ESENCI@L

Se prevé un comportamiento de los clientes similar al de pre-pandemia

Así piensan hacer frente los gimnasios a la estacionalidad veraniega

gimnasio playa estacionalidad verano

Los operadores fitness abogan por sacar partido a la omnicanalidad para mantener el vínculo con los clientes más allá de las paredes del gimnasio este verano.

(15-6-2022). El fitness español vaticina un verano con unos datos de estacionalidad similares e incluso superiores a la pre-pandemia, preparándose para mitigar las previsibles bajas con estrategias que buscan mantener el vínculo con el cliente. Para ello, las plataformas online cogen fuerza como aliados estivales.

El fitness español afronta un verano que prevé de total normalidad, es decir, con una marcada estacionalidad que recuerde a la de los años pre-pandemia.

Tras meses de una tendencia alcista en la captación y recuperación de socios, erigiéndose el mes de mayo con el mejor dato de recuperación desde la reapertura de los gimnasios, el sector se ha adentrado en junio con una certeza; comienza una época de vacas flacas.

Hacia la normalidad pre-pandemia

Así coinciden varios operadores de fitness consultados que prevén que entre los meses de junio y julio se produzca un cambio de tendencia que lleve a una disminución en el ritmo de altas y un incremento en el de bajas. En palabras del Ceo de la cadena Dreamfit, Rafael Cecilio, “después de dos años muy sufridos y de una incertidumbre futura como consecuencia de la guerra en Ucrania, la inflación y una posible recesión, la población tiene más ganas de disfrutar del verano”.

Como consecuencia de ello, “las alternativas de ocio ganan fuerza, afectando a la volatilidad de la demanda”, añade Juan del Río, Ceo de la enseña Vivagym, la cual calcula una pérdida en sus gimnasios del 6% de la clientela entre los meses de junio y julio, “a recuperar entre agosto, septiembre y octubre”, señala.

Porcentaje de desde la enseña boutique Sano Center elevan hasta un 15% de la clientela, siendo más acusada la baja de clientes en los clubes situados en zonas interiores, según apunta la responsable de operaciones de la cadena Amaya Navarro, quien augura que este año los españoles realizarán más desplazamientos y viajes, en consonancia con el aumento de oferta turística que se está produciendo.

Un comportamiento de la clientela que, tras dos años de restricciones y cambios constantes de patrones, la mayoría de operadores parece asumir con una cierta tranquilidad y conformidad. Para Carlos Castañeda, Ceo de Fitup, la estacionalidad veraniega es “un aspecto más de nuestra ansiada normalidad”, agradeciendo, en este sentido, que “las cosas vuelvan a estar como las conocemos”.

Tecnología, aliada contra la estacionalidad

A pesar de mostrar satisfacción por el retorno de un patrón habitual del pasado, los operadores no parecen querer resignarse a la pérdida temporal de clientes, buscando fórmulas que dificulten romper el vínculo con la instalación deportiva y, sobre todo, asegurar la vuelta a la rutina en septiembre.

A las típicas ofertas de cuotas para los meses de verano o las fórmulas de congelación de abonos, crece con fuerza este año el uso de las nuevas tecnologías como recurso para intentar paliar la estacionalidad. Intensificar el contacto en redes sociales es uno de ellos, pero sobre todo sacar partido a esas plataformas online desarrolladas ‘in extremis’ durante la pandemia y que tanto consiguieron sustentar los negocios fitness en los meses más duros del 2020, y que a día de hoy se han convertido en un tentáculo más de la oferta fitness en su camino hacia una omnicanalidad completa.

Llama la atención que, a pesar de pequeñas diferencias en el abordaje de la estacionalidad por parte de los distintos modelos de negocio, el uso de las plataformas online se erige como solución para todo tipo de negocios fitness, habiéndose convertido en un valioso recurso para mantener el contacto con el cliente fuera de las paredes de la instalación deportiva, incluso durante las vacaciones. No en vano, la importancia de cuidar la salud y el bienestar a través de la actividad física ha calado entre la sociedad, y los negocios fitness son conscientes de ello no queriendo perder la oportunidad de extender el vínculo entre proveedor de bienestar y salud y cliente, en escenarios de ocio veraniego.

Prioridad, evitar la baja

La mayoría de operadores abogan por unas estrategias muy similares que persiguen un último objetivo; evitar la baja de socios de la instalación deportiva. Para ello, se opta por ofertas, ventajas económicas y servicios complementarios que hagan pensar al usuario que vale la pena mantener la suscripción.

Altafit

La cadena de gimnasios Smart Price dispone desde hace años de un programa especial de verano diseñado para que los clientes mantengan el vínculo con la marca. Como novedad este año, la enseña ha previsto potenciar el uso de su nueva plataforma OTT, Altafit Move, en la que se potenciará que los clientes mantengan su hábito de ejercicio físico mientras se encuentren de vacaciones.

Anytime Fitness

La cadena de gimnasios 24h y de proximidad presenta opciones para cada perfil de cliente, contando con la opción de congelación de cuota, que se ofrece a los socios con mayor permanencia en el gimnasio y considerados más fieles. Esta opción supone cobrar a dichos socios un 25% de la suscripción, en torno a 10 euros mensuales, garantizando mantener las condiciones de inscripción que se contrataron en su día, a la vuelta del periodo vacacional.

En el caso de los clientes con un perfil viajero, Anytime Fitness dispone del producto Remote Training, un programa con el que aseguran al socio que un entrenador mantendrá el contacto ininterrumpidamente, e interactuando con comunicaciones de valor y compartiendo entrenamientos específicos y personalizados.

Para la clientela en general, la cadena apuesta por una campaña de verano con una permanencia mínima de 3 meses, ofertando junio, julio y agosto por 99 euros.

Pero, sin duda, la tecnología será la punta de lanza de Anytime Fitness este verano, a través de la app que ofrecerá a los clientes con cuota congelada.

Bonasport

El centro deportivo dispone de una modalidad de baja temporal, mediante la que los socios se aseguran mantener los derechos de matrícula, pagando un mantenimiento mínimo de 16 euros mensuales. La particularidad de este producto es que el periodo mínimo de baja debe ser de cinco meses, diseñado así para evitar las bajas exclusivas de verano.

Cet10

La cadena ofrece una fuerte oferta de campus, casales y colonias con las que asegurar un flujo de clientes entre los meses de junio y septiembre, y neutralizar así las bajas estacionales de los clientes habituales. Para ellos, Cet10 apuesta por intensificar el contacto con los clientes a través de las redes sociales y dotar de mayor relevancia a la plataforma online.

Dreamfit

La enseña de gimnasios Smart Price aboga por realzar el valor añadido de su propuesta, recientemente renovada, exaltando la calidad de sus instalaciones, el servicio, la oferta de ocio saludable, así como reforzar el mensaje de la importancia de practicar actividad física. Con todo, esperan un repunte de bajas de clientes que estiman poder recuperar entre los meses de septiembre y octubre.

Fitup

Desde Fitup se considera un escollo para frenar la estacionalidad el hecho de no cobrar matrícula en la inscripción a sus gimnasios. Sin embargo, cuenta con estrategias como la bautizada como Eassy Pass, la cual pone en marcha cada mes de junio.

Se trata de un producto mediante el cual el usuario autoriza a la cadena a realizar un cobro en septiembre o cuando vuelva y, a cambio, le ofrece la gestión de alta automática y un bono de descuento en algunas plataformas de productos fitness para entrenar en casa o de vacaciones con las que Fitup mantiene acuerdos.

Infinit Fitness

La mayor parte de los contratos de la cadena son de carácter anual, que enfatizan a través de unas bonificaciones. De este modo, asegura poder neutralizar el efecto de la estacionalidad, con unas condiciones de congelación muy concretas, como por enfermedad o por desplazamiento laboral justificado.

Este verano, además apuesta fuerte por el concepto de gimnasio híbrido, dirigiendo al cliente para que entrene indistintamente en el gimnasio, en el hogar y al aire libre.

Desde la cadena consideran “incoherente” con “nuestra atención personalizada” el dar la oportunidad a un cliente de causar baja por vacaciones. “No tiene sentido que un cliente a quien acompañas todo el año en su forma física deje de entrar porque se vaya de vacaciones. Puede hacerlo unos días, pero si se abandona un mes, volverá en mal estado de forma”, afirman con un pensamiento convertido en argumento de venta.

Sano Center

Más allá de estrategias concretas, esta cadena boutique considera que todos los mecanismos que se oferten tienen que ser con opciones abiertas, “que permitan al cliente tener libertad y posibilidad de personalización según los periodos vacacionales o motivos personales”.

Todas las medidas pensadas para contrarrestar la estacionalidad estival que ponen en marcha los centros Sano se inician en mayo, según la cadena, para mantener el máximo número de clientes en los siguientes meses.

Entre las estrategias más usadas en los meses de julio y agosto se encuentran la sustitución de sesiones cerradas por tarifas planas de 20 ó 24 sesiones a consumir entre el 1 de julio y el 31 de agosto. Una promoción que incluye la opción de invitar a 2 ó 4 amigos o familiares.

Smarfit

La cadena Smarfit cuenta con opciones de congelar cuotas para periodos de uno o dos meses, con el pago de una pequeña cuota de mantenimiento. También dispone de plataforma propia de entrenamiento virtual, cuyo uso enfatiza en los meses de verano.

Todos los esfuerzos se centran en conseguir que los clientes opten por una excedencia en vez de una baja, con una campaña centrada en la importancia de mantener la rutina deportiva.

Vivagym

Como el resto de operadores, la enseña Vivagym también ofrece a sus clientes la opción de congelar la mensualidad, vinculando la acción a un valor añadido que permita navegar por la plataforma online en su versión premium.

Aunque, el objetivo principal es que se mantengan en activo el mayor número de socios, por lo que en este periodo enfatiza el despliegue de acciones de fidelización para conectar con los socios y mitigar el impacto de la estación veraniega. Tarea para la que la comunicación ejerce un papel primordial, con campañas dirigidas a ensalzar de forma positiva conceptos como el verano, la salud, la nutrición y la plenitud de vida.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo