ESENCI@L

Afirma que se ha convertido en un “un sistema de subasta, en el que el precio condiciona el valor general del mercado”

Chano Jiménez: “El sistema concesional arrastra a la precariedad laboral al resto de modelos de gimnasios”

chano jimenez

Para el consultor Chano Jiménez, la base para erradicar la precariedad laboral en el fitness parte de "reconocer el valor que aportan los trabajadores a la marca" y "plasmarlo en las condiciones de trabajo".

(24-11-2022). El consultor Chano Jiménez afirma que en la “precariedad laboral” que afecta al fitness español, la culpa se reparte entre educadores, operadores de gimnasios y los mismos trabajadores. Además, apunta al sistema español concesional actual como el vórtice desde donde se devalúa el mercado del fitness al completo.

El sistema concesional de gestión de instalaciones deportivas estaría haciendo un flaco favor al mercado español del fitness en general. Así lo sostiene el consultor Chano Jiménez, quien considera que el sistema de colaboración público-privado que puso las bases para la formación del actual mercado de centros deportivos, habría “derivado en los últimos años en un sistema de subastas, en el que prima la mejor oferta a ojos de la administración”.

Un presunto predominio del precio que a su entender “condiciona todo el desempeño del negocio en cuestión y el valor general del mercado”. Por un lado, sigue exponiendo, se encontrarían los precios ofertados por las instalaciones bajo el régimen concesional, cuya limitación “marca un punto de partida en el mercado que irremediablemente conduce a la baja el valor general del mercado, por mucho que se hable de que el precio medio del fitness debe subir”.

Por otro lado, “un presupuesto ajustado tiende a implicar recortes en áreas a menudo necesarias, como las plantillas de trabajadores, que se alejan de ser óptimas, arrastrando al resto del mercado con ellos”, critica.

Culpas repartidas

En su opinión, el sistema concesional en la gestión de centros deportivos “históricamente ha tenido aspectos muy positivos, pero hoy en día predominan más los malos que los buenos”. Ve a este sistema contractual como uno de los “detonantes” de la “precariedad laboral que sufre el fitness español actualmente”.

Una precariedad, por otra parte, para la que reparte culpas. En concreto, a tres bandas. Por un lado, para las entidades académicas, a las que demanda “un mayor compromiso”. En este sentido critica que, “a pesar de haber mejorado en su adaptación a la realidad del mercado, los licenciados siguen sin salir de las escuelas con la formación necesaria para ejercer de entrenadores o directores. Si se quiere optar a estos puestos, se tiene que completar la formación”, lo cual implicaría un mayor desembolso por parte del estudiante, y dejaría a su criterio la formación que en teoría requiere el mercado al que opta.

Jiménez también reparte culpas a los propios profesionales del sector, a los que, especialmente los más jóvenes, “les cuesta comprometerse y no sienten la premura por trabajar que había antes”, lo cual llevaría a “un nivel de exigencia que no concuerda con la realidad de las empresas de ahora”.

Fichas reemplazables

Y, por último, apunta a los propios operadores de instalaciones deportivas, y a lo que califica de “problema estratégico”. “Muchos operadores continúan sin tener un modelo de negocio perfectamente definido, lo cual repercute en los puestos de trabajo que se diseñan para el funcionamiento de la empresa”, comenta.

A su modo de entender, “los operadores no acaban de definir bien sus necesidades de personal, ni lo que realmente se espera de los profesionales, que en realidad es que aporten valor añadido”.

También se producirían casos de tener claro lo que se necesita, pero no definir bien el perfil de profesional que se requiere. “Se improvisa, se busca cubrir rápido el puesto que ha quedado vacante de improviso, y muchas veces sin definir bien qué cualidades se buscan en el nuevo candidato”, lamenta.

Asimismo, continúa, “deben realizarse convocatorias con mucha difusión para obtener el máximo posible de perfiles de profesionales, e ir descartándolos a través de filtros y etapas”. Práctica que asegura que no se produce en todas las empresas, ya que “existe un problema de base y es que no se creen el valor que realmente reside en esos puestos de trabajo”. Y lo ejemplifica: “Para la búsqueda de un Ceo, el proceso puede dilatarse meses y no se escatima en recursos, porque se sobreentiende la importancia del rol. Pero en puestos inferiores a los mandos intermedios, este valor se diluye y se tiende a percibir a los trabajadores como fichas intercambiables y fácilmente reemplazables”, opina.

No todo es salario, que también

Estas actitudes estarían motivando una fuga de talento que llevarían meses acusando una gran parte de los operadores del mercado. “Las condiciones penosas llevan a la fuga de los buenos profesionales”, considera, remarcando que en unas buenas condiciones “se incluye un salario digno, pero también otros aspectos que ayudan a mantener la motivación de los trabajadores y que muchas veces se alimenta tan solo evitando desmotivarles”.

Jiménez considera que el sector “tiene margen para mejorar las condiciones laborales que ofrece a los profesionales del fitness”. No solo a través de un salario que “no es necesario subir en exceso, sino que sea justo”, sino también con intangibles. “Una vez se alcanza el salario mínimo que se percibe como justo, motiva más que se faciliten recursos, el reconocimiento profesional, el contar con objetivos y ser partícipes del desarrollo de la empresa y obtener feedback del desempeño, que no una subida de sueldo”.

Asimismo, considera posible mejorar las condiciones laborales de las actuales plantillas de trabajadores del sector de los gimnasios y no sólo no comprometer la rentabilidad, sino mejorarla, puesto que “nos olvidamos que somos el segmento dentro del sector de servicios que más horas mantiene contacto con su cliente, y quien ofrece ese servicio son en última instancia los trabajadores”. A lo que concluye que, “se puede invertir más en los empleados e incrementar la rentabilidad, tan solo es necesario aplicar una buena gestión”.

Más información sobre la nueva gestión de los recursos humanos en negocios fitness. 


No hay comentarios

Añade el tuyo