ESENCI@L

Relevantes entidades a la espera de entrar en la fase que lo permita

Ansias de apertura entre los clubes de natación

Cómo lo viven 10 clubes del país

club-natación-metropole-bis

El Club Natación Metropole de Las Palmas de Gran Canaria ya pudo abrir ayer sus piscinas, aunque con aforos y horarios limitados.

(26-5-2020). El ansia entre numerosos clubes de natación no cesa de crecer. Pese a que el BOE fijó el pasado 16 de mayo que la apertura de piscinas para uso deportivo no podría llevarse a cabo hasta la fase 2, algunos clubes en fase 1 han luchado denodadamente por conseguir que se anticipase el arranque.

Ayer lunes los clubes de natación ubicados en territorios que entraron en Fase 2 pudieron abrir sus piscinas, aunque restringidas a un nadador por calle y por un tiempo limitado. Otros clubes, sin embargo, son conscientes que aún deberán esperar a principios o mediados de junio para poder ver bañadores en sus instalaciones.

CMDsport ha contactado con diez de los clubes deportivos de natación más relevantes del país para comparar qué perspectivas y planes de reapertura tiene cada una de esas entidades.

CLUB NATACIÓ BARCELONA

El club decano de la natación en España, el Club Natació Barcelona, ha liderado un movimiento en el que ha pedido al Gobierno central poder anticipar la apertura de las piscinas, de la fase 2 a la fase 1. El comunicado, entregado al Consejo Superior de Deportes, tenía el respaldo de buena parte de las principales entidades de natación del país, pero aún no ha obtenido una respuesta formal. En él se defendía la necesidad de anticipar el regreso para ayudar económicamente a los clubes tomando medidas de control de acceso, movilidad diferenciada en sentido único y programas de desinfección.

El Club Natació Barcelona elaboró un extenso protocolo de hasta 49 páginas que ha servido como ejemplo para otras entidades del sector. Esta entidad, con 6.500 socios, reabrió ayer lunes parte de sus instalaciones.

A la espera que se atienda su petición, no podrá abrir las piscinas ni otras zonas puntuales hasta que su territorio alcance la fase 2 de la desescalada.

El resto de instalaciones del club abrieron ayer con un sistema de reserva de cita previa, franjas horarias para distintos colectivos (mayores de 65 años, menores de 14 años, secciones deportivas y resto de usuarios) y restricciones de aforo.

CLUB NATACIÓ MATARÓ

Como el Club Natació Barcelona, el resto de clubes tiene prácticamente listos sus protocolos de cara a la vuelta a la actividad. En el Club Natació Mataró, el coronavirus les ha permitido celebrar la primera liga femenina de waterpolo de su historia. La entidad abrirá las instalaciones que les permitan. Su presidente, Joan Gros, se queja de que no puedan abrir las piscinas hasta la fase 2 pese a las evidencias de que el virus no sobrevive en agua con cloro: “El único riesgo son los vestuarios, lo mismo que si estás en un campo de fútbol”, lamenta.

El dirigente de esta entidad reconoce que ya están divulgando a sus socios un borrador de protocolo sujeto a las medidas que puedan concretar las autoridades en las próximas semanas. Su intención es que, con este protocolo, puedan haber hasta 1.000 socios al día repartidos por distintas franjas horarias que aún deben concretar. A falta de medidas concretas, el Club Natació Mataró ha elaborado su particular protocolo a partir de escuchar a otras entidades del sector.

Su mayor preocupación es poder salvar la temporada de verano abriendo las piscinas a principios de junio. “Los meses con mayor captación de socios que tenemos son mayo y junio. Nadie se ha hecho socio en estos meses. Tengo dudas si lo recuperaremos en julio y agosto. Es como si un fabricante de helados no puede vender nada en verano, esto nos hará daño”, confiesa Gros.

La entidad tuvo que pedir créditos ICO para cumplir con sus obligaciones financieras. El presidente de este club reconoce que están sufriendo problemas de tesorería porque han padecido una importante caída de socios, acompañada de la reducción de otros ingresos importantes como los cursillos escolares o los campus de equipos extranjeros. “Afortunadamente tenemos un colectivo de gente con una vinculación que va más allá de la de simples usuarios de instalaciones. Esa base hará que no peligre la viabilidad del club”, concluye.

CLUB NATACIÓ TERRASSA

Por su parte, el Club Natació Terrassa regresó a la actividad ayer lunes 25, permitiendo a sus socios jugar a pádel, tenis y frontenis. El resto de instalaciones no se habilitarán hasta el 8 o el 15 de junio, según prevé el club. Se controlará la temperatura en el acceso, se limpiarán pies y manos, y se han reducido los aforos de los espacios. Para estos deportes hay normativas estrictas, como no tocar los elementos de las pistas (redes o cristales), así como la obligatoriedad de llevar las pelotas marcadas con colores diferentes.

El Club Natació Terrassa tenía 18.000 socios en marzo, pero por culpa de la pandemia del coronavirus ha perdido cerca del 20% de su masa social y ha tenido que pedir financiamiento por valor de 700.000 euros.

CLUB NATACIÓ SABADELL

Para el Club Natació Sabadell el panorama no es muy distinto del de sus vecinos anteriormente citados. Por el momento no facilitan datos de pérdida de socios, aunque el golpe ha sido igualmente duro. Este club espera poder abrir la totalidad de sus instalaciones en la fase 2.

Por ahora, no ha anunciado ni una apertura parcial ni tampoco su particular protocolo. “A nivel de club estamos preparando todos los parámetros que nos piden, pero esperando a ver que van diciendo”, reconocen fuentes de la entidad a CMDsport.

CLUB NATACIÓ SANT ANDREU

El Club Natació Sant Andreu reabrirá parcialmente sus instalaciones el próximo miércoles 27 de mayo. Permitirá a sus socios acceder a las pistas de tenis y pádel, así como a su centro de estética y a hacer entrenamientos personales. El resto de espacios no abrirán hasta la fase 2.Desde ayer lunes se permite hacer reservas de instalaciones. Han establecido que hay que llegar cambiado de casa 15 minutos antes del uso de cada servicio. Se pueden utilizar los armarios de los vestuarios, pero no las duchas.

Además, hay que llevar mascarillas, se toma la temperatura y se realizan desinfecciones constantes.

REAL CANOE NATACIÓN CLUB MADRID

El Real Canoe Natación Club de Madrid celebró el pasado mes de febrero los 90 años de existencia. Su director gerente, Gregorio García, reconoce que están “ilusionados” al empezar a ver la luz al final del túnel tras casi tres meses cerrados. Su previsión es abrir sus instalaciones el próximo 1 de junio, a excepción de las piscinas, que tendrán que esperar algo más. “Llevamos casi dos semanas preparando todas las medidas, y aunque al menos podamos abrir el gimnasio, el pádel, el gimnasio, la peluquería o el servicio de fisioterapia, es bonito volver a darle vidilla al club, que parecía una ciudad fantasma”, confiesa.

El Real Canoe cuenta con siete piscinas que, calculan, podrán albergar unos 32 usuarios cada hora a partir de la fase 2. Uno por carril. Y con cita previa, claro.

García destaca el compromiso de sus 6.300 socios para mantener a flote la entidad. “Hemos tenido más suerte que otras entidades, ya que no hemos llegado al centenar de bajas”, expone.

El Real Canoe que se encontrarán los socios, a su vuelta, será un club equipado con máquinas separadas “a más de dos metros” para garantizar la máxima tranquilidad e higiene. “Al socio le van a gustar mucho todas las medidas, que no son pocas”, cuenta su director general. García, que celebra que en una semana podrán levantar algunos ERTE, lamenta el “politiqueo” que ha habido a la hora de decidir qué protocolos o fechas habían de cumplir algunos clubes, ya que han ido cambiando en función del organismo. “Es una contradicción tras otra. Ahora empezarán a entrenar deportistas de alto nivel, pero también decían que podían hacerlo hace diez días”.

CLUB NATACIÓN METROPOLE

Esos problemas también se los encontró el Club Natación Metropole, de Las Palmas de Gran Canaria. Esta entidad informó el pasado 9 de mayo a sus socios que el día 12 de mayo abriría sus puertas, pero se topó con un anuncio del BOE prohibiendo explícitamente abrir las piscinas, algo que les cogió por sorpresa.

Sin embargo, desde ayer lunes, con la entrada ya en la fase 2, la entidad pudo abrir su gimnasio, las pistas de tenis, frontenis, pádel y sus piscinas con cita previa, aforo limitado y turnos horarios.

En su protocolo de apertura contemplan el uso de los vestuarios, aunque puntualizan que su uso será regulado por el personal del club, y que cada persona los podrá usar un máximo de 15 minutos.

CLUB NATACIÓN SANTA OLAYA

También de enhorabuena están en GIjón. El Club Natación Santa Olaya, que cuenta con unos 16.000 socios, pudo empezar a hacer uso ayer lunes, 25 de mayo, (fecha en la que Asturias entró en la fase 2) de sus distintas instalaciones, que incluyen cuatro piscinas. Lo hicieron con limitaciones, solamente para socios y con reserva previa, así como con el aforo de una persona por calle.

CLUB NATACIÓ ATLÈTIC BARCELONETA

“Seguimos sin novedades en relación a la fase en la que el club podrá abrir sus puertas. Pedimos un poco más de paciencia para poder disfrutar de nuestras instalaciones”.

Estas frases, extraídas de un comunicado publicado el pasado 19 de mayo en la web del Club Natació Atlètic-Barceloneta, son extrapolables a prácticamente todos los clubes que utilizan instalaciones de titularidad municipal. Aquellos que dependan de la administración pública ya saben que tendrán que esperar más que los privados.

CLUB NATACIÓ CATALUNYA

El Club Natació Catalunya, también de Barcelona, se encuentra en la misma situación. “El problema de los Centres Esportius Municipals es que dependemos de decisiones del Institut BCN Esports (Ayuntamiento de Barcelona). Parece que estos han dicho que podremos abrir en la fase 3, pero aún no hay nada seguro”, relata a CMDsport su directora de comunicación, Natalia Torné.

En el Club Natació Catalunya prevén abrir a mediados de junio, priorizando las actividades al aire libre, que serán más cortas y con menos gente.

Ya tienen claras algunas medidas que tomarán a la vuelta, como la estructura de los vestuarios (una ducha sí, una no…) o el acceso (será a través de la app o el carnet, en lugar de la huella dactilar), que quedarán supeditadas al visto bueno del Institut BCN Sports. A la espera de conocer qué instalaciones podrán abrir y en qué fechas, ya asumen que será prácticamente imposible organizar el campus de verano, dado que todos los trabajadores de la entidad están afectados por un ERTE.

CLUB NATACIÓN ECHEYDE

Aún más delicada es la situación del Club Natación Echeyde, una entidad de Santa Cruz de Tenerife. La misma, dedicada básicamente al waterpolo, comparte con otras cuatro entidades la piscina municipal Acidalio Lorenzo. Ayer lunes, en las Islas Canarias entraron en la fase 2, lo que les debía permitir retomar la actividad para uso deportivo, con preferencia para clubes y deportistas federados (está previsto que lo hagan este miércoles 27 de mayo), pero su alegría puede ser efímera. Y es que el personal de mantenimiento que cuida estas instalaciones deportivas ha amenazado con una huelga indefinida a partir del próximo lunes 1 de junio.

La concesión de la limpieza la tiene una empresa, Sotec, que debe entre seis y siete mensualidades a hasta siete trabajadores.

Pese a los intentos de la corporación municipal de solucionar este problema, la situación es delicada, dado que la concesión expira el próximo mes de octubre, y nadie quiere asumir el coste de la rescisión de dicho contrato. “Si el día 1 de junio la empresa de mantenimiento no está presente en la instalación, cierran la piscina y no pueden contratar a otra”, lamenta David Rivas, presidente del CN Echeyde.

Mientras se espera el desenlace, el dirigente de esta entidad canaria se queja de la falta de proactividad de las instituciones públicas. “Seguimos a expensas de qué protocolo activar, dado que nos llegaron a mandar un documento donde nos decían que hiciéramos nosotros  un protocolo, cuando son ellos quiénes deben hacerlo y nosotros adaptarnos”, expone.

De momento tienen previsto seguir las recomendaciones de la RFEN, aunque reconocen que algunas son medidas excesivas, como la desinfección de los balones con una solución de agua con lejía o la de las superficies al aire libre cada vez que alguien salga del agua. Sus deportistas tienen que entrenar en el mar mientras siguen a la espera de que las autoridades les dicten a partir de qué fecha pueden volver a la piscina.


No hay comentarios

Añade el tuyo