ESENCI@L

Las bajas registradas apenas han sido significativas

El Bonasport Club aguanta el tipo gracias a su condición Premium

La entidad ha aprovechado para anticipar algunas mejoras

club-bonasport-piscina-bis

El Bonasport Club contaba con unos 1.000 abonados antes del decreto de estado de alarma por el Covid19. Su gerente, Eduard Cabré afirma que "apenas hemos sufrido bajas durante los meses que hemos estado cerrados".

(15-6-2020). Eduard Cabré, gerente del Bonasport Club, reconoce que han sufrido pocas bajas gracias al mayor poder adquisitivo de sus socios, y que ello les permite afrontar mejor las dificultades económicas generadas por la pandemia del Covid-19. La entidad ha aprovechado los meses de cierre para anticipar algunas mejoras en sus instalaciones.

El Bonasport Club, centro de fitness del barrio de la Bonanova de Barcelona, confía que el hecho de ser un gimnasio premium le evite salir perjudicado del periodo de confinamiento. Así lo asegura a CMDsport su gerente, Eduard Cabré, quien considera que esta condición, incluso, les puede “beneficiar” en la medida que en su centro hay un gran número de usuarios con un nivel adquisitivo alto y que, por ello, prácticamente nadie necesitará prescindir del gimnasio por temas económicos. Y menos en un momento donde el factor salud ha ganado peso en la sociedad.

Antes del inicio de la pandemia del COVID-19, en esta entidad contaban con unos 2.000 socios. La cifra actual no dista mucho de esa. “No ha habido un descenso significativo. Apenas algunas bajas por cambio de residencia, dado que tenemos muchos extranjeros. Hay gente mayor, que ya no trabaja, que nos ha dicho que se queda en su segunda residencia hasta septiembre, pero de este tipo de socios apenas hay una quincena de casos”, afirma.

Hasta ahora, en este gimnasio barcelonés no han cobrado ninguna cuota desde marzo pasado. Con el centro cerrado en abril y mayo, no giraron ningún recibo esos dos meses. Tampoco en junio, donde están compensando los días cobrados y no utilizados de marzo. “Lo de las bajas lo notaremos realmente a partir de julio, cuando empecemos a cobrar. Ese será el momento decisivo”, puntualiza Cabré.

Mientras tanto, el centro se ha esforzado para ofrecer muchos contenidos digitales para fidelizar a los socios. La primera semana de confinamiento, de hecho, llegaron a ofrecer 150 actividades online.

Durante estos últimos meses, además, han añadido a la oferta de sesiones virtuales otros servicios complementarios como clases de cocina y de peluquería o también la posibilidad de consultar a un médico especialista en sueño y en medicina infantil. “Queremos hacer muchos méritos para que a nadie piense en darse de baja”, aclara su gerente.

REGRESO CON CIFRAS MODERADAS

En el Bonasport Club tuvieron claro que, antes que preocuparse por la rentabilidad del centro, había que priorizar el ofrecer todos los servicios posibles para que sus abonados disfrutaran de las máximas comodidades y volvieran lo antes posible. Así, desde la fase 0 han ido ofreciendo todo aquello que les permitían las autoridades sanitarias, empezando por los servicios de peluquería, estética y fisioterapia.

Fue a partir de la fase 1, sin embargo, cuando empezaron a notar mayor actividad en sus instalaciones, especialmente en las pistas de tenis y pádel, que vuelven a estar “a reventar”. “La primera semana en fase 1 tuvimos cerca del 30% de los usuarios que registramos la misma semana del año pasado. La segunda, la cifra pasó a un 44%. Poco a poco va subiendo. Desde el pasado lunes, ya en fase 2, abrimos las duchas, siguiendo la interpretación de la FNEID, y gracias a ello ya hemos recibido a mucha más gente”, añade Cabré.

Dadas las limitaciones de aforo en cada sesión, han ampliado su oferta de clases y actividades al aire libre, una práctica que ya existía en este centro, pero que ahora han multiplicado. “Para la mayoría de clientes que ha vuelto ha supuesto una liberación. Algunos vuelven con mucha precaución, pero muchos entran con mascarilla y, tras jugar un partido, salen más confiados e incluso se abrazan”, comenta el responsable del centro. “El hecho de ser un club social nos ayuda a que la gente siga vinculada. Hay grupos de distintas actividades que ha seguido comunicándose estos meses y que tenían ganas de reencontrarse”, amplía.

ANTICIPACIÓN DE ALGUNAS OBRAS

Aprovechando que no tenían gente en sus instalaciones, en el Bonasport Club decidieron anticipar algunas reformas que iban a afrontar este verano. Dos de las tres que tenían previstas ya las han podido finalizar. Por un lado, han construido una nueva pista de pádel, la novena del centro.

Por otro lado, han ampliado una sala donde se hacían actividades como pilates, ya que se les había quedado pequeña, y ahora es un Balance Studio que les dará mucho juego.

En el aire queda otra obra que, muy probablemente, tendrá que esperar al próximo año: la reforma de los vestuarios femeninos. Al requerir de un mayor tiempo que las demás obras, prefirieron esperar a afrontar este cambio. Ahora, sin embargo, la previsión de que este mes de agosto pueda haber más gente en Barcelona de la habitual en otros años por estas fechas, puede propiciar que probablemente dejen esa reforma del vestuario femenino para más adelante.

LA CITA PREVIA, UNA COMPLICACIÓN

Más complicada está resultando la adaptación al sistema de cita previa. Aunque este centro ya pedía reservar las clases dirigidas mediante un sistema informático, la expansión del mismo al resto de actividades está frenando el acceso de algunos socios al club, especialmente en actividades como las piscinas. “Es una complicación. Yo deseo no tener que pasar este trámite, aunque la gente en la práctica se ha acostumbrado. De todos modos, quien no se ha acostumbrado a este sistema, recibe ayuda en la recepción y ahí puede reservar una plaza si quedan disponibles”, reconoce Cabré.

En la entrada a la sala de fitness, un responsable, ayudado de un panel, controla los aforos y las reservas, dando paso o impidiéndolo a aquellos socios que no tengan reserva en función de si quedan o no plazas libres. Las limitaciones de aforo también les impiden que regresen todos sus trabajadores, ya que algunos siguen en ERTE.


No hay comentarios

Añade el tuyo