ESENCI@L

Los nuevos roles de empresas y trabajadores en los próximos 4 años

Digitalización empresarial: ¿por dónde empezar?

transformacion-digital

(5-2-2020). ¿Cómo serán las relaciones comerciales y la experiencia de cliente ofrecida dentro de 5 años? ¿Qué querrá el cliente? ¿Cómo deberán ser las empresas y sus trabajadores? La experta en innovación Gemma González ahonda sobre estas cuestiones referentes a cómo afrontar la imparable digitalización del mercado deportivo, empezando por lo básico, que no es la adquisición de tecnología.

La digitalización es imparable y está comportando unos cambios de hábitos, de maneras de relacionarse y también de expectativas. De hecho, asegura la experta en informática e innovación, y socia directora de Konnectare Values, Gemma González, la evolución digital va a comportar que “en los próximos 20 años se den más cambios en la sociedad que en los últimos 300”.

Y en esta transformación, los cambios más importantes se podrán percibir tan sólo en cinco años. Un lustro en el que González dibuja un escenario “completamente conectado”, en el que las personas “no sabremos qué es desconectarse de la red, ni siquiera teclear un teclado”. En este escenario, continúa imaginando, “las personas estaremos hiperconectadas y las empresas basarán su competitividad en el uso de la tecnología”.

En 5 años estaremos hiperconectados, las empresas basarán su competitividad en el uso de la tecnología y el Big Data sera el nuevo petroleo

La era de los ‘living services’

Gemma González también dibuja un futuro próximo en el que “el Big Data será el petroleo del S.XXI”, en tanto que, afirma, “cuánto más sepamos del cliente, mejor le serviremos”.

Es innegable pensar llegados a este punto en la Inteligencia Artificial. Una completa desconocida para el mercado, según la experta licenciada en informática que asegura que “solo hemos visto el 5% de todo lo que viene en materia de IA”.

Y de lo que ya hemos visto, “nos hemos adentrado en la era de los ‘living services” (entendidos como servicios que cambian según el contexto en el que se ofrecen, a través de una personalización máxima). Un exponente claro de ello serían los asistentes personales virtuales. Sobre ellos, Gemma González considera que “van a cambiar la manera en la que se gestiona la relación con los clientes, así como la forma de ofrecer servicios y de demandarlos, ya que todo se hará mediante comandos de voz”.

Solo hemos visto el 5% de lo que viene en Inteligencia Artificial

Las nuevas generaciones

Precisamente, donde se prevé un mayor cambio será en los hábitos de los clientes y consumidores, incluyendo la llegada al consumo de nuevas generaciones como la denominada C por su alta conectividad y computarización. “A las nuevas generaciones les mueven valores como el interés por el mundo, el desarrollo personal y la búsqueda de significado, además de tener prácticas como estar enganchados a Twitch (red social de reproducción de contenidos en streaming con más de 2.000 millones de usuarios) y para los que (un 56% de ellos) el deporte no tradicional es más importante que el tradicional”, advierte.

Para el 56% de los componentes de la nueva generación, el deporte no tradicional (virtual) es más importante que el deporte tradicional

El trabajo (y los trabajadores) del futuro

Atendiendo a estas cuestiones, ¿cómo deben comportarse las empresas y los trabajadores en este posible futuro? La experta lo tiene claro: “Todo lo que no sea digitalizable o automatizable y que tenga que ver con la experiencia de cliente va a ser muy valioso”.

También considera que serán necesarias nuevas competencias:

  • Digitales
  • De capacidad analítica
  • Inteligencias de los datos, social y colectiva
  • Pensamiento crítico
  • Creatividad
  • Innovación
  • Agilidad

Adaptar el cerebro a la digitalización

Para Gemma González, la digitalización comporta “una nueva forma de hacer que cambia todos los sistemas”. Y ¿por dónde empezar? La experta apunta que por el cerebro. “Hay que empezar por realizar cambios de comportamiento, de hacer, de pensar e ir buscando nuevas perspectivas, abriendo la mente y dedicando tiempo a pensar”, contesta. Y añade que: “Hay que cambiar el cerebro, porque es un órgano que cambia constantemente y que podemos modificar de forma consciente, independientemente de la edad”. Aunque advierte que no es fácil: “Al cerebro no le gusta cambiar y hay que luchar contra la tendencia de seguir patrones conocidos”, a través de “la consciencia y de seguir nuevos hábitos, experiencias y conocimientos”.

Primeros pasos

Predisponer el cerebro al cambio no es sencillo, admite González, por lo que propone unos primeros pasos para comenzar:

  • Tú protagonista: “Tenemos que decidir si queremos ser uno más o marcar la diferencia”
  • Marca personal: “Debemos definir quiénes somos y cómo contamos nuestra historia”
  • Crear historias: “Las historias enganchan emocionalmente, hay que saber contar la historia. No hablar de las características de un servicio o producto, sino de lo que se va a sentir, de experiencias”.
  • Transformación. “Se trata de ver qué hacen otras empresas como por ejemplo Peloton, que ha desbancado a Apple en el estatus de la empresa más innovadora en personalización de servicio, convirtiéndose en el Netflix del fitness, creando comunidades y vendiendo a partir de conocer su entorno”.
  • Crear experiencias: “Es importante, pero para crear experiencias, hay que cocrear con el cliente, interactuar continuamente con él”.

Trabajadores, la base de todo

Y en esta transformación no puede faltar una alusión a los trabajadores, de los que depende el éxito total de la empresa. “Para marcar la diferencia hacia fuera hay que marcarla primero hacia dentro, convirtiendo los trabajadores en fans”, apunta.

Para marcar la diferencia hacia fuera, hay que marcarla primero hacia dentro

Y aconseja “dar la bienvenida a la empresa a la diversidad de trabajadores, que traigan nuevas perspectivas”, así como “hacer que toda la plantilla se sienta protagonista, porque ya no es cosa solo de la dirección, sino de todos”. “A los trabajadores hay que introducirles en la revolución, crear comunidades y vínculos emocionales con los empleados y con los clientes”, concluye.

Fitness sin barreras

Gemma González aportó estas reflexiones y consejos en la jornada profesional organizada por la consultoría Management Around Sports (MAS) en Barcelona la pasada semana, bajo el título Age Of Empires.

Gemma González, durante su intervención en la jornada Age Of Empires, organizada en Barcelona por Management Around Sports.

Un encuentro en el que González aseguró que el “el deporte está muy bien posicionado” dentro de la revolución que se está viviendo, aconsejando abrirse hacia temas como la sostenibilidad. En concreto, en el ámbito del fitness, advirtió que “ya no hay barreras físicas y cada operador debe tener claro dónde se posiciona, sus fortalezas y, a partir de aquí, crear”. Así como, “personalizar servicios y productos sin diferencia entre canales online y offline” y no descuidar a las nuevas generaciones, los jóvenes, al tiempo que se mantiene a las generaciones maduras “con el producto actual, que ya es acorde a sus necesidades”.


No hay comentarios

Añade el tuyo