ESENCI@L

Prevé un segundo semestre muy activo en aperturas nacionales e internacionales

Brooklyn Fitboxing dispara su cifra de contratos de nuevas franquicias

El concepto 'Smart' impulsa la cadena en poblaciones de menor densidad

brooklyn-fitboxing

Brooklyn Fitboxing prevé una fuerte aceleración en la apertura de sus clubes a partir de septiembre, a nivel nacional especialmente con el concept Smart, y a nivel internacional con el modelo de club convencional.

(1-7-2021). Brooklyn Fitboxing ha cerrado un primer semestre con numerosos contratos de nuevas franquicias, gracias al concepto de menores dimensiones, ‘Smart’. La cadena prevé un segundo semestre 2021 de gran actividad expansiva, tanto en España como a nivel internacional.

La pandemia no frena a Brooklyn Fitboxing que vive un momento dulce en cuanto a popularidad de marca. Así lo constatan las cifras de firmas de contratos de franquicias que ha cerrado la cadena durante los primeros seis meses de este 2021 y que han supuesto unos registros “espectaculares”, según valora el director de desarrollo de la enseña, Alberto Campo.

La cadena habría constatado desde inicios de este año un mayor interés por sumarse a su franquicia, lanzada en 2015 y que hoy opera en 8 países con cerca de 140 estudios franquiciados. “Hemos registrado un subidón de peticiones, una explosión de contratos que nos hacen ser muy optimistas”, apunta Campo quien, fiel a la política de empresa, rehúsa dar datos concretos.

Avance internacional estratégico

Estos contratos se corresponden tanto a proyectos que se van a desarrollar en los próximos meses, con especial incidencia en el próximo septiembre, tanto en suelo español, como en mercados internacionales estratégicos, para los que Brooklyn Fitboxing ha adoptado una nueva estrategia más selectiva. “Hasta hace dos años, nuestra política de expansión se basaba en los deseos de inversores por abrir clubes en localizaciones determinadas, pero ahora hemos adoptado un enfoque más proactivo con el que nos centraremos en mercados clave para los que destinaremos un equipo comercial y una financiación concreta”, explica.

Actualmente, la cadena, además de España, está presente en Argentina, Rusia, Italia, Colombia, Irlanda, Perú y Portugal, siendo los mercados portugués y ruso los que estarían reportando mejores resultados a la enseña, cuyos clubes “se han colocado entre los principales de la cadena a nivel mundial en lo que se refiere a resultados”.

Precisamente, Rusia y Portugal van a ser dos de los mercados en los que Brooklyn Fitboxing va a poner el foco de su expansión internacional para lo que resta de 2021 y 2022. Si bien, gran parte de los esfuerzos se van a destinar al mercado italiano, donde la compañía ha establecido un equipo propio de desarrollo de franquicia y ha dotado una partida especial de su presupuesto para hacer crecer la marca en el país. “Tenemos tres clubes en Italia y están funcionando muy bien, nuestra propuesta gusta y creemos que puede llegar a desarrollarse igual o incluso mejor que en España”, valora.

Otros dos pilares de la expansión internacional, y en los que Brooklyn Fitboxing todavía no tiene presencia, son Francia y Alemania, donde la cadena ha previsto repetir la metodología utilizada en Italia con un equipo y financiación propio para el desarrollo de cada mercado. “Ya no se trata de contactar con franquiciados y abrir uno o dos centros, sino crear estructuras desde las que impulsar una decidida expansión”, comenta confirmando que la apertura de estos mercados será uno de los ejes principales de acción para el próximo 2022.

Más aperturas que en 2020

Campo afirma haber cerrado contratos para abrir una “importante” cantidad de clubes a partir del próximo septiembre, después de que durante la primera mitad del año la compañía haya materializado 8 aperturas, en Jaén, Málaga, Madrid, Sevilla, León y a nivel internacional, dos en Rusia y el segundo en Lisboa, Portugal.

Sin precisar una cifra concreta, admite ver improbable alcanzar las 40 aperturas tan solo en España registradas en 2019, año récord de la compañía, pero sí poder superar la veintena abierta durante el pasado 2020. “Nos encontraremos en una cifra entre medio de estas dos, con el objetivo de retomar con fuerza 2022, en el que esperamos volver a cifras récord”.

Impulso del concepto Smart

Entre los factores que podrían explicar este auge en el interés por la franquicia de Brooklyn Fitboxing, Campo apunta a la disponibilidad de “más locales y con buenas condiciones comerciales”, como consecuencia colateral de la pandemia mundial. Así como la buena acogida que ha tenido su concepto Smart, presentado a finales del pasado 2020, y que propone clubes de menores dimensiones a ubicarse en poblaciones con menor población. “Hemos abierto la veda a localidades que antes no contemplábamos y se trata de un modelo que gusta porque presentan una inversión muy reducida, con unos costes operacionales menores que los de un club convencional y cuya ubicación permite llegar a núcleos poblacionales más pequeños”, comenta Campo.

De hecho, “gran parte de los contratos firmados en este primer semestre se corresponden al concepto Smart, y muchos de estos proyectos van a inaugurarse ya este próximo septiembre”, avanza.

Nuevos perfiles de franquiciados

Precisamente, este novedoso concepto de la cadena estaría atrayendo nuevos perfiles de inversores a la marca entre los que se encuentran “entrenadores que durante la pandemia han decidido lanzarse al autoempleo y crear su propio negocio en la localidad en la que se siente a gusto y con el respaldo de una franquicia”.

Otro perfil surgido durante estos últimos meses es el de “empresarios de 45-55 años que se han quedado injustamente fuera del mercado laboral con la pandemia, que están súper formados y cuentan con una buena capacidad financiera, pero que no tienen fácil reengancharse al mercado, viendo el emprendimiento como una oportunidad”.

Recuperación total, en enero de 2022

En lo que se refiere a los clubes operativos, la enseña, que actualmente cuenta con 119 tan sólo en España, ha cerrado un primer semestre marcado por la evolución de la pandemia y también del temporal Filomena que afectó a sus 60 estudios de la capital a principios de año. Aún así, “registramos un abril espectacular en captación y facturación, y un mayo bastante bueno, que hace pensar que existe una demanda subyacente que cuando se relajen más las restricciones y la vacunación avance más, vendrán a los clubes”.

Como la gran mayoría de operadores, Brooklyn Fitboxing padeció los efectos del estallido de la pandemia el pasado 2020 afectando directamente a la cifra de clientes y facturación. Un “agujero” que la compañía habría logrado “ir reduciendo mes a mes de forma constante desde junio de 2020”, llegando a un punto en el que “a nivel de facturación nos encontramos en niveles pre-pandemia, aunque porque disponemos de más clubes operando”, admitiendo que “la recuperación completa no llegará hasta enero de 2022, siempre y cuando se relajen las restricciones”.

Alberto Campo es de los que prevé un septiembre en el que “crecerán espectacularmente las altas en los clubes”, si bien primero habrá que pasar una época estival que la cadena ya estaría acusando en forma de menor actividad. “Estamos notando mucha deslocalización, de gente que se traslada a segundas residencias a trabajar durante los próximos tres meses, aprovechando el teletrabajo”. Con todo, considera que la pandemia ha traído una consecuencia positiva y es que “la concienciación por estar en forma ha crecido a niveles inimaginables y repercutirá a medio y largo plazo en nuestro sector”.


No hay comentarios

Añade el tuyo