ESENCI@L

Culminaron 2021 un 41,8% por debajo de 2019

BeUp se plantea cerrar 2022 con un 85% del volumen de negocio precovid

Esperará a consolidar sus centros antes de abrir un quinto

be Up BEC vaso de nado

BeUp inauguró un centro deportivo en el BEC de Barakaldo en septiembre de 2021

(11-2-2022) BeUp apunta a 2022 como un año de recuperación y consolidación de sus cuatro centros deportivos. La cadena de gimnasios espera concluir este ejercicio con un 85% de los ingresos que tenían en 2019. El año pasado lo cerraron un 41,8% por debajo del año previo a la pandemia.

Consolidar y recuperar antes que estudiar nuevas adquisiciones. BeUp afronta este 2022 con un objetivo claro, reducir hasta el 15% la diferencia negativa de ingresos con respecto al año anterior al estallido de la pandemia, 2019. Esta es la cifra que se han propuesto en el presupuesto marcado para este año. La enseña sufrió una disminución de la facturación de sus centros del 49% en 2020, siendo en 2021 la diferencia de un 41,8% respecto al mismo año. 

Además de las múltiples restricciones que afectaron a otras comunidades (mascarillas, aforos, etc.) y del miedo aún imperante a contagiarse por covid, sus centros notaron el año pasado el impacto de los distintos cierres autonómicos que decretaron tanto Cantabria, donde tiene dos locales, como Castilla y León. 

ENERO “ATÍPICO”

La enseña confiaba en poder cerrar 2021 con entre un 80% y un 85% de los socios que tenía antes de la pandemia en los tres centros comparables, pero la sexta ola de la pandemia rebajó esas previsiones hasta en torno al 77%. “Hemos tenido un enero atípico, como todo el sector, con un crecimiento casi nulo. Ahora esperamos un febrero algo mejor, aunque no tendrá las cifras de un febrero normal”, comenta a CMDsport el director de operaciones de BeUp, Manuel Abajo. El nuevo horizonte es llegar al 80% de los usuarios precovid en marzo. 

A diferente ritmo va el último centro deportivo que abrieron, el BeUp BEC de Barakaldo, que vio la luz el 27 de septiembre y desde entonces ha vivido un “crecimiento razonable” al tratarse de una instalación nueva. A pesar de que la imposición del pasaporte covid en Euskadi frenó sus altas, el anuncio de retirar esa medida, que dejó de estar en vigor el pasado 4 de febrero, provocó que registrasen el día con más altas desde la apertura del centro. “Una decisión de la administración te puede permitir un retorno de clientes mucho mayor al que puedas lograr planteando cualquier campaña de marketing”, constata Abajo. 

Incluyendo este último centro, BeUp aglutina en la actualidad 10.270 contratos, un 41% más de los que tenían en septiembre del año pasado, pocos días antes de la apertura del nuevo centro. Desde la enseña apuntan que ha bajado en un 10% la tasa de contratos familiares, que han pasado de representar cerca del 40% del total a poco más del 30%.  Entre la primavera y verano de 2021, la pérdida de abonados llegó a ser del 47%, en el centro más afectado, al 39%, el que menos. Al cierre de enero, la enseña registra una pérdida del 24,5% de abonados con respecto a 2019. En total, BeUp da servicio a unos 16.400 socios, aproximadamente.

Abajo augur que la supresión de las mascarillas de los centros deportivos solo será “un peldaño más” hacia su recuperación total, que estará más vinculada a “la pérdida del miedo, de forma individual, y a la capacidad de cada centro para convertir sus instalaciones en espacios lo más amables posibles”. 

CONSOLIDAR ANTES DE CRECER

BeUp, por tanto, se plantea este 2022 como un año de consolidación y de recuperación progresiva. La enseña, controlada por la familia San Emeterio, no tiene prisas para crecer, pero no descarta hacerlo una vez vaya recuperando el volumen de negocio perdido debido al covid. La cadena había estudiado algunos proyectos para concretar su quinto centro en un futuro no muy lejano, pero no afrontará ninguna operación hasta cumplir determinados objetivos de recuperación. “No queremos acelerar el crecimiento si no hay cimientos, somos un proyecto empresarial que nos gusta ir con paso firme”, puntualiza Abajo. 

Desde BeUp, eso sí, reconocen que están mirando alguno de los ofrecimientos que les han llegado para crecer en el norte de España, donde tienen los cuatro centros que gestionan. La enseña solo estudiará crecer en instalaciones similares en espacio a las que ya tiene: 5.020 metros cuadrados gestionan en el BEC; 8.994 en Santander; 7.012 en Sardinero (también en Santander) y más de 14.000 en Burgos. BeUp da empleo a unos 140 trabajadores.

REFORMAS EN BURGOS

Precisamente en este último centro, el de Burgos, la enseña espera poder desarrollar algunas reformas en los próximos meses para sacarle un mayor rendimiento y ofertar nuevas propuestas en sus casi 16.000. La cadena inauguró este centro en agosto de 2017, y trabaja en poder darle “una nueva propuesta de valor” de cara a 2023. 

“Hay que reflexionar sobre la percepción que tienen los clientes de los espacios para que su sensación de tranquilidad se absoluta”, desarrolla el director de operaciones de BeUp. 

La intención de la enseña es rediseñar algunos de los espacios de los centros para poder ofrecerles nuevos modelos de servicio que se adapten mejor a sus peticiones. No se descarta que también el centro del BEC pueda sufrir pronto alguna actualización en forma de reorganización de alguno de sus espacios. 


No hay comentarios

Añade el tuyo