ESENCI@L

Según el catedrático en Educación Física, Felipe Isidro

Ven difícil que prospere el rol de centros de salud de los gimnasios sin personal formado en patologías

"Está bien que el sector reclame ser considerado como salud, pero hay que dar la talla para ello"

Felipe-isidro-secretario-general-del-Instituto-Internacional-de-Ciencias-del-Ejercicio-Físico-y-Salud-bis

PASO PREVIO IMPRESCINDIBLE. En opinión de Felipe Isidro, "cuando un médico de un ambulatorio vea que puede enviar pacientes con patologías al gimnasio que tiene al lado, porque sabe que los técnicos de allí son competentes, quizás se empiecen a establecer colaboraciones entre los centros de atención primaria y las instalaciones deportivas cercanas".

(9-6-2021). El secretario general del Instituto Internacional de Ciencias del Ejercicio Físico y Salud, Felipe Isidro, recomienda a los entrenadores personales que se formen para tener un mayor conocimiento sobre los entrenamientos a personas con patologías. Este experto lo considera un paso imprescindible para lograr que los gimnasios puedan optar a ser reconocidos, como pretenden, agentes de salud.

Felipe Isidro (Barcelona, 1966) señala una de las carencias que deben afrontar y superar los gimnasios y el resto de equipamientos deportivos para ser percibidos como centros de salud: la falta de formación de sus técnicos en determinadas enfermedades. Un problema que considera que se debe resolver mejorando la formación de los profesionales del sector.

Se debería estar favoreciendo la formación en patologías de todos los técnicos de actividad física

Algunos expertos del sector deportivo recomiendan a los gimnasios acercarse al concepto de salud integrando elementos del ámbito sanitario. ¿Sería partidario de ello?

Sí, totalmente. Es cierto que el ejercicio físico es salud tanto a nivel de prevención como de tratamiento de patologías. Pero tenemos un problema: hace falta formación. Tenemos un problema de competencias. La gran mayoría de los instructores de las salas de fitness que reciben a un cliente diabético no saben qué hacer. Muchos profesionales del sector no dominan las patologías. Los graduados universitarios las tocan muy poco. Doy clases en el Máster de Actividad Física y Salud del INEFC de Barcelona a alumnos que acaban de terminar la carrera y saben muy poco de patologías. Está bien que el sector reclame ser considerado como salud, pero hay que dar la talla para ello. Se debería estar favoreciendo la formación en patologías de todos los técnicos de actividad física.

Por tanto, educar desde la base es clave..

Claro, la formación. Cuando un médico de un ambulatorio vea que puede enviar pacientes con patologías al gimnasio que tiene al lado porque sabe que los técnicos de allí son competentes, quizás se empiecen a establecer colaboraciones entre los centros de atención primaria y las instalaciones deportivas cercanas. A día de hoy, muchos médicos son conscientes que en los gimnasios existe un gran desconocimiento sobre ciertas enfermedades, y ello genera una desconfianza difícil de superar. Esa desconfianza ya existía hace tres o cuatro años, cuando hablé con el Secretario de Estado para el Deporte y la Ministra de Sanidad, y recomendaban empezar a formar a los profesionales del ejercicio físico en patologías, algo que sigue sin hacerse. Que los graduados en ciencias de la actividad física y el deporte no tengan formación sobre patologías es un grandísimo hándicap. Para que nos consideren sector sanitario debemos demostrar que valemos como agente sanitario.

La demanda de ejercicio en personas mayores está repuntando mucho

Uno de los colectivos que más necesita la actividad física es la gente mayor, uno de los públicos que más reticente se está mostrando a la hora de volver a los centros deportivos. 

La demanda de ejercicio en personas mayores está repuntando mucho. Hay mucha petición de ancianos queriendo realizar actividad física para encontrarse mejor y tener una mayor calidad de vida. La mayoría de estas personas mayores necesitan alguien que les dirija, que les diga qué tienen que hacer y qué no. El aumento de la demanda, de momento en hogares particulares y algunos centros especializados, ha aumentado el interés de muchos entrenadores personales para formarse en entrenamientos para gente mayor y en las patologías que sufren. Lo ven como una buena salida laboral. Si los centros deportivos ven esta oportunidad, deberían llegar a acuerdos con residencias de mayores y centros cívicos para poder mandarles a sus profesionales y ofrecer clases allí donde estén las personas mayores.

¿La pandemia ha reforzado el valor de la enseñanza de la actividad física?

La ha reforzado y ha visualizado algo que ya se sabía: la importancia de mantener una buena condición física. El deporte potencia el sistema inmune. Con los ancianos vacunados, la única gente joven que termina en la UCI por Covid-19 es porque, por una causa o por otra, tiene el sistema inmune deprimido. Se le ha dado más importancia al estilo de vida, en este sentido creo que salimos reforzados, porque es algo que potencia la calidad de vida y la supervivencia ante pandemias como esta. Aunque luego hay personas que, cuando vieron que la obesidad era un factor de riesgo, en vez de apostar por hacer ejercicio intentaron adelgazar a partir de dietas o ayunos intermitentes, una práctica que vivió un gran subidón.

No creo que se recuperen los niveles de usuarios que había antes de la pandemia hasta 2022 o 2023

¿Prevé que haya un gran regreso de usuarios a los centros deportivos una vez termine la pandemia?

Creo que volverá menos gente de la que había antes de la pandemia. No creo que se recuperen los niveles de usuarios que había antes de la pandemia hasta 2022 o 2023. Por un lado, a nivel económico hay mucha gente que ahora no está para pagar una cuota de gimnasio.

Por otro lado, son también muchos los que se han buscado la vida para hacer ejercicio, sea al aire libre o en casa. La compra de bicicletas, por ejemplo, está colapsada. Conozco a gente que alucina cuando les dan una lista de espera de un año para conseguir bicicletas buenas. Los gimnasios tienen que aprovechar el boom del aire libre para ofrecer clases outdoor e incluso cuotas donde el usuario no tenga ni que pisar el gimnasio. No es lo mismo salir en bicicleta con un par de amigos que salir con alguien que te ayuda, te marca una ruta y te hace un entrenamiento específico de exterior. Sobre todo aquellos que están cerca de alguna montaña o parque, tienen ahora mismo una gran oportunidad para organizar entrenamientos al aire libre y recoger a estos usuarios.

Las administraciones montan equipos de expertos para que digan cosas, pero luego hacen lo que quieren

Mientras tanto, los gimnasios siguen reclamando gestos por parte de las administraciones. 

Los centros deportivos han sido maltratados por parte de las administraciones. Se ve claramente la diferencia entre el deporte de alto rendimiento, al que le han permitido hacer casi todo, y el deporte recreativo. No se entiende por qué a unos niños no les dejaban entrenar y a los jugadores del Barça sí. Ahí no hay criterios sanitarios, sino económicos. Las administraciones montan equipos de expertos para que digan cosas, pero luego hacen lo que quieren. Tu opinión no es vinculante, sólo hay intereses políticos. Los políticos buscan rentabilidad a corto plazo, y los gimnasios la ofrecen a largo plazo. La Comunidad de Madrid había aprobado hace un año y medio la tercera hora de educación física y no la pondrán en práctica hasta 2022. Son cosas que no se entienden.

No espero que las administraciones ayuden en nada a promocionar el deporte. En el ámbito privado, hay que crear una asociación o entramado que busque apoyo económico en empresas privadas para tirar adelante. El sector público puede dar alguna pequeña ayuda, pero para que sea algo importante tiene que haber un gran movimiento tipo los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, donde se movilice un gran grupo que intente tener patrocinios privados. Seguramente el ámbito público se moverá cuando se mueva el privado.

Quizás en noviembre o diciembre ya no sea necesario llevar mascarilla dentro de los gimnasios

El Gobierno central dejó entrever que en septiembre aún habría mascarillas en los colegios. Y si las hay en las escuelas, seguramente también las habrá en los gimnasios. ¿Cree que será un freno para la recuperación del sector?

Imagino que a finales de junio o julio las quitarán para las actividades al aire libre, porque no tiene sentido. Y el siguiente paso será que se pueda hacer cardio en el gimnasio sin mascarilla. Creo que en septiembre y octubre todavía tendremos que llevar mascarilla en el gimnasio, pero que a partir de noviembre o diciembre ya habrá tal nivel de inmunidad que ya no será necesaria. Es incómoda, pero no hay más problema.


No hay comentarios

Añade el tuyo