ESENCI@L

Durante 2021, segundo año pautado por los efectos de la pandemia

Basic Fit, Evofit y Fitness Park lideran la contenida expansión de los gimnasios low cost

La falta de socios frena la expansión de esta tipología de centros

120272988_3146906652086728_6536517057272734393_n

Basic Fit, con 11 aperturas, fue la cadena low cost más expansiva en España durante 2021.

(29-12-2021) Los gimnasios low cost despiden un 2021 que se ha alejado mucho de sus previsiones iniciales. La recuperación de socios de este segmento se ha visto truncada por los cierres y restricciones que se han seguido arrastrando, factor que ha tenido un impacto directo en las aperturas, muy comedidas, de nuevos gimnasios.

Solo tres cadenas de gimnasios low cost han inaugurado más de un gimnasio en España este 2021. Dos de ellas, Basic Fit (Países Bajos) y Fitness Park (Francia), son extranjeras, mientras que solo Evofit (gallega) es española. Este dato resume a la perfección lo que ha representado este año para el segmento más golpeado por la pandemia. 

Mientras que las cadenas nacionales han vivido un año de resistencia, las extranjeras han logrado ganar algo de presencia gracias al empuje de inversiones extranjeras. Vivagym, Dreamfit, Fitup o Smartfit solo han abierto un nuevo gimnasio este año, mientras que otras marcas como Altafit, McFit, Bf+Fit (Body Factory), AB Fitness o L’Órange Bleue se han mantenido en las cifras de centros que tenían en diciembre de 2020. 

Basic Fit, Evofit y Fitness Park fueron las cadenas low cost que inauguraron más gimnasios en España en 2021

“Hay mucho movimiento detrás del escenario a nivel corporativo, de planes de expansión y desarrollo de nuevos modelos, pero los operadores se están tomando el tiempo necesario para encontrar un escenario más propicio”, confiesa a CMDsport un alto directivo de una destacada empresa de equipamientos de fitness. 

Lo cierto es que la mayoría de las cadenas mencionadas proyectó antes de la pandemia ambiciosos planes de crecimiento, pero los mantiene congelados hasta nueva orden porque entienden que ahora no es un momento adecuado. De cara a 2022, son muchas las cadenas que esperan retomar sus expansiones, pero todas ellas están condicionadas por el avance de la pandemia y de lo que permitan las restricciones en cada momento. 

Si el escenario acompaña, Basic Fit aspira a alcanzar los 100 centros (46 más de los que tiene ahora), Altafit y Vivagym prevén inaugurar una decena de centros, mientras que otras cadenas como Fitness Park y Dreamfit han desvelado cinco o seis, pero dejan la puerta a aumentar el número a medida que avance el año. 

La gran mayoría de cadenas de gimnasios low cost que operan en España han vivido crecimientos de efectivos nulos o mínimos durante este 2021. Fuente: archivo editorial de CMDsport y páginas web de las cadenas

MAYOR PÉRDIDA DE ABONADOS

La mayoría de estas cadenas no han podido desarrollar los planes de crecimiento previstos -algunos de ellos, congelados desde el estallido del covid, en marzo de 2020- porque su recuperación socios ha estado muy por debajo de lo esperado. Los datos de abonados que presentan enseñas como Vivagym y Dreamfit (-30%), Altafit y Smartfit (-26%) o FitUp (entre un -25% y un -35%) en relación a los que tenían en 2019, y que son extensibles al resto de operadores del sector, constatan cuál es el estado de salud de este segmento, que es el que necesita más volumen de usuarios dentro del sector del fitness.  

Esta tipología de centros es la que más movimiento de abonados sufre, no solo por su estacionalidad, sino por las particularidades contractuales que ofrecen: no acostumbran a exigir matrícula y son más propensos a lanzar ofertas temporales. Un factor al que se ha sumado otros vinculados a la pandemia: son centros grandes con una mayor densidad de usuarios en comparación con los concesionales o los boutique. 

Los datos de usuarios facilitados por las cadenas van en la misma línea del VIII Informe de mercado de las instalaciones deportivas elaborado por la consultoría Management Around Sports (Mas). El análisis, basado en datos obtenidos a lo largo de 2020, situaba la tasa de abandono de los centros smart price en un 12,8%, muy por encima de la registrada por las concesiones administrativas (7,5%) y el resto de instalaciones deportivas privadas (7,3%). 

Una tendencia que se ha mantenido a lo largo de este año por culpa de los cierres registrados durante el primer semestre en numerosas comunidades y, cómo no, por las restricciones que se han ido sucediendo: desde mascarillas en espacios interiores (la mayoría de low cost acusó no disponer de zonas outdoor) a los aforos reducidos en salas de fitness y clases colectivas, pasando por el certificado covid, que está teniendo un mayor peso a nivel de bajas en centros smart price que en los premium. 

SUBIDAS DE PRECIOS

Los gimnasios de bajo coste llegaron a España en 2009 como respuesta a la crisis financiera de la primera década de este siglo. Curiosamente, puede ser otra crisis, la provocada por el covid, la que vuelva a transformar este segmento. 

Y es que, según ha podido constatar CMDsport de mano de un gran número de operadores del sector, lo más probable es que, de cara a 2022, la práctica totalidad de tarifas de los low cost suban de precio. El menor volumen de socios, sumado al encarecimiento de costes de suministros, de alquileres y probablemente también de salarios, además del final de las carencias de los ICO obligan a las empresas del sector a revisar al alza las tarifas para compensar todas las subidas registradas este año.

2022 será, por tanto, un año clave para el segmento low cost, que deberá reinventarse con nuevos modelos de rentabilidad que en algunos casos les podrían acercar más al segmento de precio medio que a los low cost de hace una década. 


No hay comentarios

Añade el tuyo