ESENCI@L

Advierte que la pandemia “ha desenterrado carencias de gestión en el sector”

El CN Barcelona llama al sector a “redefinirse” para crear un “mapa real de lo que somos”

El club logra minimizar la pérdida de clientes con una tasa de contagio del 0,28%

xose carlos-cnbarcelona

Xosé-Carlos Fernández cree que el sector ha sido "maltratado" por las administraciones públicas. Aún así, los esfuerzos de su instalación por asegurar la seguridad de sus socios le habrían permitido mitigar la pérdida de clientes.

(12-2-2021). Para el Director General del Club Natació Barcelona, Xosé-Carlos Fernández, la pandemia y, sobre todo, cómo se han gestionado las medidas para frenarla por parte de la administración pública, ha evidenciado que “el sector del fitness es tan variado y confuso que no nos sitúan en el espacio que merecemos en la sociedad”, motivo por el que anima a los gestores a “revisar qué somos y ganar en profesionalización para lograr reconocimiento”.

El director General del Club Natació Barcelona, Xosé-Carlos Fernández, valora que la pandemia por Covid19 ha tenido sobre el sector del fitness “algunos efectos positivos”, como una aceleración de la digitalización o la actualización de ciertos procedimientos, así como el fortalecimiento de tendencias como el fitness online, el fitness al aire libre o la gestión de aforos y trazabilidad de socios que “han venido para quedarse”.

Las administraciones públicas han ejercido un maltrato en contra de las instalaciones deportivas

Sin embargo, se trataría de los únicos aspectos positivos que puede sacar la industria del fitness de esta crisis en la que el directivo asegura que “las administraciones públicas han ejercido un maltrato en contra de las instalaciones deportivas”.

A su juicio, “lo que se ha hecho sobre el deporte es injusto, ya que se nos ha tildado de espacios inseguros habiendo demostrado no serlos y obviando que somos deporte y, por lo tanto, salud y una herramienta transformadora de la sociedad”. Asimismo, considera que “ha existido una falta de correcta financiación por parte de las Administraciones Públicas para ayudar a las políticas del deporte base, el federado y el profesional que entidades como el CNB aportan anualmente de sus presupuestos”.

Fernández considera que el sector debe trabajar para “desterrar esa visión lúdica que aún se tiene de nosotros y que nos vean esenciales como la sanidad, la educación y la cultura”.

Esta pandemia ha desenterrado carencias del sector

Esta pandemia, considera, “ha desenterrado carencias del sector” y opina que los gestores deben tomarse esta situación catastrófica como una oportunidad de hacer “autocrítica”. “Operamos en un sector muy diverso en el que confluyen actividad física, deporte, bienestar y ocio. A ojos externos se ve un sector muy confuso y es cuando se toman las medidas a ‘grosso modo’. La pandemia nos debe ayudar a revisar qué somos, cómo lo explicamos y cómo lo enseñamos”, opina.

En este sentido, aboga por “hacer un mapa real del sector” y que los gestores “repiensen sus modelos de negocio”, porque advierte que “nos viene otra crisis como esta y quizás ya no quedamos nadie en el sector para contarlo”. Anima a “profesionalizarse, estar alineados con las políticas medioambientales y tomarse con rigurosidad la gestión de las empresas”, para lograr reconocimiento, poniendo como ejemplo “la evolución y lo conseguido por el sector de la cultura”.

Tasa del contagio del 0,28%

En el caso del CN Barcelona, Fernández admite que la instalación ha sufrido “un fuerte impacto económico” con la pandemia, si bien ha conseguido contener la pérdida de usuarios, gracias a “los esfuerzos realizados por conseguir una alta trazabilidad del Covid”, que ha generado un bajo impacto del virus en la instalación con una tasa de contagios de tan sólo un 0,28%.

En el estallido de la pandemia, el club trazó una estrategia marcada por el “liderazgo” de la instalación en la decisión de que se excluyeran las piscinas de la obligatoriedad de cerrar las instalaciones deportivas en los siguientes ‘cerrojazos’ que ha padecido el sector en Catalunya (ya van cuatro). A lo que se suma la posibilidad de poder explotar sus equipamientos al aire libre, teniendo una superficie outdoor de casi 12.000 m2, y un plan de contingencia del virus trazado, que habría permitido al Club en estos meses estabilizar la pérdida de socios/as hasta llegar a los 5.300, cifra que suponen una caída entre el 12% y 13% de los socios/as pre-Covid.

El Director General del CN Barcelona, Xosé-Carlos Fernández, explica que este retorno de socios/as se debe principalmente a dos actuaciones. “Por un lado, la decisión de abrir ya desde abril con un aforo reducido del 30% en previsión de que las medidas pudieran ir modificándose y no nos obligara a hacer adaptaciones”, así como “el plan de contingencia del virus”.

NUMEROSAS MEDIDAS

A ello se añade medidas como la creación de grupos burbuja, reserva anticipada, circuitos y tramos horarios, así como un plan de flexibilización de pagos para personas con dificultades económicas que “ha creado una situación de confortabilidad y seguridad que ha devuelto la confianza a los socios y socias para volver”. Especialmente, los correspondientes a las franjas de mayor edad y también a los jóvenes que “perciben más seguro ejercitarse en nuestras instalaciones que no en la calle”, señala.

Con el levantamiento de la restricción de apertura de gimnasios en Catalunya desde el pasado 8 de febrero, el Club Natació Barcelona ha puesto en marcha toda su maquinaria comercial para iniciar la captación de nuevos socios y socias, si bien Fernández matiza que “debemos respetar las restricciones de aforo” por lo que el club no confía en poder ganar volúmenes de socios que les acerque a las cifras pre-pandemia hasta que las instalaciones deportivas no puedan operar con total normalidad.

Remodelación en marcha

Una captación de socios en la que también confía el club que influya su próxima remodelación. La entidad ha puesto en marcha la segunda fase de su plan de reestructuración interna que incluye un cambio profundo de gestión, encontrándose ahora en la fase de digitalización completa de la gestión y de la instalación.

Un cambio que se debe completar con una transformación física, cuya puesta en marcha se habría visto ralentizada por el estallido de la pandemia y los consiguientes retrasos en los procesos administrativos, como admite Fernández, encontrándose actualmente en los últimos coletazos de la tramitación de obra y de permisos medioambientales.

El proyecto, como ha explicado anteriormente CMDsport, contempla la construcción de nuevas piscinas y de un complejo de restauración con el que el club aspira a ganar reconocimiento en la ciudad de Barcelona y por consiguiente aumentar su masa de usuarios y socios, así como su facturación, que en los últimos años se había situado en torno a los 7 millones de euros y que en 2020 sufrió “un fuerte descenso”, señala su Director General sin precisar cifra.

Deuda controlada

Con todo, la entidad afrontó el inicio de la pandemia con una posición financiera más desahogada que en el pasado, fruto del plan de restructuración financiera a partir del nuevo plazo de la concesión y de la reclasificación de los plazos de devolución.

El pasado mes de mayo, el club logró refinanciar su deuda con el ICF y el Banc Sabadell, de forma que el vencimiento del pasivo se alargó hasta 2036, año en el que también finalizará la concesión de las instalaciones del Puerto de Barcelona.

En este sentido, Fernández admite que “hemos podido financiarnos a la defensiva, no disponiendo ahora mismo de recursos para acometer nuevos proyectos hasta que no podamos reestablecer el cash-flow en la normalización de las operaciones”.


No hay comentarios

Añade el tuyo