ESENCI@L

Los datos de la demanda coordinada por Fneid

300 gimnasios españoles reclamarán a las administraciones cerca de 100 millones

Por los daños patrimoniales derivados de los cierres y restricciones

alberto-garcia-chápuli-gerente-de-la-fneid-bis

A VUELTAS CON EL IVA. Alberto García, gerente de la Fneid, considera que la clase política no ha acabado de dedicarle suficiente tiempo todavía a evaluar detenidamente los beneficios que conllevaría para las arcas del Estado reducir el actual iva del 21% con que los gimnasios gravan al consumidor sus servicios.

(25-3-3021). 300 gimnasios españoles se han adscrito a la demanda impulsada por Fneid contra los gobiernos español y autonómicos. Estos centros pedirán a las administraciones indemnizaciones por el daño patrimonial causado por los cierres y restricciones que, según los informes periciales a los que ha tenido acceso CMDsport, oscilan entre los 90 y los 100 millones de euros.

“No esperábamos tanta adhesión. Estamos satisfechos con el seguimiento que ha tenido, aunque ahora toca esperar a ver cómo acaba el proceso”. Así valora el gerente de la Fneid, Alberto García, la demanda presentada contra las administraciones que ha impulsado la patronal española del fitness. Antes del pasado 14 de marzo, la fecha límite recomendada por el bufete de abogados que les asesora, Broseta, este despacho presentó unas 298 reclamaciones de cadenas e instalaciones deportivas asociadas a Fneid.

La patronal del fitness español matiza que el 14 de marzo -cuando se cumplió un año del primer Estado de Alarma-, no es una fecha límite, sino una recomendación “para evitar cualquier fallo de forma o retraso” por parte de las administraciones. Es por ello que admiten que aún siguen recibiendo y tramitando adhesiones por parte de nuevos gimnasios interesados.

PROCESO TODAVÍA ABIERTO

Como explicó la semana pasada CMDsport, otras patronales territoriales como Adecaf, en Cataluña, o Fedecyl, en Castilla y León, interpretan que tienen tiempo hasta el 20 de junio, que es cuando terminó el mencionado decreto, para presentar toda la documentación necesaria para demandar a las administraciones. También hasta entonces, la Fneid seguirá atendiendo las peticiones que siga recibiendo.

Presentadas las primeras reclamaciones, las administraciones públicas tienen ahora un plazo de seis meses para responder si aceptan o no las cuantías de indemnización que cada centro deportivo les reclama.

En caso de rechazarla o, simplemente, de mantener un silencio administrativo, en septiembre se iniciaría la vía contenciosa administrativa y serían, por tanto, los juzgados quienes decidan si corresponde a los distintos gobiernos indemnizar patrimonialmente o no al sector del fitness.

APRENDER DE LA PANDEMIA

El repunte de casos registrados en distintas comunidades autónomas en las últimas semanas ha vuelto a poner en alerta a la Fneid, que teme que el inicio de una hipotética cuarta ola desemboque en nuevos cierres que afecten nuevamente al sector del fitness.

“Seguimos trabajando para concienciar y convencer a los gobiernos autonómicos que nuestra actividad tiene que permanecer abierta, pero estamos empezando a notar señales de alarma de zonas como Canarias”, advierte García.

El gerente de Fneid recuerda que están aportando a las administraciones “evidencias científicas que demuestran que somos seguros y fundamentales”.

Con los gimnasios abiertos se hubiera podido reducir el número de fallecidos por Covid-19

El hecho de que el Ministerio de Sanidad no publique desde principios de diciembre el porcentaje detallado de casos y brotes registrados en las actividades deportivas sorprende a una patronal que sigue insistiendo en la alta seguridad y trazabilidad de sus instalaciones. “No tiene sentido que se meta a nuestro sector en el saco de actividades peligrosas cuando se ha demostrado con datos que no lo es. Todo este año debería haber aportado un aprendizaje a la sociedad y, sobre todo a las adminstraciones sobre qué es peligroso y qué no”, lamenta Garcia.

El dirigente pide de nuevo “medidas quirúrgicas” e insiste en que, con la apertura de los gimnasios, “el beneficio es más importante que el riesgo, ya que con los gimnasios abiertos se hubiera podido reducir el número de fallecidos por Covid-19 y, además, se habría reducido el gasto del sistema sanitario”.

EL IVA, UNA CUESTIÓN ECONÓMICA

La Fneid lleva tiempo reclamando a las administraciones distintas peticiones de tipo fiscal: desde la rebaja del IVA, a la posible desgravación del IRPF para la contratación de servicios deportivos o la exoneración de cuotas de Seguridad Social. Según la patronal, “a nivel filosófico, todo el mundo está de acuerdo en los argumentos que ponemos sobre la mesa”. Sin embargo, las administraciones terminan justificando su rechazo por una cuestión meramente económica.

“O no adoptan el tiempo suficiente para analizar estas cuestiones o piensan que rebajar el IVA, por ejemplo, significa renunciar a la recaudación. Si lo estudiasen bien, verían que si hay más gente practicando deporte en los centros deportivos, el resultado les terminaría siendo favorable”, añade García.

El gerente de la Fneid recuerda un informe de 2018 que cuantificó en unos 44 millones de euros la ganancia que representaba para las administraciones la diferencia entre un IVA del 8% y otro del 21%. “Estas cifras, no compensan en absoluto la desafección que provocó en determinadas personas practicar actividad física por el aumento de su coste. Por los beneficios que aporta, por el ahorro sanitario y lo que se ha visto durante la pandemia, son cantidades ridículas en el contexto en el que se mueven”, concluye García.


No hay comentarios

Añade el tuyo