ESENCI@L

Manifestación en Plaza Sant Jaume

Barcelona, por la salvación del gimnasio cooperativo Sant Pau

Salvem el Sant Pau gimnasio social

Activistas despliegan unas letras con el hashtag #SalvemElSantPau.

(21-11-2016). Los ciudadanos se movilizan con una manifestación en Plaça Sant Jaume y todos los partidos con representación en el Ayuntamiento se muestran partidarios de salvar un proyecto que tiene una orden de desalojo para el próximo mes de enero.

Usuarios y simpatizantes del gimnasio cooperativo Sant Pau de Barcelona se han manifestado este domingo en la Plaza Sant Jaume de Barcelona. Lo han hecho para advertir de que “van a plantar cara a la Barcelona de postal”.

Durante el acto se han hecho todo tipo de actividades que se realizan habitualmente en el gimnasio como tonificación, capoeira, deacroyoga o boxeo, entre otras cosas; aunque lo que lo hace realmente especial es que tiene vestuario específico para ‘trans’, admite simpapeles (hasta tiene un convenio con el Sindicato Mantero), trabaja con el Casal dels Infants del barrio y organiza sesiones de natación para bebés con madres musulmanas (el 65% de los socios son migrantes), que se pueden bañar vestidas sin que nadie las juzgue. Hasta han llegado a acordar con adolescentes que si traían buenas notas, no pagaban.

El Sant Pau es un gimnasio cooperativo gestionado por sus propios trabajadores desde 2012, cuando compraron el centro a la familia Samaranch por un euro (y 50.000 de deuda). La actual deuda está en 20.000 euros y han sido denunciados por impago, lo que se ha traducido en una orden de desahucio para el proximo 1 de enero. Según informa la revista Playground en un reportaje, por el gimnasio pasan unas 700 personas al año y se necesitarían unos 150 socios más para el plan de viabilidad.

Todos los grupos políticos quieren salvarlo

Además de las movilizaciones ciudadanas, parece que sus representantes también van en la misma línea. Aunque el miércoles pasado la comisión de Urbanismo del consistorio barcelonés no aprobó la propuesta de la Cup, que consistía en expropiar el edificio como método para salvar el gimnasio, todos los grupos se mostraron partidarios de salvar el proyecto y este martes tienen una reunión con la cooperativa.


No hay comentarios

Añade el tuyo