ESENCI@L

Brooklyn Fitboxing percibe una “falta de vocación de internacionalizar” entre los operadores fitness

La cadena suma un centenar de clubes en 10 países

Brooklyn-fit

(13-6-2019). Para el Ceo de la cadena, Juan Pablo Nebreda, el éxito de la internacionalización radica en concebir este objetivo desde la fundación del negocio. La empresa española se encuentra ya presente en 10 países y supera el centenar de centros operativos. En España, suma 75 y su objetivo en el mercado nacional es alcanzar los 120 centros, aunque la empresa asegura obsesionarle “más la calidad de los clubes que la cantidad a abrir”.

Brooklyn Fitboxing va camino este 2019 de revalidar su puesto como el operador español de gimnasios más expansivo. En los cinco primeros meses ha abierto 14 clubes en España, más sus incursiones en el extranjero que le han llevado ya a estar presente en una decena de países y sumar un centenar de clubes. Sus planes, convertirse en la referencia mundial del Fitboxing.

Su Ceo, Juan Pablo Nebreda, valora muy positivamente los pasos dados en la expansión de la cadena en el arranque de este año, en el que “en los primeros seis meses vamos a abrir los mismos centros que en todo el 2018”.

En el caso de España, la cadena se había fijado el objetivo de alcanzar el ecuador del año completando 17 aperturas, lo que significaría que para cumplir la cifra debería abrir este junio tres nuevos estudios, un reto más que asequible para la compañía que acostumbra a abrir la persiana de entre tres y cuatro instalaciones por mes en suelo español. Sin ir más lejos, este pasado mes de mayo inauguró cuatro boutiques, ubicados en Móstoles, Zaragoza, Vigo y el barrio barcelonés de Sant Gervasi. Además, sumó una nueva instalación en Perú, en concreto en La Encalada.

Con estas inauguraciones, la marca ya supera los 100 gimnasios en todo el mundo, habiendo puesto su huella en 10 países por el momento. Pero, a pesar de ser su meteórica expansión uno de los aspectos más llamativos de Brooklyn Fitboxing, Nebreda asegura “no obsesionarnos con el crecimiento, sino con la calidad y los números de cada centro que se abre”. Así, comenta que “preferimos abrir menos centros y hacerlo con una rentabilidad buena, que acelerar demasiado y perder calidad de servicio o la rentabilidad”.

A pesar de ello, la marca se ha puesto como objetivo terminar el año habiendo abierto entre cuarenta y cincuenta unidades en el mundo. Una cifra, “con la que estamos muy cómodos”, afirma, añadiendo que “estamos orgullosos de ser capaces de abrir con esta calidad tantos centros pero sin que sea una obsesión para la marca”.

Preferimos abrir centros en buenas ubicaciones en Italia que en zonas no tan buenas en España

El techo en España

Sumando en la actualidad 75 centros operativos en España, Brooklyn Fitboxing ha fijado su techo en el mercado español en los 120 o 130 clubes. “A partir de ahí ya veremos cómo va. El mundo es muy grande y hay muchos lugares donde abrir”, comenta, convencido de que “preferimos abrir centros en grandes ubicaciones en Italia que estar abriendo en zonas no tan buenas en España”.

Vocación internacional

De origen español, la cadena especializada en Fitboxing presume de haber conseguido en pocos años labrarse una buena red internacional de clubes. Una asignatura, la internacionalización, que varios operadores nacionales llevan años trabajando, con resultados, por ahora, poco fructíferos más allá del país vecino Portugal o de alguna aparición en el mercado sudamericano.

Juan Pablo Nebreda considera que la razón por la que al fitness español le puede estar costando internacionalizarse, se encuentra en que “falta vocación de internacionalizar desde el primer momento. Creo que pocos piensan en términos de internacionalización desde el primer día. Esa es la diferencia con Brooklyn Fitboxing, que nosotros nos hemos planteado el proyecto como una empresa internacional desde que se comenzó”.

Es consciente, sin embargo, que existen modelos más exportables que otros. “El ser boutique nos facilita la internacionalización por el tamaño de la operación, al no ser muy grandes nos permite ir abriendo mercados sin mucho riesgo”, opina. “Pero también puede haber boutiques que sean muy difíciles de internacionalizar. No es que el concepto boutique sea internacionalizable y el de concesiones, por poner un ejemplo, no. Cómo nos lo hemos planteado es lo que nos facilita la internacionalización”, añade.

Pocos operadores piensan en términos de internacionalización desde el primer día

Un hueco para el boutique

Preguntado por el futuro que le espera al concepto boutique dentro del mercado del fitness, considera que “el mercado necesita cosas distintas, distintos segmentos. El mercado se está segmentando cada vez más. Antes existía el concepto de gimnasio y todos iban al gimnasio, pero cada vez más el concepto se va a ir segmentando y los clientes se van a ir moviendo en distintos modelos en función de sus necesidades y de su capacidad adquisitiva”, prevé augurando su propio espacio al concepto boutique, “igual que lo tiene el low cost”.

La referencia del Fitboxing

La máxima aspiración de Brooklyn Fitboxing, según Nebreda, es “ser los líderes de la categoría fitboxing. Nuestro objetivo es ser el entrenamiento de fitboxing más adictivo y más divertido del mundo”. Es por ello que “nuestra evolución se va a orientar en seguir mejorando nuestra experiencia de cliente y seguir buscando palancas que enganchen cada vez más a nuestros clientes. En ser la alternativa en la que piensan nuestros clientes cuando eligen fitboxing”.

La propuesta de la cadena se basa en entrenamientos inspirados en movimientos del boxeo y el kickboxing sin contacto. Las clases se componen de un máximo de 20 participantes que se ejercitan al ritmo de una música compuesta para la clase, usando sacos de boxeo equipados con sensores, que recogen la actividad de cada cliente. Las sesiones tienen una duración de 47 minutos en las que se combina trabajo de boxeo con ejercicios funcionales como sentadillas, flexiones, abdominales o burpees.


No hay comentarios

Añade el tuyo