ESENCI@L

La cadena ultima un nuevo concepto de gimnasio centrado en el cliente

Dreamfit advierte del riesgo de sobre oferta de gimnasios tras la pandemia

Incrementó sensiblemente el precio de sus cuotas el pasado abril

ceo-dreamfit-Rafael-cecilio-bis

CRECIMIENTO DESEQUILIBRADO. El CEO de Dreamfit, Rafael Cecilio, se muestra convencido de que el número de nuevos usuarios de gimnasios seguirá creciendo en los próximos años, si bien a un ritmo menor del que lo haría la cifra de nuevas instalaciones deportivas en España.

(14-5-2021). La reactivación de los planes de expansión frenados por la pandemia, sumado a la llegada de operadores extranjeros puede derivar en un escenario en el que la oferta de gimnasios en España sea superior a la demanda. Así lo advierten desde Dreamfit, cadena que ultima un cambio de concepto en sus gimnasios que lanzará en octubre.

Más gimnasios que usuarios dispuestos a entrenarse en ellos. Es el escenario que el fundador y presidente de la cadena de gimnasios low cost Dreamfit, Rafael Cecilio, vaticina para el fitness español a dos ó tres años vista. El directivo se muestra convencido de que el número de practicantes de actividad física pautada va a seguir creciendo en los próximos años, si bien este incremento no se va a corresponder con unos índices de usuarios de instalaciones deportivas superiores a los registrados en 2019, por el momento.

La razón, un “exceso de competencia”, apunta Cecilio, que va a propiciar que “queramos recuperar la totalidad de los clientes perdidos, -que se sitúa de media en un 50%-, pero que no sea posible”. A los planes de expansión de la mayoría de operadores que se frenaron con la irrupción de la pandemia y que se han empezado a retomar, se suma la llegada de marcas extranjeras con ambiciosos planes de crecimiento y el anuncio por parte de varias administraciones públicas locales de numerosas nuevas concesiones, que van a llevar a que “en algunas ciudades, abrir un nuevo gimnasio suponga robar clientes a las instalaciones ya instaurada y no generar nuevos adeptos”.

Una tasa de penetración “no tan baja”

El presidente de Dreamfit se muestra convencido de que “el número de abonados a gimnasios en España va a seguir creciendo, pero a un ritmo inferior del que lo hará el número de instalaciones”. Una sobre oferta que se explicaría por el hecho de que “no son tan pocos los usuarios de gimnasios en España como nos pensamos” y, por lo tanto, la tarta tampoco sería tantas las porciones de tarta que aún quedarían por repartir.

La tasa de penetración actualmente se sitúa en un 11,5%, que “corresponde a los cerca de 5,5 millones de españoles que son abonados en alguna instalación deportiva de titularidad privada, pero aquí no se tiene en cuenta las instalaciones enteramente públicas, cuyas cifras de abonados pueden elevar la tasa hasta el 16 ó 17%”, calcula. Motivo por el que opina que el mercado español del fitness debe aspirar a alcanzar “el 20% en términos reales y absolutos”, si bien, el camino es largo. “Al menos en los próximos 2-3 años, la mayoría de operadores tendrá menos abonados que antes de la pandemia”.

Cambio de concepto

Una merma en la cifra de socios y un aumento de la competencia que han llevado a Dreamfit a desarrollar una nueva evolución dentro de su concepto de negocio. La primera, se llevó a cabo hace dos años, coincidiendo con la inauguración de los clubes de Logroño, Las Palmas y Moratalaz, en los que “presentamos una renovación importante del diseño y equipamientos”.

Pero esta vez, Dreamfit va más allá, con una propuesta que se aleja definitivamente de la etiqueta más pura de low cost y se coloca de pleno en el Smart Prize. Cecilio explica que el nuevo concepto empezó a desarrollarse en los meses de confinamiento y se estrenará en principio en octubre, cuando la cadena ha previsto inaugurar el club que está construyendo en Barakaldo.

Un estreno que “significará el inicio de una nueva etapa para la cadena, con clubes más digitalizados, nueva decoración, equipamiento hiperconectado y una configuración del servicio pensada para poner al cliente en el centro de la estrategia”, describe, destacando que en el cambio se incluirá una nueva distribución de los espacios en la que se cambiará la típica disposición de espacios de musculación, cardio, entrenamiento funcional y clases dirigidas, para dar paso a una distribución por perfiles de usuarios.

Cambio de tarifa

Todo ello acompañado de una nueva tarifa, que la cadena ya incrementó en el pasado abril, pasando de 28,90 euros a 32,90 euros al mes, que Dreamfit ha decidido mantener una vez finalice la pandemia y con la que se aleja aún más del concepto puro de gimnasio low cost.

Según ha relatado el directivo, “preveíamos que íbamos a sufrir una merma de clientes, y con las restricciones y escenario actual, aún nos quedan varios meses de operar con menos clientes, motivo que nos llevó a desarrollar un nuevo concepto de servicio centrado en el cliente y que incluye esta subida tarifaria, que ha sido bien aceptada”.

Retomación del plan de expansión

Está previsto que este nuevo concepto se instaure en todas las próximas aperturas de Dreamfit. Además de Barakaldo, la cadena ha iniciado las obras para inaugurar en noviembre un club en San Sebastián de los Reyes. Mientras que en septiembre ha previsto comenzar sendos proyectos en Parla y Vitoria, cuya apertura se situaría entre diciembre de este año y febrero del siguiente.

Ya entrados en 2022, Dreamfit ha previsto desarrollar el resto de proyectos que ya tenía firmados antes de la pandemia, como son el de Coslada, Getafe y L’Hospitalet de Llobregat.

Dreamfit opera actualmente con 19 gimnasios, dando servicio a cerca de 59.600 abonados. Para finales de este mayo, la cadena confía en rebasar los 60.000 clientes, después de registrar un crecimiento en la cifra de abonados del 5,5% en marzo, del 4% en abril y con una previsión de aumento del 2-3% para este mayo.


No hay comentarios

Añade el tuyo