ESENCI@L

Tras tres años consecutivos de crecimientos anuales de un dígito

El Bonasport Club estima una caída de su facturación 2020 del 33%

La entidad prevé concluir el ejercicio sin pérdidas pese a la pandemia y sus efectos

Bonasport-Club-Esportiu-Barcelona-bis

El Bonasport Club Esportiu de Barcelona habría logrado sortear los números rojos este difícil 2020 pese a estar cerca de cuatro meses cerrado. Y ello gracias a la fidelidad de sus socios, a los servicios con valor añadidos que facilitó a sus usuarios y a una cuidadosa gestión financiera.

(30-12-2020). El Bonasport Club Esportiu de Barcelona cerrará el 2020 manteniendo el 66% de la facturación que tuvo en 2019. La caída de ingresos que sufrirá será proporcional a los cuatro meses que el club tuvo que permanecer cerrado debido a las restricciones políticas.

La condición de centro premium está permitiendo al Bonasport Club, centro ubicado en una zona de alto poder adquisitivo de Barcelona, (Sarrià-Sant Gervasi), resistir economicamente el impacto provocado por la pandemia. El centro concluirá 2020 con una facturación de unos 2,9 millones de euros, es decir, un 33% menos que la cifra que registró en 2019 y que se situó en 4,37 millones de euros, según el Registro Mercantil.

Pese a ello, la previsión de la entidad no es solo lograr evitar las pérdidas, sino, incluso, culminar el año con algo de beneficios, aunque seguramente notablemente inferiores a los 329.642 euros que se registraron, tras impuestos, en 2019, según consta en el citado organismo.

SE TRUNCAN TRES AÑOS DE CRECIMIENTO CONSECUTIVO. Tras experimentar un crecimiento continuado de un dígito en los últimos tres ejercicios y en 2019 alcanzar una cifra de facturación récord, este 2020, se ha truncado, a tenor de la estimación de facturación facilitada por la entidad,  la curva positiva con la cifra más baja, cuando menos, desde 2015. FUENTE: Elaboración propia de CMDsport a partir de datos extraídos del Registro Mercantil.

SERVICIOS AÑADIDOS

El Bonasport Club es uno de los centros deportivos catalanes que ha podido resistir mejor el golpe del Covid-19. Cuando el centro ha podido abrir sus instalaciones al público, su facturación se ha mantenido prácticamente igual a la que tenían antes de la pandemia. Sus buenos resultados en un año tan difícil se deben a distintos motivos.

Ya en verano, el club recibió una gran demanda de servicios personales en espacios al aire libre. A ellos se les sumó el éxito que tuvieron sus escuelas infantiles, casales de verano, escuelas de tenis y de pádel personales y, este invierno, un campus de Navidad que hasta ahora no existía. “Normalmente, por estas fechas la gente se iba de vacaciones fuera, y ahora todos están por aquí”, constata el director general del centro, Eduard Cabré.

UN 10% DE BAJAS TEMPORALES

Estos ingresos extra han compensado el leve descenso registrado en los ingresos de las cuotas sufrido por el Bonasport Club. Antes de la pandemia, la entidad superaba de poco los 2.000 abonados. El número de bajas definitivas ha sido muy similar al de años anteriores, algo que se explica, en buena medida, gracias a las amplias instalaciones de que disponen, con muchos espacios exteriores, y al alto poder adquisitivo de sus abonados, que no han necesitado prescindir del gasto en servicios deportivos.

Tras un septiembre con más altas de las esperadas, no fue hasta mediados de octubre cuando empezaron a notar la segunda ola de la pandemia. Fue entonces cuando experimentaron un freno en seco en la cifra de nuevos socios y un incremento en el número de bajas temporales -socios que pueden acogerse a una cuota de mantenimiento-.

Pese a doblar actualmente la cifra de bajas temporales registrada hace un año, las bajas de este tipo apenas representan cerca del 10% de su masa social. Inicialmente, el club imponía una baja temporal mínima de cinco meses para evitar la fuga de socios en verano, pero debido a la pandemia decidió flexibilizar esta medida y ha ido permitiendo a los socios acortar este período y anticipar su regreso.

“Estamos muy contentos, porque estos datos significan que la gente está muy fidelizada y tiene muchas ganas de volver y que lo harán cuando se supere el actual escenario”, celebra Cabré.

El dirigente concluye que si las bajas temporales se vuelven a activar, volverán a tener el número de socios que tenían antes de la pandemia.


No hay comentarios

Añade el tuyo