ESENCI@L

El club estrena reformas con el objetivo de “reivindicar el valor de nuestro producto”

Club Delfos: “El relajamiento de restricciones no va a ayudar a volver a la normalidad”

Anima al sector a “ganar dinamismo” frente al “aburguesamiento generalizado”

delfos-exterior

El Club Delfos ha hecho una apuesta decidida por el ejercicio al aire libre durante esta pandemia, que aún cogerá más fuerza en los próximos meses, según avanza su gerente, Matías Polo.

(9-2-2021). Para el Club Delfos, el daño provocado al sector es de tal magnitud que el relajamiento de medidas aplicado en Catalunya no va a suponer una mejora sustancial. Si bien, permitirá tomar el pulso para una futura vuelta a la normalidad. El veterano centro estrena instalaciones con el objetivo de revalorizar un servicio que, en opinión de su gerente, Matías Polo, está siendo “infravalorado por la sociedad y por los gobiernos central y autonómicos”.

El Club Delfos, la veterana instalación catalana que este 2021 cumple 39 años, arrancó ayer, 8 de febrero, junto al resto de centros deportivos de Catalunya, una nueva fase después de que la Generalitat levantara el cierre de gimnasios decretado el pasado 7 de enero.

Una relajación en las medidas restrictivas por Covid19 que, en el caso del Club Delfos, le ha permitido reabrir el gimnasio indoor y los estudios boutique de Pilates y Crossfit, que se suman a la abundante oferta al aire libre que ha posibilitado al club mantener cierta actividad los meses de ‘cerrojazo’. Pero que, siguiendo vigentes las limitaciones de aforo y horarias, hace que tenga “un impacto menor”, según valora el gerente del club afincado en Cornellà de Llobregat, Matías Polo.

El directivo ve poco creíble el argumento dado por la Generalitat para levantar el cierre a los gimnasios afirmando ‘dar aire a los sectores más castigados’, ya que “los centros deportivos arrastramos esta situación desde el pasado marzo, a lo que se le ha ido sumando un incremento del miedo, falta de información, sobre información y muchos otros impactos negativos que han llevado al sector a un empobrecimiento radical del que no se sale con este poco aire”.

En su opinión, “nadie puede creerse que con estas medidas podamos alcanzar la normalidad”, aunque sí que podría servir para tomar el pulso a la situación. “En el primer día de relativa normalidad -lunes 8 de febrero- hemos constatado una positiva afluencia de clientes, lo cual nos da pistas de cómo puede ser la vuelta de los abonados una vez la situación se estabilice”. Momento que Matías Polo sitúa “con la llegada del buen tiempo” y que espera que suponga una importante recuperación de la masa de abonados. “Lo de estos días es solo una primera muestra de lo que vendrá”.

Deporte outdoor, un bálsamo

En el caso del Club Delfos, Matías Polo se vanagloria de haber sufrido un descenso de clientes comedido, que se situaría entre el 15 y el 17%. Resultado que se debe a su apuesta por el deporte al aire libre y, especialmente el pádel, que le ha llevado a virar de un 100% de estructura basada en abonados hace 15 años a una actual dualidad entre abonados y clientes puntuales.

Coincidiendo con el estallido fuerte de la pandemia, entre marzo y abril, el club realizó unas obras para aprovechar mejor sus 10.000 m2 de superficie, de los cuales, el 40% son al aire libre. Así, reconvirtió la mitad del campo de fútbol7 en pistas de pádel, pasando de 9 pistas más una individual, a las 13 +1 actuales. Así como el acondicionamiento de ciertas zonas exteriores para entrenamientos fitness y dirigidos.

“La sostenibilidad de la crisis, en nuestro caso, pasa por la polivalencia”, explica Polo refiriéndose a la combinación de oferta exterior polideportiva, las pistas de pádel, el gimnasio, los boutiques de Pilates y CrossFit y la clínica de rehabilitación. De todos, el gimnasio sigue siendo “el buque insignia”, aunque reconoce que el pádel “nos ha mantenido estos meses de pandemia, actuando de bálsamo”.

Mejoras

Con estos resultados, los planes del Club Delfos pasan por estructurar y aprovechar aún más los exteriores para fomentar el ejercicio al aire libre, a lo que se suman una serie de mejoras aplicadas y que se estrenan esta semana como son la digitalización de la maquinaria a través de un acuerdo con la marca eGym, un nuevo sistema de recuento de aforo en clases dirigidas y una nueva sala de actividades dirigidas con un sistema de iluminación y sonido “espectaculares” que deben de actuar como “gancho para mostrar cómo estamos mejorando”.

Nueva sala de actividades dirigidas con equipo de iluminación y sonido “espectaculares”, según califica Matías Polo, quien afirma que este tipo de avances “deben servir para mostrar que el sector innova” y que “somos sensibles a lo que el cliente demanda”.

Sector ‘aburguesado’

Polo considera que al sector “le falta dinamismo” y que hay muchos gestores que “se han aburguesado”, cuando lo que demandaría el momento es “innovar para que el cliente perciba que el producto y el servicio ha cambiado y mejorado”.

Considera que medidas como el tipo impositivo del 21% o las restricciones de apertura con el Covid19, evidencian que el sector está “infravalorado” y coloca en los gestores la responsabilidad de “no súper valorarlo, sino reivindicar el valor de nuestro producto”. Para ello, pide a sus colegas de profesión que “no tiren la toalla” ni se “centren en quejarse” porque “lo único que se consiguen son ayudas ridículas” y considera que “la única batalla que vale la pena es la de reducir el IVA”.

En su lugar, incita a “innovar” y “poner la huella en los proyectos” como sí que hacen algunos gestores que Matías Polo califica de “amigos magníficos”, que “son gestores de alto nivel con los que compartimos sinergias, información y tendencias, y es un grupo de un valor incalculable y un privilegio impagable emocional y profesionalmente”.


Hay 2 comentarios

Añade el tuyo

Responder a Sori Cancelar respuesta