ESENCI@L

Según admite su fundador y CEO, Ángel Luis García Balcones

Body Factory se abre a la entrada de inversores de capital para impulsar su negocio

La enseña cuenta actualmente con el 90% del volumen total de socios que tenía antes de la pandemia

1-zona-cardiovascular

En julio de 2021, Body Factory inauguró su última instalación deportiva, el centro La Gavia, situado en el ensanche de Vallecas, en Madrid

(20-12-2022) Body Factory busca fórmulas para crecer. En una entrevista concedida a CMDsport, el fundador y CEO de la cadena de gimnasios, Ángel Luis García Balcones, admite que la enseña está abierta a dejar entrar en su capital a inversores que permitan darle un impulso y volver a aumentar su cuota de mercado.

“Es un momento de gran incertidumbre, ya que el mercado del fitness ha madurado tremendamente y todos sabemos lo que esto significa en cuanto al número de operadores. Esto hace que nos replanteemos si es momento de crecer, dejando entrar capital externo”. Esta reflexión es un anticipo de la entrevista concedida a CMDsport por el fundador y CEO de Body Factory, que podrán leer de forma íntegra en la revista digital número 456, correspondiente al mes de diciembre. 

Body Factory, por tanto, se une a la lista de medianas cadenas de gimnasios que están abiertas a escuchar a inversores que ayuden a dinamizar sus negocios. Este mismo año, sin ir más lejos, el CEO de Sparta Sport Center, Oscar Vergara, vendió una participación minoritaria a un fondo de inversión extranjero que ayudará a la cadena navarra a afrontar el tramo final de la postpandemia y a impulsar un plan de expansión a siete años vista. 

De momento, la venta de un porcentaje de Body Factory es una opción en fase de estudio, sin que exista de momento alguna negociación abierta al respecto. En ningún caso, eso sí, se contemplaría al menos por ahora la venta de la mayoría o la totalidad de la compañía, que seguirá en manos de su fundador. Balcones creó Body Factory a principios de los años 90. Este 2022, de hecho, la cadena cumple 30 años desde que empezó a operar su primer gimnasio. 

Body Factory cuenta actualmente con el 90% del volumen total de socios que tenía antes de la pandemia y con el 85% del número de recibos previos al covid. Esta diferencia se explica por la pérdida de abonos familiares y el crecimiento de tickets individuales. La enseña apunta a cerrar este 2022 con un crecimiento a nivel de facturación del 20% con respecto a 2021. 

15 GIMNASIOS 

Body Factory cerrará 2022 con una red de 15 gimnasios en España: 9 en la Comunidad de Madrid; dos en la Comunidad Valenciana y uno en Aragón, Andalucía, Canarias y Castilla y León. En los últimos dos años, la cadena ha inaugurado un gimnasio (La Gavia, en el ensanche de Vallecas, en Madrid).

Aunque puntualiza que no tienen un plan de expansión concreto, el CEO de Body Factory reconoce que están “abiertos” a la posibilidad de estudiar cualquier opción que se les presente para crecer en el futuro si localizan un local que reúna unas condiciones interesantes o bien algún otro operador les plantee alguna operación. 

Es decir, que la cadena mantiene la vocación de crecer en un momento de incertidumbre y tras dos años en los que han dejado de operar dos por distintos motivos. El primero, el centro de Embajadores (Calle de las Peñuelas, 12, de Madrid), cerró sus puertas durante la pandemia, cinco años después de ser inaugurado. El local fue vendido a una cooperativa de servicios (Espacio de espacios Cooperativa Madrileña). Ésta entidad cedió su gestión al Ateneo La Maliciosa, que abrió sus puertas el pasado mes de febrero.  

El segundo centro en el que no sigue Body Factory es el de Gran Vía (Plaza Santa Mª Soledad Torres Acosta, 1), también en Madrid. Este gimnasio cesó su actividad el pasado 31 de octubre, una vez el Ayuntamiento de Madrid decidió no renovar la concesión del local donde estaba instalado, adjudicada a la sociedad Aparcamientos de Madrid S.A., que se encargaba desde 1972 de la gestión de dos enormes edificios municipales de oficinas (Luna-Tudescos), con 10.419 m2 de superficie. 

El contrato de alquiler del gimnasio Body Factory expiraba el 31 de octubre, mientras que la concesión de la gestión de ambos edificios se alargaba hasta el 22 de noviembre. En este impás de tiempo, y con la decisión de Body Factory ya tomada, el consistorio madrileño dio marcha atrás y terminó descartando recuperar la explotación del parking y de los edificios, prorrogando un año más la concesión a la empresa concesionaria, que podrá seguir gestionando ambos edificios hasta la próxima legislatura. La concesionaria sólo pagó 383 al consistorio madrileño en 2021 como canon por la explotación de los dos inmuebles. 

Body Factory no fue la única empresa que abandonó estos edificios, donde desde hace varios meses, desde que conocieron los planes iniciales del Ayuntamiento de Madrid, que se viene produciendo una progresiva desbandada de inquilinos. Además de la cadena de gimnasios, también dejaron el local alquilado en estos inmuebles una academia de inglés y una empresa de intervención social y educativa, entre otras. 

CUATRO MODELOS

Los 15 centros deportivos de Body Factory se dividen en cuatro conceptos de propuesta de servicio, de entrenamiento y de precio distintos: Body Factory (4); Wellness Center (4); +Fit (4) y Fit Price (3). La primera marca-rótulo ofrece un concepto de entrenamiento con la maquinaria más moderna. La segunda está especializada en zonas de agua (piscinas, termas, spa o salas de hidroterapia), mientras que las dos últimas ofrecen entrenamientos a precios más económicos. 

La amplia variedad de oferta de instalaciones y de entrenamientos permite a Body Factory poder llegar a perfiles muy transversales de usuarios, tanto a nivel socioeconómico como territorial. Pese a ello, la cadena no descarta dar un giro a su propuesta y focalizarse en alguno o varios de los modelos que opera actualmente. En la entrevista concedida a CMDsport, de hecho, Balcones admite que no descarta “ir desinvirtiendo en algún modelo de negocio de los que trabajamos actualmente”. 

“En los últimos años hemos notado una demanda creciente de gente muy joven, a partir de 15 años, lo que ha hecho que la edad media de los clientes haya bajado diez años frente al periodo prepandemia. Así, actualmente nuestro principal cliente es el menor de 25 años”, explica el CEO de la enseña. 

Este tipo de cambios no son nuevos en Body Factory, una empresa que “siempre está atenta a la evolución del mercado y a la situación económica del momento”. El fundador de la compañía, de hecho, recuerda que han tenido que “luchar para mantener nuestra estructura durante años difícils como la crisis de 2008”, que provocó que reconvirtiesen algunos de sus centros al modelo low cost. Intentaron adaptar los precios sin recortar la calidad del servicio. El CEO de Body Factory, eso sí, deja claro que a nivel global no tienen actualmente previsto “ningún cambio de modelo de negocio”. 


No hay comentarios

Añade el tuyo