ESENCI@L

Invita a los clubes a revisar los salarios “de los que promueven la retención”

Aefa Les Mills advierte de una “carencia real” de instructores cualificados en los gimnasios

aefa-cesar-navarro-2-bis

El fundador de Aefa Les Mills, César Navarro, asegura que "cada vez se presta más atención a la calidad de las clases dirigidas y de sus instructores", pero considera que éstos deberían de contar "con salarios acordes a la tarea de retención de clientes que realizan, entre otras herramientas para sentirse motivados".

(21-2-2022). Faltan instructores de alto nivel en los gimnasios españoles. Así lo advierte el Ceo y fundador de Aefa Les Mills, César Navarro, quien aconseja a los clubes aumentar la masa salarial del personal de actividades dirigidas, como estrategia para incrementar la retención y los ingresos totales.

“En el fitness español existe un problema real de carencia de instructores de cierto nivel y calidad”. Son palabras de César Navarro, Ceo y fundador de Aefa Les Mills, quien señala que la pandemia ha empujado a muchos instructores de fitness a buscar trabajo en otros sectores, mientras que “los más buenos”, se habrían abierto paso de forma independiente usando sus redes sociales y el canal online, y no entrando en sus planes a corto plazo volver a trabajar en instalaciones deportivas.

Una situación que para el veterano empresario de la industria del fitness supone un problema, en tanto que “los recursos humanos son la imagen del club y del sector; si se está promoviendo que el fitness es salud, no se puede permitir que no se ofrezca salud cuando se acude al gimnasio, por culpa de un servicio pobre o descuidado”.

Salarios bajos

César Navarro responde así a las declaraciones realizadas la pasada semana en este medio por la empresaria e instructora Azahara Fuentes, la cual insinuaba que la “actual precariedad laboral” podía “poner en peligro la subsistencia de las actividades dirigidas” en la mayoría de gimnasios.

Navarro coincide con Fuentes en que detrás de esta falta de personal altamente cualificado hay un problema económico y de motivación. “Hace años que los instructores de actividades dirigidas reciben unos salarios por debajo de lo que sus servicios reportan a los clubes, y la pandemia ha agravado la situación”, afirma.

En este sentido, lamenta que en algunas empresas “pese más la inversión que se realiza en equipar la sala de fitness y en los instructores de sala, que lo que se invierte en actividades dirigidas y en sus instructores, cuando es precisamente en estas actividades grupales donde se concentra el 50-60% de los clientes del gimnasio”.

Se invierte más en la sala de fitness y en los instructores de sala que en las AADD, donde se concentran el 50-60% de los clientes del gimnasio

RRHH, la clave de la retención

Sin embargo, empatiza con la situación del sector, ahogado en costes que no paran de incrementarse. “Entiendo que no es un momento para plantear aumentar el coste en el personal de club, pero no debería ser posible que los trabajadores en los que recae más peso en la retención de los clientes cobren menos que otro tipo de personal”.

Y plantea la opción de incrementar el ticket medio. “Quizás la solución pase por que el sector suba precios, y realmente se apueste por tener una plantilla acorde con la calidad que se quiere ofrecer”, añade. En relación a esta idea, Navarro apunta que “no se puede aceptar una tasa de deserción del 30%, con el coste anual que ello supone para una instalación deportiva” y aboga por “apostar por los recursos humanos, que son la clave de la retención”.

Formación, al alza

Para revertir el problema de falta de personal cualificado, Navarro señala la formación como mejor solución. Punto en el que discrepa con Azahara Fuentes, asegurando que “hay voluntad por parte de los formadores en incluir los conceptos relativos a las actividades dirigidas, y en ofrecer formaciones lo más completas posibles”. Admite que algunas formaciones “puedan iniciarse con un curso de fin de semana, pero todas continúan después con formaciones constantes y periódicas”.

En el caso de Aefa Les Mills, la cual asegura estar percibiendo una creciente demanda de formación en el sector, “colaboramos con universidades y órganos oficiales porque entre los alumnos existe una demanda real de adquirir conocimientos sobre actividades dirigidas”. Incluso en sus propias formaciones, la empresa está trabajando en ampliar las inscripciones para que puedan inscribirse los profesionales a título personal y no a través de una instalación deportiva, como hasta ahora.

Si el fitness es salud, no se puede permitir que quien acuda a un gimnasio no reciba salud por un trato inadecuado

Selección del personal

Asimismo, advierte a los clubes de fitness de la necesidad de realizar “una buena selección del personal”, puesto que considera que “existe mucho licenciado en educación física y deporte que ve las actividades dirigidas como una actividad de paso, como quien trabaja un tiempo en restauración mientras encuentra el trabajo deseado”.

Y lo relaciona directamente con el sueldo y motivación que se ofrece al personal: “Quien paga mal es quien encuentra a este perfil de entrenadores, y tampoco ayuda pagar un sueldo superior a 8 euros la hora, pero que ese instructor solo aparezca por el gimnasio tres horas a la semana, porque es imposible que se genere una implicación con el proyecto”.

Con todo, asegura que “se está comenzando a prestar más atención a la calidad de las clases y de los instructores”. “Hay cadenas de gimnasios que están trabajando muy bien las actividades dirigidas, realizan formaciones internas e incluso han creado figuras que evalúan la calidad de los instructores”, señala, pronosticando que “cada vez serán más los que se preocupen por este ámbito”, puesto que “es la arma de retención más potente que disponen los gimnasios”.


No hay comentarios

Añade el tuyo