ESENCI@L

La cadena catalana ampliará dos centros

DIR advierte de que el “nuevo escenario socioeconómico nos va a obligar a aplicar nuevos precios”

DIR-Ramon-Canela-bis

Ramón Canela, fundador y CEO de la cadena de gimnasios DIR sostiene que habrá que reconsiderar a la baja los precios.

(23-6-2020). La cadena de gimnasios DiR concluyó la pasada semana la primera en la que tuvo todos sus gimnasios abiertos de nuevo. Su máximo responsable, Ramón Canela, ya piensa en ampliar dos de sus 24 centros y advierte de que”el nuevo escenario socioeconómico nos va a imponer ‘nuevos’ precios”.

Pese a la intensa actividad que desarrolla la cadena estos días, Ramón Canela, fundador y CEO de los gimnasios DIR asegura “continuar estando tranquilo”, porque ni cuando el momento álgido del confinamiento “me inquieté “. Sostiene que no se asustó en ningún momento y lo argumenta recordando que “sabía que estábamos en un proceso, que había que ir cubriendo el recorrido, etapa tras etapa, y que volveríamos a salir adelante”.

De todos modos, reconoce que “hemos tenido suerte que el cierre no durase dos meses más. Si ello hubiera sido así habría habido una gran mortandad de empresas en el sector y en la economía en general”.

APERTURAS YA EN LA FASE 1

La pasada semana fue la primera en la que la cadena DIR ya tuvo todos sus centros abiertos. De hecho, fue de los pocos ‘gigantes’, si no el único, del sector en Catalunya que optó por empezar a abrir ya en la fase 1, en vez de esperar a que se alcanzara la fase 3, como ha hecho la gran mayoría de operadores que rigen un gran número de centros en España.

Empezar a abrir desde la fase 1 sirvió para intentar neutralizar la ‘demonización’ que se ha estado difundiendo de los gimnasios

Canela dice no arrepentirse en absoluto de haber iniciado la ‘escalada’ de aperturas tan pronto como ello fue posible. “Fue la manera de atraer a nuestros abonados de modo progresivo y evitando el problema de los aforos limitados. Nos sirvió para ‘afinar’ procesos y afianzar los protocolos de atención diseñados”, explica. Añade que “esa decisión de aprovechar para empezar a abrir desde la fase 1 sirvió para intentar neutralizar la ‘demonización’ que se ha estado difundiendo de los gimnasios en el sentido de que éstos eran un ‘foco de contagio’, cuando somos un escenario mucho más seguro que cualquier paseo abarrotado de gente corriendo”.

EMPEZAR A COBRAR CUOTAS YA EN JUNIO

Ramón Canela se muestra especialmente satisfecho de haber podido empezar a generar ingresos ya a mitad de junio, así como de que “ya podremos cobrar íntegras las cuotas de julio”. Eso les vuelve a aportar ingresos, después de haber congelado el cobro de cuotas durante todo abril y todo mayo.

No precisa porcentajes de afluencia de abonados, ni habla de bajas ni altas. “Arrancamos de los primeros, pusimos la maquinaria en marcha, la gente ha ido regresando, lo ha hecho muy contenta, y la mayoría nos ha felicitado por haber sido proactivos y estimular su retorno a la actividad física del modo más natural posible, pese a las circunstancias del escenario post Covid-19”.

ARRANCADA EN MOMENTO VALLE

Canela asume que el momento de la nueva arrancada no es el mejor. “Nos ha coincidido con el periodo valle en facturación pero, quién sabe, igual este verano es distinto y tal vez la gente opta por salir menos y decide acudir más a nuestros centros. Somos una de las opciones de ocio ‘vacacional’ más asequibles que existen”.

Sin embargo, Canela asegura que “yo hago mis números como si este verano fuera a ser convencional”.

OPCIONES DE CRECIMIENTO A PARTIR DE SEPTIEMBRE

El máximo responsable de los gimnasios DIR asegura “ver posibilidades de crecimiento a partir de septiembre, aunque ello dependerá de la capacidad de inversión”. Y es que para Canela, “el Covid-19 quizás haya creado conciencia social hacia la salud y los gimnasios somos facilitadores de hábitos que la propician”. Según añade, “se habla de que ha podido constatarse que a mayor actividad física, mayor desarrollo del sistema inmunológico de las personas. Si eso es así, debería divulgarse para que lo supiera todo el mundo”.

De todos modos, el empresario no oculta su escepticismo sobre la actitud que pueda desempeñar la clase política al respecto: “consideran que si la gente vive más años tendrán que pagar más pensiones. Es como si ya les fuera bien que los ciudadanos fuéramos ‘caducando’”.

DOS AMPLIACIONES

Para el próximo septiembre, DIR tiene previsto haber concluido la ampliación de dos de sus centros. En el de la calle Calvet de Barcelona, que cuenta con tres plantas y solo está operativa una, se prevé activar las otras dos (sótano y primer piso) de modo que de los 400 metros cuadrados que tiene ahora pase a los 1.300 metros cuadrados”.

Asimismo, en el centro de la calle Castillejos se espera incluir tres nuevas pistas de padel al objeto de que quede operativa toda la superficie que resta por activar (unos 1.500 metros cuadrados).

Este 2019 es un año de racionalización del gasto

Esas obras de ampliación suponen que, al menos por ahora, Canela no se plantee abrir nuevas instalaciones en lo que queda de este 2020. “Tras lo sucedido con el Covid-19, este es un año de racionalización del gasto. Tendremos que absorber los gastos de alquileres y de la seguridad social que han quedado aplazados”.

“ACOSTUMBRANOS A COBRAR MENOS” 

A todo ello Canela añade un condicionante más para lo que resta de este ejercicio: “deberemos acostumbrarnos a cobrar menos. Siempre digo que los precios no los ponemos nosotros, sino que los pone el mercado y el mercado, al menos en nuestro segmento y en virtud del lugar donde esté el centro y los servicios que ofrezca, es probable que exija ‘nuevos’ precios acordes con el escenario económico-social que va a dejar tras de sí la pandemia”.

Al empresario no le amedrenta esta opción: “llevamos desde 1979 adaptándonos a los escenarios socioeconómicos que van apareciendo”.

En ese sentido, Canela reconoce que “es una ventaja tener los centros tan geográficamente concentrados porque ello te aporta más conocimiento de tu área de influencia e incrementa el potencial de adaptarte mejor a los condicionantes económicos de los clientes. Sinceramente, no creo en lo de las tarifas iguales en todos los centros aunque uno esté en el Norte del país, otro en el centro y el otro en el sur”.

REBAJA DEL IVA

Como viene haciendo desde ya hace años, Ramón Canela no pierde la oportunidad para volver a insistir en la necesidad de que se reduzca el IVA de los gimnasios. “Aunque haya quien no lo crea, hay muchos abonados a los que les viene de un euro y un iva, no ya súper reducido, sino simplemente lógico -el actual no lo es-, ayudaría muchísimo a los abonados y también a muchos centros que lo van a pasar muy mal los próximos meses”.


No hay comentarios

Añade el tuyo