ESENCI@L

Refuerzan su propuesta de servicios de entrenamiento personal

AnyósPark, el complejo turístico que aspira a ser la referencia deportiva de Andorra

Vinculan el aumento de sus tarifas a una ampliación y mejora de sus servicios

fc1ea97a0973dc3d97b80a6029594459

AnyósPark cuenta con una amplia zona de fitness con vistas a la montaña equipada con maquinaria de última generación Technogym

(29-8-2022) Integrado dentro de un complejo turístico de ocio y bienestar, el centro deportivo de AnyósPark, en Andorra, apuesta por la mejora constante de su servicio premium como clave para consolidarse como el centro deportivo de referencia en el país.

Mucho más que un simple resort turístico ubicado entre montañas. La oferta deportiva y de fitness es un destacado valor añadido para AnyósPark, complejo que aspira a convertirse en una referencia en Andorra también por los servicios que ofrece a nivel de actividad física. Un centro atípico por su ubicación e instalaciones que aspira a consolidarse como la gran referencia a nivel deportivo en este país. 

Acogen tanto a deportistas profesionales como a amateurs, y a diferencia de lo que les ocurre a los centros deportivos en España, su competencia no son otros centros, sino una naturaleza que ofrece un infinito abanico de posibilidades deportivas en cualquier época del año. “El entorno deportivo que tenemos nos impide hacer los cambios más rápido”, admite a CMDsport el director general de AnyósPark, Antonio Rodríguez. Esta enseña es uno de los integrantes de la asociación Fitness10, que aglutina una decena de prestigiosos centros deportivos de la Península Ibérica. 

SUBIR SERVICIOS PARA PEDIR MÁS

El debate sobre el pricing también es frecuente en un país, Andorra, donde son los centros deportivos municipales quienes ocupan el vacío por la ausencia de operadores privados del segmento low cost. Desde AnyósPark admiten que consideran que sus cuotas aún tienen “recorrido”, hasta el punto que si quisieran darle un valor de mercado ajustado a su actual propuesta de valor, deberían moverse entre los 180 y los 200 euros al mes. “El problema es que la gente no nos seguiría. Tenemos que hacerlo sin prisa, de forma progresiva y prudente, consolidando lo que tenemos”, lamenta Antonio Rodríguez. 

El resort turístico AnyósPark tiene muy clara la propuesta de valor necesaria para lograr que sus clientes les vayan acompañando en las progresivas subidas de cuotas que quieren implementar en los servicios deportivos en los próximos 5 años. “Teníamos unos precios que no estaban alineados con las mejoras implementadas, que estratégicamente pretenden ubicarnos en una franja de precio medio de unos 120 euros”, reconoce Rodríguez. 

Este es su objetivo de cara a 2027. De momento, solo una de sus cuotas supera ese precio, la mensual (130 euros). El resto de abonos que ofrecen, por un periodo mayor, suponen significativas rebajas con respecto al precio mensual medio en el que quieren posicionarse: desde 113 euros al mes la cuota trimestral (340 euros en total); 105 la mensual (630 en total) y 86 la anual (1.040). Unas cifras moderadas si se compara con las de otros centros deportivos premium de España, que pueden llegar a duplicarlas. 

En AnyósPark no vinculan sus subidas de cuotas a los incrementos de costes, sino a la mejora de sus servicios e instalaciones. “Primero damos y, luego, hacemos partícipes a los socios del coste que puede tener esa mejora”, detalla. “Invertimos para tener el mejor producto posible, de forma que esté actualizado con todas las novedades que van saliendo”, añade Rodríguez. 

La renovación y actualización constantes son uno de los factores distintivos de este resort turístico, que no aparenta los 35 años de vida que acumula a sus espaldas. Actualmente cuenta con un espacio de más de 18.000 metros cuadrados, buena parte de ellos destinados al deporte, que incluyen desde una sala de fitness con tecnología de última generación a salas de actividades dirigidas, pasando por piscinas, la única pista de tenis cubierta que hay en Andorra y también una de pádel. 

AnyósPark cuenta con dos piscinas interiores y una de exterior

APUESTA POR LA PERSONALIZACIÓN

En los últimos 12 meses han incorporado más entrenadores y han añadido dos nuevas salas: una orientada al boxeo y otra, con tecnología, destinada a modalidades como pilates o yoga. Éstas se suman a una sala de 120 m2 que se había creado pocos meses antes y que se destina exclusivamente al entrenamiento personal, una tendencia creciente en el sector del fitness y que ya supone una importante fuente de ingresos para este establecimiento. La apuesta, sin embargo, viene de lejos, dado que en los últimos cinco años han doblado el número de clases.

La compañía ha invertido varios millones de euros en éstas y otras mejoras para sus espacios deportivos en los últimos años. Pero la particularidad de este centro deportivo es su integración dentro de un resort turístico que ofrece sinergias entre sus distintos servicios. La última novedad incorporada para el complejo en su conjunto es la creación de un parking que les permitirá añadir unas 200 plazas más para sus clientes. 

APUNTAN A INGRESOS PRE COVID

Desde AnyósPark reconocen que su recuperación de la pandemia está siendo “bastante positiva”. Entre 2020 y 2021 dejaron sus instalaciones aquellos usuarios que menos frecuentaban sus instalaciones y se han quedado unos perfiles “hiperactivos”: sus picos de asistencia diarios han pasado de los entre 800 y 900 usuarios que podían registrar en 2019, a los más de 1.200 que han llegado a alcanzar en los últimos meses. Esto supone un crecimiento a nivel de usos cercano al 30%.  

Pese a registrar aún entre un 5% y un 8% menos de socios en su división deportiva, Rodríguez ve factible superar este 2022 los ingresos generados en el último año previo al estallido del covid si el último trimestre del año les es favorable. AnyósPark intenta apostar por un público familiar a través de una oferta transversal que incluye escuelas deportivas para todas las edades, desde los más pequeños a los más mayores. 

El centro deportivo de la instalación acoge tres tipos de usuarios distintos: socios habituales, personas que se alojan temporalmente en el complejo turístico y visitantes puntuales. El centro también aspira a captar parte de los nuevos ciudadanos que Andorra está intentando captar ofreciéndoles mejores condiciones a nivel de calidad de vida, empresarial, fiscal o de seguridad. Su target es claro: clientes sin problemas para pagar siempre y cuando el servicio esté acorde al precio pagado. 

Desde AnyósPark admiten que el suyo es un centro “atípico” dado que se encuentra integrado dentro de un complejo turístico en el que conviven y se retroalimentan los distintos servicios. Ejemplo de ello es la millonaria inversión que ha realizado la compañía para crear un nuevo parking incrustado en la montaña y que sirve para ampliar la capacidad del recinto en varios centenares de plazas más para todos sus clientes. 

ESTUDIAN MEDIDAS DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

Antes de la pandemia, AnyósPark decidió aplazar la implementación de distintas medidas de eficiencia energética en sus instalaciones. Entonces, como les ocurrió a otras empresas del sector deportivo, consideraron que no resultaba necesario afrontar una inversión que, por otro lado, no les permitía aprovechar ni comercializar un posible excedente de energía. 

Ahora el escenario ha cambiado. Con las subidas de costes energéticos, la compañía vuelve a tener sobre la mesa un estudio energético que podría aprobar en los próximos meses. Su previsión pasa por lograr autogenerarse, a través de placas fotovoltaicas que instalarían en sus distintos edificios, entre un 40% y un 60% de la energía total que consumen. El marco legislativo actual, por otro lado, sí les permitiría ahora monetizar e introducir en la red la energía generada que no usasen. 

TRES CENTROS URBAN GYM

Además de AnyósPark, la compañía gestiona otros tres centros bajo la marca Urban Gym,  que actúa como su “hermano pequeño”. Los tres gimnasios de esta enseña se encuentran repartidos en distintas ubicaciones del país (en Andorra La Vella, Canillo y Arinsal). Son centros urbanos, más pequeños y con unas cuotas de socio más bajas: 72 euros al mes la cuota mensual, 200 la trimestral (66,6 euros al mes) y 744 la anual (62 euros al mes). 

“Es una fórmula que nos complementa muy bien, nos permite cubrir necesidades que fueron surgiendo, como poder dar servicio a aquella gente que quiere hacer deporte al salir del trabajo y no tiene tanto tiempo para desplazarse entre semana”, expone Antonio Rodríguez, quien no descarta ampliar el número de centros UrbanGym en el futuro. Entre las cuatro instalaciones aglutinan, actualmente, alrededor de 2.500 socios.


No hay comentarios

Añade el tuyo