ESENCI@L

Según opina el gerente de la cadena, Carlos Leal

Desde Inacua apuntan que “el mensaje del fitness no llega donde tiene que llegar”

“Estamos perdiendo abonados por miedo y no por falta de calidad”

Inacua-Aranda-del-Duero-bis

APERTURA POSPUESTA. Hoy lunes, 9 de noviembre, Inacua debía haber inaugurado su quinceavo entro deportivo en Aranda del Duero, pero el cierre de instalaciones decretado por el Gobierno autónomo de Castilla y León lo ha impedido.

(9-11-2020). Carlos leal, gerente de la cadena de gimnasios Inacua, deja entrever cierta impotencia ante la actual situación que atraviesa el sector y reconoce que “a tenor de las restricciones que nos están imponiendo, el mensaje del fitness no está llegando donde tiene que llegar”.

Inacua tenía que inaugurar hoy lunes, en Aranda de Duero, su quinceava instalación. Sin embargo, el cierre de gimnasios decretado por el Gobierno de la comunidad de Castilla y León ha dado al traste con la apertura. El gerente de la cadena, Carlos Leal, se muestra resignado ante el aplazamiento de la puesta en marcha de este centro en cuya remodelación se ha invertido un millón y medio de euros y que, además, ya contaba con abonados inscritos y, sobre todo, ya contaba con el personal necesario contratado y llevaba varias semanas realizando sesiones de formación específica. Leal asegura que “tan pronto como se levante el cierre decretado por el Gobierno autónomo, procederemos a la apertura del centro”. Sin embargo, él mismo se muestra dubitativo sobre si ello será posible este mismo mes, en diciembre o, deberá quedar finalmente, pospuesto para el próximo 2021, según cuál sea la evolución de la pandemia y las medidas que adopte el Gobierno de Castilla y León

Precisamente, esa incertidumbre imperante es la que lleva a este ejecutivo a reconocer que se siente, en cierto modo, con las manos atadas. “El problema actual es que hay demasiados factores que no dependen de nosotros mismos. Estamos a expensas de factores externos relevantes”.

DE LOS 50.000 A LOS 28.000 ABONADOS

Antes de la pandemia, Inacua contaba con 50.000 abonados entre sus trece centros operativos por aquel entonces. Posteriormente, la enseña situó su cifra de abonados en torno a los 30.000, y ello pese a la apertura de su catorceavo centro abierto en Torrejón de Ardoz el pasado mes de septiembre. Según ha reconocido ahora Carlos Leal, “en estos momentos, tras las últimas restricciones registradas en diversas comunidades donde estamos presentes, ya nos hemos situado en torno a los 28.000 abonados”.

El máximo responsable de la cadena Inacua lamenta que la pérdida de abonados “no se debe a una mala calidad de nuestros servicios, ni a que no apliquemos las normas de seguridad, sino al miedo de la gente”.

¿CERTIFICACIONES INSUFICIENTES?

Cabe recordar que el pasado mes de julio Inacua obtuvo la certificación de Aenor de sus medidas de seguridad e higiene. Según el citado organismo, los centros de la cadena cumplen la metodología definida por la propia Aenor, así como las directirces marcadas por el Ministerio de Sanidad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (Fneid).

Pero, a raíz de los decretos de cierre de instalaciones deportivas decretadas en comunidades como Cataluña, la citada Castilla y León, y Aragón, esas certificaciones parecen haber caído en saco roto y los centros ubicados en dichas comunidades han tenido que cerrar (o no han podido inaugurarse).

Carlos Leal señala que, “a tenor de lo que le está sucediendo en nuestro sector, todo parece indicar que el mensaje del fitness no llega a quien tiene que llegar. Pese a que somos centros que reforzamos la salud de los ciudadanos, nos siguen catalogando como empresas de ocio y aunque, en cierto modo, también pueda interpretarse que nuestros servicios son empleados en el tiempo de ocio de nuestros clientes, nos siguen equiparando, en según qué comunidades como empresas eminentemente de ocio cuando deberíamos ser reconocidos como empresas eminentemente de salud”.

MUCHOS NO VAN A PODER AGUANTAR

Carlos Leal ya vaticina que “va a haber mucha gente del sector que no va a poder aguantar”. El directivo reconoce que ellos gozan de una situación más favorable por pertenecer a un grupo sólido como Ferrovial. No obstante, el ejecutivo muestra su preocupación por “esos pequeños y medianos gimnasios que no cuentan con respaldos como el nuestro y que están registrando muchas pérdidas por estar cerrados e, incluso, por estar abiertos en las condiciones en las que se permite abrir y, sobre todo, tras haber sufrido las pérdidas de abonados que han sufrido, como la gran mayoría del resto de operadores”.

El gerente de Inacua señala como opción de posible salvación las ayudas de la Administración. Sin embargo, según advierte, “es difícil que en España apliquen las ayudas que ha prometido el Gobierno alemán, según las cuales éste se ha comprometido a abonar el 75% de los ingresos del ejercicio del año pasado”.


No hay comentarios

Añade el tuyo