ESENCI@L

La cadena sigue pendiente de renovar dos concesiones

Suma Fitness recupera el dinamismo prepándemico en sus piscinas

SUMA-Fitness-Club-Alfafar-2-bis

A diferencia del fitness, la natación ya está prácticamente en el mismo nivel de funcionamiento que tenía antes de la pandemia en los gimnasios de Suma.

(8-10-2021). Con las mascarillas como gran obstáculo a la hora de impulsar la recuperación de abonados, centros deportivos como los de Suma Fitness empiezan a ver como las piscinas están ganando terreno a las salas de fitness y registran volúmenes parecidos e incluso superiores a antes de la pandemia.

Las mascarillas se han convertido en un elemento habitual en cualquier espacio interior de un gimnasio en España desde hace un año. La prolongación del uso de esta medida protectora está propiciando que muchos usuarios de centros deportivos apuesten por otras modalidades que no requieren su uso.

El pádel y las clases outdoor llevan meses viviendo un boom, pero con la llegada del frío empieza a cobrar más peso otro tipo de espacios: las piscinas. Así lo constata el Grupo Demmero, que está registrando un significativo crecimiento de cursos de natación y de volúmenes de uso de sus instalaciones acuáticas.

SEIS EFECTIVOS

La empresa gestiona cuatro centros bajo su marca Suma Fitness, además de otros dos complejos deportivos, Patraix y Orriols. Los seis, en la Comunidad Valenciana. Cinco son concesionales y solo uno, el de Rafalafena, es privado. En todos ellos cuenta con una o varias piscinas, que en los últimos meses han ganado peso. A diferencia del fitness, la natación ya está prácticamente en el mismo nivel de funcionamiento que tenía antes de la pandemia.

Desde Suma Fitness constatan que en los últimos meses han registrado un acercamiento al medio acuático de nuevos usuarios. “Las piscinas se han visto fortalecidas por esta etapa y esto ha reforzado nuestro modelo de negocio. La natación no se ha visto afectada, y está captando usuarios que antes tal vez preferían las salas”, admite el responsable de marketing de Suma Fitness, Javier Muñoz.

NUEVO NICHO

El hecho de no tener que usar mascarilla, afirma, está siendo un factor clave para entender este trasvase de abonados de una modalidad a otra. El agua también resulta atractiva para nuevos usuarios de los centros deportivos.

Suma Fitness ofrece en sus instalaciones hasta ocho cursos de natación distintos, enfocados a públicos diversos, además de actividades dirigidas como aquafitness o aquacombat.

16.000 ABONADOS

Suma Fitness registra en la actualidad cerca de 16.000 cuotas, unas 1.500 más de las que tenían el pasado mes de junio (unas 14.500). Esta cifra representa el 80% de las cerca de 20.000 cuotas que tenían en 2019.  “La tendencia al alza está siendo positiva, y esperamos que si los condicionantes de la pandemia juegan a nuestro favor, este porcentaje vaya en aumento”, comenta Muñoz.

Entre los bonos que se están viendo más perjudicados aún por la pandemia se encuentra el de la gente mayor. “Hemos recuperado casi los mismos niveles de bonos jóvenes que teníamos en 2019, pero los mayores siguen con miedo y no han vuelto aún. El resto de abonados siguen una tendencia creciente, aunque aún no a niveles previos al covid”, añade.

PENDIENTES DE LOS REEQUILIBRIOS

El Grupo Demmero lleva varios meses presionado a tres ayuntamientos con los que trabaja en sus cinco centros concesionales para obtener los reequilibrios económicos que les corresponden según establece el Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo.

Según ha podido saber CMDsport, su suerte ha sido dispar, ya que hasta la fecha sólo uno de estos consistorios ha mostrado una cierta predisposición y ha accedido a negociar dicho reequilibrio, aunque aún no hay acuerdo en la fórmula por la que la administración compensará a la enseña. El resto siguen demorando su respuesta.

La ley ampara a los centros concesionales a solicitar un reequilibrio por las pérdidas generadas durante el primer estado de alarma, eso es aproximadamente entre marzo y junio de 2020.

Aunque sea sin el paraguas de esa ley, Suma Fitness intentará llegar a acuerdos con estas tres administraciones locales para renegociar las condiciones de los contratos firmados, ya que entienden que desde julio de 2020 hasta ahora han sufrido nuevos cierres y restricciones que han afectado significativamente a su negocio con pérdidas económicas relevantes.

AYUDAS AUTONOMICAS

Hasta ahora, las únicas ayudas económicas que han recibido los centros deportivos de Demmero han llegado procedentes de la Generalitat Valenciana, que llegó a cubrir, en función del centro, entre un 10% y un 15% de los costes laborales de los empleados.

Como ya explicó CMDsport el pasado mes de junio, Demmero sigue pendiente del Ayuntamiento de Valencia para poder mantener bajo su abrigo los complejos deportivos de Patraix y Orriols. El consistorio valenciano sigue sin publicar el concurso para la gestión de estos y otros centros deportivos. La cadena prevé que lo haga antes de final de año, cuando estudiará si puede optar a más centros con los que expandir su marca rótulo, Suma Fitness.


No hay comentarios

Añade el tuyo