ESENCI@L

El Club Natació Sabadell sale del bache

Se encamina a tres ejercicios consecutivos en positivo

cn-sabadell

El Club Natació Sabadell cumplió en 2016 su primer centenario y desde entonces persigue una renovación contante de sus instalaciones que le permita hacer frente al auge de la competencia de oferta deportiva y fitness.

(9-12-2019). El Club Natació Sabadell ha conseguido revertir la tendencia negativa que les llevó a acumular en 2017 una deuda de 3,9 millones de euros, sumando desde 2018 dos ejercicios de crecimiento neto positivo y con previsiones de completar en 2020 un tercer año de beneficios. Una mejora que el club va a repercutir íntegra en sus instalaciones.

Carles Poyato, director general del CN Sabadell, prevé cerrar tres ejercicios consecutivos en números verdes para la instalación que dirige.

El Plan Estratégico de mejora planteado por el Club Natació Sabadell para el periodo 2017-2020 está surtiendo efecto. Al menos así se desprende de los datos de los dos últimos ejercicios económicos de la entidad deportiva que, según confirma su director general Carles Poyato, habrían arrojado números positivos.

“Llevamos dos años de crecimiento neto en cifras económicas y también en número de asociados y asociadas”, valora Poyato quien atribuye estos buenos resultados al hecho de haber seguido “de manera estricta” el Plan Estratégico ideado, el cual califica de ser “muy realista”, siendo este otro de los puntos fuertes de la recuperación del Club.

Una estrategia a tres bandas

Dicho plan contemplaba un paquete de mejoras que se ha focalizado esencialmente en tres ámbitos, según explica la entidad. El primero, financiero, con un reequilibrio de la cuenta de explotación del club con el objetivo de que “la estructura generadora de ingresos y la estructura consumidora de recursos tuvieran una relación lógica y equilibrada”, explica Carles Poyato.

Una vez controlado el gasto, el siguiente paso era la gestión de los recursos humanos, con la consecución de una plantilla “más optimizada según las necesidades”.

A lo que se ha sumado la implementación de sistemas automáticos de gestión de suministros energéticos y de electricidad “que nos permiten ser más eficientes”.

Dominábamos un terreno por el simple hecho de estar en él y ahora nos hemos visto obligados a ser mejores y más eficientes

Ante el aumento de competencia, profesionalización

Mención a parte merece los esfuerzos en mejora de la gestión, dirigida a su profesionalización. En este sentido, Poyato comenta que “no tenemos que perder el norte, somos un club deportivo, pero también prestamos servicios y éstos deben ofrecerse de la manera más eficiente y mejor, ya que la sociedad es cada vez más exigente y nuestros socios y socias no son una excepción”.

La profesionalización en la gestión de los clubes deportivos es un apartado en el que este segmento lleva años trabajando, como también apuntaba recientemente el director general de Club Natació Barcelona, Xosé Carlos Fernández, quien comentaba en la entrevista concedida a este mismo medio que “los clubes no pueden mantener una gestión propia del S.XX”. Opinión que comparte Carles Poyato, quien apunta además al aumento de la competencia en el ámbito deportivo y del fitness como un trampolín hacia la necesidad de mejora.

“La competitividad en un mercado de libre competencia tiene afectaciones. Lógicas, por una parte, ya que al no estar solo en el mercado, es preciso tener presente y conocer qué hace el resto de empresas. Nuestro Club no ha estado exento a la irrupción rápida y continuada de la oferta de deporte low cost. Y, una vez pasado el susto, valoro el crecimiento de esta competencia como positivo, porque nos ha sacado de la zona de confort en la que nos encontrábamos los clubes deportivos. Dominábamos un terreno por el simple hecho de estar en él y ahora, con esta competencia, nos hemos visto obligados a ser mejores y más eficientes”, señala.

El low cost ha sacado a los clubes deportivos de la zona de confort en la que nos encontrábamos

Un 32% de mejora

El resultado, un último ejercicio económico cerrado con una cifra de beneficio neto cercana a los 73.000 euros, un 16% más de lo previsto y que en comparación con el ejercicio anterior supone una mejora del 32%, según apunta el Club. Unos resultados que Poyato atribuye especialmente a un crecimiento interanual del 4,32% en los ingresos y “una realización razonable de los gastos”.

Estas mejoras, apunta el director general, se dedicarán íntegramente a actualizar la instalación, siendo éste el objetivo principal del plan de recuperación. “Cada vez nos acercamos más al gran objetivo, que no es otro que la generación de suficientes recursos para realizar reinversiones en el propio Club, con las cantidades suficientemente importantes para mantener y modernizar las instalaciones”, explica al respecto. A lo que añade que “la gran ventaja de la que disponemos como entidad es que no tenemos que repartir el beneficio con accionistas, sino que todos los recursos generados son reinvertidos”.

Motivo por el que para el próximo 2020, avanza, “la máxima prioridad será la mejora de las instalaciones y la consolidación en el ámbito deportivo del Club, siempre sin perder nuestra razón de ser, que somos un club familiar, deportivo y además prestamos servicios”.

Las previsiones del Club marcan un 2020 en el que se encadenaría “un tener año de beneficios”, para lo que Poyato asegura que “trabajaremos, en primer lugar para cumplirlo y, en segundo lugar, para mejorarlo”.

La máxima prioridad será la mejora de las instalaciones y la consolidación en el ámbito deportivo del Club

Eficiencia energética y Clúster deportivo

Paralelamente, la entidad prosigue con los proyectos puestos en marcha en los últimos años, como la instalación en el centro de la Gran Via de Sabadell de 654 placas fotovoltaicas con el objetivo de mejorar la eficiencia energética del centro y que se ha traducido en un ahorro del 20% de los recursos consumidos.

Asimismo, el Club está experimentando con sistemas que permitan reaprovechar de manera eficiente el calor que genera la instalación para su aprovechamiento en calentar el agua. “Hemos instalado en una de nuestras salas de fitness un sistema de ‘cardiotermia’, con el que se capta el calor que generan los usuarios con la práctica deportiva, reaprovechándola en el calentamiento del agua de las duchas”, ejemplifica.

Asimismo, el CN Sabadell continúa trabajando en el Clúster del Deporte que se había propuesto desarrollar dentro del ámbito regional, para el que se encuentra creando la red de contactos. Sobre este proyecto, Carles Poyato comenta que “nos encontramos con una dispersión tal del mundo del deporte que hace un par de años que trabajamos para posicionarnos y para cohesionar socialmente la oferta deportiva de la ciudad”.

 

El CN Sabadell gestiona en la actualidad dos instalaciones, ubicadas en la Gran Via de Sabadell y en Can Llong, que concentran un total de 28.000 abonados. Asimismo, la entidad posee una superficie de 17.000 m2 ubicados contiguos a la instalación de Can Llong, espacio para el que Poyato confirma estar trabajando en un plan funcional que dote de un uso a esta superficie, que deberá pasar por la Asamblea General del Club para su aprobación y futura puesta en marcha.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Publicar un nuevo comentario.