ESENCI@L

Gestores de gimnasios piden flexibilizar la jornada en la negociación de su nuevo convenio

Cinco propuestas para la reforma del Convenio Colectivo Estatal de Trabajadores del sector

trabajador-convenio-fitness cmdsport

(16-2-2016). En plena negociación entre la Fneid, sindicatos y otros agentes del sector del fitness para la elaboración de un nuevo convenio colectivo estatal de los trabajadores, CMDsport ha preguntado a varios gimnasios sobre los efectos de la aplicación del último convenio aprobado y sus principales sugerencias de cambio.

El III Convenio Colectivo Estatal de Instalaciones Deportivas y Gimnasios, aprobado en julio de 2014 y en vigor hasta el pasado 31 de diciembre de 2015, pasará a la historia dentro de este sector por ser uno de los documentos que más controversia generó en el momento de su presentación.

Tal y como ya recogimos en su momento en CMDsport, el acuerdo despertó estados de indignación, incomprensión e incredulidad entre gestores de instalaciones deportivas y gimnasios, que tildaron el acuerdo firmado por la Fneid como “un atentado contra el futuro y supervivencia del sector”.

Estas mismas voces criticaron duramente que el acuerdo fuera firmado “sin consultar a las empresas del sector ni conocer sus necesidades y realidades”, teniendo en cuenta que el Convenio se firmó en un momento crítico, con la subida del IVA y la recesión económica incidiendo gravemente sobre los ingresos de dichas empresas.

Un convenio de todos

Tras la renovación de la cúpula directiva de la Fneid este mismo mes de enero de 2016, el ente se ha propuesto como prioridad negociar con los sindicatos un nuevo convenio colectivo para el sector. Por este motivo, CMDsport ha querido conocer en qué estado ha dejado a las instalaciones deportivas españolas la aplicación del III Convenio y qué propuestas de mejora querrían ver cumplidas en el nuevo convenio que surja de las negociaciones.

Un convenio, coinciden todos los gestores consultados, que debe “recoger la singularidad que caracteriza a este sector, abandonar las fórmulas rígidas y arcaicas, y ser útil para los distintos perfiles de trabajadores e instalaciones que operan en el mercado”. En definitiva, una demanda que debería quedar implícita en la negociación de cualquier acuerdo de este nivel, y es que recoja la voz del máximo de implicados posible.

La subida del salario, una cuesta salvable

Sobre los efectos que ha provocado en las instalaciones deportivas la aplicación del III Convenio Colectivo Estatal, la mayoría de fuentes ha coincidido en destacar que “se trata de una herramienta beneficiosa para realizar nuestro trabajo de forma más trasparente de cara al personal de trabajo”, aunque lamentan que la aplicación de la última versión ha supuesto una subida de los costes que algunas instalaciones de grandes dimensiones y amplias plantillas de trabajadores han cifrado en más de un millón de euros.

Sin embargo, al contrario de lo que parecía en el momento de su aplicación por las críticas que despertó, la subida del salario que planteaba el documento no ha sido el principal objeto de controversia. Todo lo contrario, la mayoría de gestores asegura haber asumido la subida sin demasiados quebraderos de cabeza, apuntando algunos que incluso sus salarios se encontraban ya por encima de lo estipulado en el convenio.

Distinta reacción ha despertado, sin embargo, el apartado de jornadas, permisos y vacaciones, sin lugar a dudas el punto que más controversia habría generado.

En este sentido, estos profesionales han manifestado que el impacto económico que generaba el convenio era “bastante asumible”, aunque planteaba “serios problemas de organización”. Y critican que el convenio estuviera “totalmente desconectado de la realidad del sector”. Un sector en el que se trabaja prácticamente los 365 días del año con jornadas laborales irregulares y horarios muy flexibles.

Asimismo, tildan de “rígidas y conformistas” las medidas que planteaba el III Convenio y demandan que el nuevo acuerdo “aplique una mayor flexibilidad y tenga en cuenta los distintos tipos de instalaciones y de profesionales que operan en el sector”.

Principales peticiones

Así, la totalidad de gestores entrevistados tilda de asuntos prioritarios en las negociaciones del convenio los siguientes puntos:

  • Contabilización de vacaciones en días naturales y no laborables
  • Recuperar la flexibilidad que sí recogía el II Convenio en materia de jornadas, permisos y vacaciones, que en este último convenio “superaban los límites estipulados por el Estatuto de los Trabajadores”
  • Utilizar un baremo distinto al IPC en el cálculo de los salarios
  • Condiciones adaptadas a las distintas titulaciones y estatus profesionales existentes
  • Incluir fórmulas aplicables a trabajadores autónomos y en instalaciones de menos de 5 trabajadores

 

Y por encima de estas consideraciones, los gestores demandan que “la aplicación del convenio no haga peligrar la solvencia de las empresas” y que “se formule como un traje a medida, adaptable a los distintos tipos de modelo de negocio que operan en el sector”.

Desde la Fneid, aseguran estar recopilando todas las impresiones posibles de gestores y personal de instalaciones deportivas de todo el territorio, con el objetivo de negociar un convenio “que responda a la realidad actual del sector”.

Todas las opiniones y más conclusiones sobre el Convenio Colectivo en el número 374 de la revista CMDsport.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo