ESENCI@L

Culmina con Can Caralleu el proceso de transformación que le debe situar en la referencia del fitness catalán

Claror se refuerza y pone rumbo a los 17 millones de euros

Crucial paso adelante en su apuesta tecnológica, en equipamientos y servicios

Eva-Parera,-David-Escudé-y-Gabriel-Domingo-2-bis

LA RECUPERACION MEJOR ENCAUZADA. En la presentación, realizada ayer por la tarde, de las remodelaciones efectuadas en Can Caralleu, Gabriel Domingo, a la izquierda, hizo de 'cicierone' del Concejal de Deportes del Ayuntamiento de Barcelona, David Escudé, y de la presidenta del consejo plenario del distrito de Sarrià-Sant Gervasi, Eva Parera. El máximo responsable de los centros Claror destacó a Can Caralleu como la instalación que mejor ha encauzado la recuperación de abonados en lo que llevamos de año.

(23-9-2021). Claror culmina con la remodelación de su centro de Can Caralleu la reinvención iniciada en 2013 y con la que quiere reforzar su posicionamiento como referente del fitness catalán. La cadena ha encauzado su recuperación previendo finalizar el año habiendo recuperado la mitad de los abonados perdidos en 2020 y con una facturación que ronde los 17 millones de euros.

Claror pone punto y final a la remodelación de su propuesta de valor, con la que busca reforzar su posición entre los referentes del fitness catalán con un producto que “no tenga nada que envidiar ni a la oferta municipal ni a la privada”.

La cadena inauguró ayer oficialmente las nuevas instalaciones de su centro Can Caralleu, ubicado en la parte alta de Barcelona, y que ha supuesto el proyecto de renovación más ambicioso y el que ha requerido más inversión, -3,2 millones de euros-, de los acometidos por la compañía en los últimos años.

Decidimos seguir adelante con las obras en Can Caralleu para conseguir una propuesta más potente

Una remodelación en la que Claror ha invertido dos años con el objetivo de no entorpecer la actividad habitual del centro y que se encontraba en pleno proceso con la irrupción de la pandemia. Su director general, Gabriel Domingo, señala que “decidimos seguir adelante con las obras para no dilatarlas en el tiempo y con el propósito que nos habíamos marcado desde que se impuso el confinamiento, de conseguir una propuesta más potente, haciendo un paso adelante en la apuesta tecnológica, en equipamientos y servicios, siendo Can Caralleu la culminación de un proceso de reconversión que iniciamos hace 8 años”.

Recuperación ininterrumpida

De hecho, Can Caralleu es, de los 9 clubes que Claror gestiona en la actualidad, ya sea en régimen de concesión o de prestación de servicio, el que mejor habría encauzado la recuperación de abonados en lo que llevamos de año. El club habría iniciado 2021 con una pérdida del 12% de la masa de clientes en comparación con niveles de 2019, encontrándose este septiembre con un 6% más de abonados que en situación pre-pandémica, en torno a los 8.000 socios, “y ello sin haber publicitado aún las mejoras”, destaca Domingo.

Desde febrero llevamos un proceso de recuperación ininterrumpida, incluso en los meses de verano

A nivel general, la cadena lleva desde el pasado mes de febrero “en un proceso de recuperación ininterrumpida, incluso en los meses de verano”, habiendo reincorporado un 36% de la masa social perdida el pasado año.

La nueva sala de spinning Group Cycle de 90 metros cuadrados de Can Caralleu con capacidad para 46 bicicletas, permite duplicar el número de asistentes a las sesiones.

La cadena prevé finalizar el año habiendo recuperado la mitad de los abonados perdidos, alcanzando en torno a los 33.000 socios, y situar su facturación un 25% por debajo de la obtenida en 2019, lo que supondría rondar los 17 millones de euros.

Con la incertidumbre que aún genera la pandemia, Claror prevé recuperar “el 50% restante de los abonados que no vuelvan este año, en 2022”, para situarse en niveles pre-pandemia “durante el primer trimestre de 2023”.

La compañía afrontó la pandemia en una situación financiera “robusta”, pudiendo acceder a créditos ICO y a ayudas municipales que “han sido una inyección importante”, que permite a la cadena encarar el presente “con la tranquilidad de que la tesorería no sea un factor crítico actualmente”. Aún así, Domingo admite que la compañía se ha endeudado, no previendo conseguir el equilibrio económico “hasta bien entrado 2022”.

El nuevo Can Caralleu en 4 claves

Un próximo año, en el que la cadena no sólo ve factible recuperar la masa de clientes perdida sino incluso superar la cifra de 45.700 abonados con la que la gestora cerró 2019. Para ello, las nuevas apuestas realizadas en los centros Claror Marítim y Sardenya en los últimos años, y a la que se suma ahora la reforma de Can Caralleu, tendrán mucho que decir.

La sala de fitness de Can Caralleu ha pasado de los 323 metros cuadrados a los 582 metros cuadrados, y se ha renovado totalmente con máquinas de última generación y tecnología punta de Technogym.

En el caso del renovado Can Caralleu, Gabriel Domingo destaca que la reforma se ha pivotado sobre cuatro aspectos clave. Por una parte, los espacios, “dotando de más valor a los espacios indoor, con nuevas salas, vestuarios más amplios, una renovada área de cafetería-restaurante, y reforzando la fuerte apuesta outdoor del centro con espacios sofisticados para entrenarse todo el año”, explica.

El segundo aspecto mejorado es la conectividad, mejorando la movilidad por el exterior de las instalaciones y la conexión interna entre los dos edificios que componen el centro deportivo. Mientras que a nivel tecnológico, el centro también ha elevado su apuesta con la renovación de la sala de ciclo indoor, la renovación del equipamiento de la sala fitness a cargo de Technogym y la apertura del boutique Skill X, con el que la cadena recupera su apuesta por la boutiquización de los centros.

Con el renovado Can Caralleu culminamos el proceso de reconversión de nuestra propuesta de valor

Por último, Claror también ha dado un paso adelante en materia de sostenibilidad y eficiencia, con actuaciones como el uso de vidrios de alta eficiencia energética o la instalación de placas solares en las pérgolas de los espacios outdoor que abastecen en su totalidad a la sala de fitness, convirtiéndola en autosuficiente. Una apuesta para la que Claror ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, que ha asumido el 7,5% de los 3,2 millones de euros invertidos en la remodelación.

La sala-estudio de 220 metros cuadrados es una de la ‘joyas’ del renovado Can Caralleu. Cuenta con una ambientación espectacular y en ella se desarrollan sesiones de Zumba, Pilates, HIFT training, Body Balance, Body Pump, Tono Claror… Asimismo, desde aquí se emiten las sesiones en streaming de Claror Live.

Ganar en propuesta de valor

Con este centro, Claror “culmina el proceso de reconversión de nuestra propuesta de valor, desde que 2013 decidimos no expandirnos e invertir todo lo que la Fundación Claror era capaz de generar, en mejorar los centros”, explica su director general.

Tras este paso, la cadena se centra ahora en “conseguir que Claror vuelva a ser un concepto inspirador, tanto para los usuarios como para los trabajadores, y que nuestra labor tenga un impacto positivo en la sociedad”. En resumen, “diferenciarnos de la competencia por nuestra propuesta de valor”, apunta Domingo quien recuerda que la cadena ya se convirtió en 2018 en la primera entidad deportiva en España en obtener el sello de Excelencia Europea EFQM, y que se trata de “un primer paso, ahora queremos llegar más lejos”.


No hay comentarios

Añade el tuyo