ESENCI@L

Aumenta la inquietud en Europa por el creciente “poder” de las plataformas intermediarias

Se sitúan como una tendencia de presente a estudiar por la industria

plataforma-intermediaria

Los operadores de fitness aplauden que atraigan nuevos clientes al mercado. Sus detractores lamentan que el modelo de negocio de las plataformas intermediarias causa un impacto negativo directo en el valor y la política de precios de los clubes.

(4-4-2019). Ante el mayor protagonismo que van adquiriendo las plataformas intermediarias en el mercado del fitness, la incertidumbre sobre los efectos que puede causar su actividad en la industria crece. Detractores y defensores muestran sus argumentos, apelando a los operadores a no mirar más hacia otro lado y “aceptar que están aquí para quedarse”.

La evolución protagonizada por las plataformas intermediarias en la industria del fitness en los últimos años ha puesto en alerta al mercado europeo que se muestra expectante sobre la evolución que puede seguir este modelo de negocio y, más importante aún, los efectos que su actividad pueden causar en la industria.

Así se percibió ayer durante la celebración del 6º European Health & Fitness Forum, organizado por EuropeActive como antesala de la feria FIBO en Colonia, Alemania. La misma EuropeActive, junto a Deloitte, sitúan a las plataformas intermediarias como una de las principales tendencias de este 2019 en su European Health & Fitness Market Report 2019, y son varias las voces que se alzaron durante el congreso con el objetivo de poner la atención sobre estas empresas.

Dos caras de una misma moneda

La realidad es que con el crecimiento experimentado en los últimos cinco años por las principales plataformas intermediarias, no hay operador de fitness en Europa que no sienta, como mínimo, curiosidad por la evolución de este modelo de negocio. Sin embargo, aunque el interés y la inquietud están presentes en muchos profesionales del sector, no existe aún un consenso claro sobre la postura a tomar frente a estas propuestas, existiendo defensores y detractores a partes iguales.

Nuevos clientes

Dentro de la visión positiva, el mismo informe de EuropeActive y Deloitte destaca argumentos como el hecho de que “ejercen un impacto positivo en la industria”, en tanto que “contribuyen a difundir el mensaje de la necesidad de adoptar un estilo de vida más saludable en la sociedad”. Del mismo modo, “disponen de argumentos, ya sea el precio o la flexibilidad, que actúan rompiendo barreras de acceso a los gimnasios en determinados segmentos de población”, analiza el mismo informe.

Y, por encima de todo, “atraen a las instalaciones deportivas usuarios que no habían pisado nunca antes un gimnasio” y, en el caso de los modelos B2B, “ofrecen al sector del fitness todo el segmento corporativo”, el cual se había resistido hasta la fecha a esta industria.

Incidencia sobre la política de precios

En el otro extremo se sitúan voces como Stephen Tharret, cofundador de ClubIntel, que actuó en la jornada de ayer como ponente. Para este profesional, las plataformas intermediarias “son peligrosas”. Y justifica su valoración aportando argumentos como el hecho de que “se ponen entremedio del club y del cliente, lastrando poder de la instalación sobre este usuario”. Asimismo, advertía, “las plataformas intermediarias impactan directamente en la política de precios de los gimnasios, alimentando la cultura del descuento”. Un concepto, el descuento, sobre el que Tharret se muestra completamente en contra, señalando que se trata de una medida “negativa”, puesto que “la empresa pierde valor inmediatamente, se sugiere a los clientes que no vales lo que proclamas, baja la reputación de la compañía y hace decrecer los ingresos, viéndonos obligados a vender más, porque no se compensa el descuento con un incremento sustancial de clientes”.

El informe de EuropeActive y Deloitte aporta un punto de vista más, y es que “promueven la modalidad de pago por uso que, para los clubes, es más inestable económicamente que la cuota mensual”.

Aprender a convivir

En una posición intermedia se sitúa Sir Graham Watson, presidente de EuropeActive, quien apuntó a CMDsport su percepción de que “es una tendencia fuerte que amenaza el negocio del fitness tal y como lo conocemos ahora, pero no se puede negar su poder de captación de nuevos clientes”. Con lo cual, concluía, “es necesario aprender a vivir con las plataformas intermediarias”.

El crecimiento que algunas de las compañías que operan en este segmento han protagonizado en los años recientes ha puesto el foco sobre las plataformas intermediarias. Incluso el sector financiero se ha interesado por este mercado. Muestra de ello son algunas operaciones realizadas durante el pasado 2018, como la compra de Gymforless por parte de Sodexo, la inversión de Waterland en la plataforma alemana Hansefit, o la compra por parte de Urban Sports Club de FiTrate.

La industria del fitness ve en las plataformas intermediarias potencial y, a la vez, una amenaza. Desde EuropeActive se invita a los operadores a “pensar qué posición quieren tomar frente a estas empresas” y, en el caso de buscar una colaboración, “encontrar la fórmula que mejor se adapte a las necesidades del club y de la que ambas partes saquen provecho”.

En el caso de las plataformas intermediarias, EuropeActive les insta a “afrontar su mayor reto, el de conseguir que sus propuestas sigan atrayendo a más y más clientes”.


No hay comentarios

Añade el tuyo