Deportiva. También ha sido jugador profesional de balonmano.

Javaloyes nos recuerda que un equipo de alto rendimiento se caracteriza por buscar el bien común, por sacrificar las individualidades en beneficio del conjunto.

Vicente Javaloyes es gerente de Deporte y Ocio

“En ocasiones”, explica, “los gestores deportivos nos equivocamos de camino tratando de imponer la creación de un equipo. La participación en él es una decisión individual de cada uno de sus miembros”.

Mejor empoderamiento que liderazgo

El profesor piensa que “el liderazgo tradicional debe dejar paso al ‘empowerment’. Es decir, a la delegación de poder en nuestros trabajadores, mostrándoles que confiamos en sus capacidades y que gozan de una cierta independencia a la hora de tomar decisiones”.

El fundamento del empoderamiento está en reconocer que los trabajadores directamente relacionados con una tarea son los más indicados para tomar una decisión sobre ella.

“Pero esto, que es fácil decirlo, implica que nuestros trabajadores ‘se lo crean’ y asuman la responsabilidad implícita, pasando a ser los verdaderos protagonistas del día a día. Y esto por desgracia no está sucediendo”, asegura.

Delegar bien

Este concepto exige que el líder conozca bien a sus empleados, que sea capaz de identificar su verdadero talento, definiendo bien sus roles, alineándolos con sus competencias, y sobre todo que confíe en ellos.

“Y en esto también estamos fallando”, opina. “Una deficiente delegación acrecienta la desconfianza y lastra la automotivación en las personas. Y supone para nuestros gimnasios y centros deportivos un desigual reparto de trabajo. Ocasiona que en muchas ocasiones los gestores deban asumir elevadas cargas de trabajo y/o realizar tareas que debería llevar a cabo otros compañeros”.

El cliente lo nota

“Os puedo asegurar que el cliente percibe la existencia en nuestra organización del clima laboral”, asegura Javaloyes.

En muchas ocasiones “esta circunstancia condiciona su actitud y motivación en las decisiones de consumo de nuestros servicios. Y, sobre todo, a la hora de la importante decisión de apostar por seguir o no con nosotros”, añade.

Beneficios del empoderamiento

El profesor explica que el empoderamiento nos aporta numerosos beneficios ya que potencia la autoestima y la confianza de los trabajadores. Permite su crecimiento personal y profesional, desarrollando conocimientos y habilidades. Consigue que el trabajador aborde los problemas de forma proactiva. En definitiva, convierte el trabajo en un reto, no en una carga.

Además, genera tiempo para que los dirigentes lo dediquen a otras funciones claves, como la planificación estratégica, la atención a los clientes o el desarrollo de negocio.

10 consejos

Vicente Javaloyes nos da 10 propuestas para crear un verdadero equipazo en el gimnasio o centro deportivo desde el empoderamiento:

  1. Deja claro desde el principio el rol de cada miembro del grupo.
  2. Renuncia a parte de tu ‘poder’ para delegarlo en tus trabajadores.
  3. Obtén el compromiso por escrito de tus trabajadores. La cesión conlleva la aceptación de responsabilidad por sus acciones.
  4. Reemplaza la jerarquía por los equipos autodirigidos, permitiendo desarrollar las fortalezas de cada trabajador.
  5. Marca las metas estratégicas, pero permite que sean tus trabajadores los que establezcan sus propias mediciones.
  6. Comparte la información y sé transparente ya que ello genera confianza y potencia el compromiso.
  7. Descarta la dirección por miedo y la imposición de tus ideas, transformándola en libertad que facilite la iniciativa, el ingenio y la creatividad.
  8. Identifica el talento de tus trabajadores y optimízalo poniéndolo en valor en el puesto más adecuado de la organización para obtener así el máximo rendimiento.
  9. Cuida los pequeños detalles. No olvides que las personas tenemos sentimientos.
  10. Los refuerzos positivos funcionan. Potencia el reconocimiento y la recompensa.

“No lo dudes, empodera a tus trabajadores, confía en ellos, hazlos protagonistas del partido y la victoria os acompañará”, concluye Javaloyes.


No hay comentarios

Añade el tuyo