ESENCI@L

Ante el ninguneo evidenciado por las administraciones

Aconsejan a los gimnasios defenderse con sus propios recursos

Felipe-Isidro-bis

CENTROS DE SALUD. Felipe Isidro defiende que "los gimnasios y centros deportivos son centros de salud, siempre que se haga el tipo de ejercicio adecuado y en la 'dosis' adecuada".

(5-8-2020). El secretario general del Instituto Internacional de Ciencias del Ejercicio Físico y Salud, Felipe Isidro, advierte de que a los gimnasios y centros deportivos les queda aún mucha travesía en el desierto a raíz del Covid-19 y les insta a defenderse con sus propios recursos porque la actividad física no parecería ser moneda de suficiente valor ante las actuales esferas políticas.

Felipe Isidro (Barcelona, 1966) se reconoce “muy escéptico” sobre la clase política actual y lo que ésta pueda hacer por defender al sector de los gimnasios. Sostiene que el auto del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya de la semana pasada dando la razón a las entidades demandantes que solicitaron la suspensión del artículo que determinó el cierre de los centros deportivos de Barcelona y doce municipios de su área metropolitana es “el último ejemplo de cómo los políticos toman decisiones desproporcionadas en base al cortoplacismo que les caracteriza”. Porque para Isidro “ese cortoplacismo de la clase política viene de lejos y el sector debe entender que para salvaguardar sus centros deportivos y gimnasios debe recurrir a sus propios recursos”.

Los políticos se mueven en virtud del retorno económico y social que les reportan sus actuaciones

El secretario general del Instituto Internacional de Ciencias del Ejercicio Físico y Salud (IICEFS) y Coordinador del grupo de Ejercicio de la Sociedad Española de Estudio de la Obeaidad (SEEDO), sostiene que “los políticos se mueven en virtud del retorno económico y social que les reportan sus actuaciones. Por eso, habitualmente se mueven mejor y destinan más atención al deporte que al ejercicio físico”. Según añade, “el deporte les reporta dinero y notoriedad gracias a la relevancia que éste tiene para los medios de comunicación, mientras que el segundo, aunque realmente afecta a la mayoría de la ciudadanía, pasa a un evidente y tradicional segundo plano”. Al respecto sentencia: “no hay conciencia política sobre el retorno económico que reporta el ejercicio físico a la sociedad. Parece que de poco o nada sirva que, por cada euro que se gasta en actividad física, el retorno en ahorro sanitario sea de 3 a 5 euros. Pero, claro, para reaccionar ante ello hay que lanzar la vista más allá del periodo que dura una legislatura”.

Este catedrático en ejercicio físico y Salud y CEO de Physical Exercise Health Consulting, entre otros cargos,  reconoce llevar tiempo reclamando que se legisle sobre la obligatoriedad del ejercicio físico. Según argumenta, “las recomendaciones sirven de poco. Hasta que no se legisló sobre el tabaco, el consumo de éste no se redujo y hasta que no se legisló sobre la velocidad de los coches no empezaron a disminuir las muertes en la carretera”. A continuación añade, “llevo años pidiendo que se legisle sobre el ejercicio físico en las empresas. Plantillas sanas son más felices y más eficientes. Pero eso no parece interesar. El proceso se perfila demasiado largo”.

SANIDAD DEDICADA AL MEDICAMENTO

“El sistema sanitario se ha focalizado en la cura de las enfermedades y no en evitarlas. La sanidad está dedicada al medicamento”, afirma Felipe Isidro y tras ello sentencia: “hoy en día los verdaderos centros de salud son los gimnasios y centros deportivos. Es en ellos donde se promociona el ejercicio físico. Y si se quiere tener una ciudadanía sana sería lógico que se promovieran esos establecimientos. Que se les promocionara porque es ahí donde se difunde y desarrolla el ejercicio físico y porque es ahí donde están los profesionales que pueden asesorar a la ciudadanía cómo hacerlo, que tipo de ejercicios les convienen y en qué ‘dosis’”.

En el rebrote de Meicende no debe tomarse la parte por el todo y ‘condenar’ a todo un sector

Es precisamente en un contexto como el actual, en el que la población vive bajo la persistente amenaza de nuevos rebrotes del Covid-19, cuando, a juicio de Felipe Isidro, “las autoridades deberían tomar más conciencia de que los factores de riesgo se multiplican si no se hace ejercicio físico ni se hace una buena nutrición”. Añade que “la práctica regular de ejercicio físico, adecuado en tipo y dosis, promueve mayor inmunovigilancia y competencia inmune reduciendo el riesgo de desarrollar procesos inflamatorios sistémicos y estimulando la inmunidad celular frente a amenazas como la del Covid-19. Asimismo,  favorece otros efectos que disminuyen el riesgo de infección como la prevención o la reducción del sobrepeso, la atenuación de los estados sistémicos proinflamatorios y pro trombóticos, la disminución del estrés oxidativo y las mejoras en los metabolismos glucémico, insulínico y lipídico”.

Todas estas ventajas deberían llevar a los poderes públicos a promocionar el ejercicio físico entre la población”.

A continuación, recuerda que “el sedentarismo es la cuarta principal causa de muerte prematura en la actualidad y las tres que le anteceden (problemas cardiovasculares, problemas respiratorios, y diabetes) están todos ellos vinculados con el sedentarismo. Sin embargo, desde las administraciones sigue primando el subvencionar medicamentos bajo la creencia que éstos resuelven los problemas de modo más rápido”.

EL CASO DE MEICENDE

Para Felipe Isidro el rebrote detectado en un gimnasio de Meicende (A Coruña) a principios de esta semana es “un desafortunado caso que puede provocar un daño económico, a pesar de que no debe tomarse la parte por el todo y ‘condenar’ a todo un sector”. En ese sentido Isidro asegura “tener constancia de que prácticamente la totalidad de centros ha invertido mucho dinero en adecuar sus instalaciones para que éstas dispongan, no solo de las medidas de seguridad demandadas por las administraciones, sino incluso más”.

Con todo, el secretario general del Instituto Internacional del ejercicio físico y la salud presagia que todavía queda por delante un largo periodo de dificultades para los gimnasios. “Durante mucho tiempo, muchos gimnasios han estado dando un servicio por menos dinero del que debían haber cobrado para mantener su rentabilidad. Ello dejó a numerosos centros en una situación de debilidad económica que, en las actuales circunstancias, va a provocar que básicamente aguanten los grandes, los que realmente disponen de dinero propio o gracias a los fondos de inversión que ahora les pueden sustentar”.

El sector debe asumir que deberá desarrollar su actividad compaginando la vertiente presencial con la digital

Felipe Isidro pronostica que el sector de los gimnasios debe asumir que deberá desarrollar su actividad compaginando la vertiente presencial con la digital, “porque estamos en un escenario en el que, por bastante tiempo todavía, vamos a seguir amenazados por nuevos rebrotes y hay que estar preparado para seguir operando, ni que sea digitalmente, para evitar volver a sufrir un periodo con ingresos 0 si se producen nuevos cierres”.

Felipe Isidro concluye subrayando que, pese a sus creencias personales, “es necesario que el sector de los gimnasios siga trabajando para ganar peso en las esferas políticas. Ante ellas, hoy tiene poco peso, está poco representado y se le ningunea. El sector debe evitar caer en el cortoplacismo de las esferas políticas y ser consciente de que son sus operadores los que deben promover los cambios aunque éstos tarden en cuajar”.


No hay comentarios

Añade el tuyo