ESENCI@L

Alerta de la alta competencia y del endeudamiento como los principales retos del sector en 2023

Dreamfit bate su récord de facturación y alcanza los 28,9 millones en 2022

La cadena apuesta por el staff con subidas salariales de dos dígitos

dreamfit

Dreamfit ha arrancado este 2023 subiendo dos euros su tarifa, hasta los 36,90 euros al mes, en una estrategia que considera "necesaria para hacer frente a la alta inflación que sufre el sector". Además, ha iniciado un plan para mejorar las condiciones salariales de sus trabajadores, con el objetivo de para "la fuga de talento que sufre el fitness español".

(10-1-2023). Dreamfit cierra 2022 con un incremento del 49,7% en los ingresos, motivado por el aumento de socios hasta un total de 95.400 abonados, así como una progresiva subida de las tarifas que se sitúan hoy un 25% por encima del precio de 2019. La enseña Smart Price ha diseñado un plan para mejorar sustancialmente el salario de sus trabajadores, mientras identifica la competencia y el endeudamiento como los principales retos del 2023 para el fitness español.

Dreamfit cierra un positivo 2022 en el que, sin llegar a igualar las cifras comparables de 2019, ha logrado su mejor cifra histórica de ingresos, alcanzando una facturación de 28,9 millones de euros. Dato que mejora las previsiones realizadas a principios de año por la cadena de gimnasios smart price que aspiraba llegar a los 28,5 millones, y se sitúa un 49,7% por encima de los 19,3 millones facturados en 2021.

Un 20% por debajo en socios

Una mejora en los ingresos que ha venido acompañada también por una recuperación de socios que ha llevado a la cadena a culminar el ejercicio con un total de 95.400 abonados, frente a los 71.200 con los que concluyó 2021.

Dreamfit cerró el último ejercicio pre-pandemia con una base de 90.000 socios, que se redujo hasta los 59.200 en 2020. Desde entonces, la cadena ha ido recuperando abonados hasta finalizar 2022 con el 80% recuperado en cifras comparables.

No hay que obviar que durante este periodo de tres años, la cadena smart price ha abierto seis gimnasios, los cuales han permitido a la enseña mejorar sustancialmente sus cifras pre-pandemia, si bien, es consciente que en realidad “todavía estamos un 20% por debajo de los niveles de 2019”, como remarca su presidente, Rafael Cecilio.

Para Cecilio, 2022 ha sido un año que “ha ido de menos a más”. “Arrancando con Ómicron y el estallido de la guerra en Ucrania, y mejorando en abril cuando se retiró la obligatoriedad de usar mascarillas”. En el caso de la cadena que preside, “hemos ido recuperando socios en torno a un 2% mensual", con especial mejoría entre septiembre y noviembre, que le ha permitido a la cadena recuperar en torno a un 10% de la cifra de socios perdidos con la pandemia.

Subida de precios

Mayor nivel de recuperación ha percibido Dreamfit en lo que se refiere a su cifra de ingresos, en la que Cecilio admite que ha tenido mucho que ver la política de precios desarrollada por la cadena en los últimos tres años, en los que en conjunto ha aumentado sus tarifas un 25%.

De cobrar 28,90 euros al mes en 2021, la enseña pasó en el pasado 2022 a una tarifa media de 34,90 euros mensuales, con los que rompía la barrera imaginaria de los 29,90 euros que el modelo low cost se había resistido a rebasar históricamente.

Y no ha quedado aquí, puesto que en los primeros días de este enero ha aplicado una nueva subida de precios que coloca sus tarifas actuales en los 36,90 euros al mes. “Era una subida necesaria, para hacer frente a la inflación, que en el sector del fitness es del 20%”, explica Cecilio. El empresario considera necesario que todos los operadores revisen al alza el precio de sus servicios para asegurar la viabilidad de los negocios en un sector muy atacado por los incrementos en los costes energéticos, de suministros y de personal, asegurando que “quien no lo haga, se verá en graves problemas”.

Apuesta por el personal

Al margen del impacto de la inflación, uno de los costes que más se han disparado para Dreamfit es el de personal, aunque en este caso no se debería a factores externos sino a una decisión estratégica de la empresa. “El fitness es un sector que paga poco a sus trabajadores y, en nuestro caso, hemos trazado un plan a cuatro años vista para ir mejorando el salario de nuestra plantilla para que en 2024 acaben cobrando un sueldo que consideramos digno”, apunta Cecilio.

El empresario explica que la enseña ya efectuó en el pasado año un incremento de dos dígitos en los salarios de sus trabajadores, y para este 2023 también se ha previsto otro incremento de doble dígito. “Uno de los problemas del sector es que se paga mal y se está perdiendo talento. En Dreamfit hemos querido revertirlo y realizar una clara apuesta por el personal”.

2023, año de la recuperación definitiva

De cara a este 2023, Cecilio considera que “el año tiene todos los alicientes para ser el de la definitiva recuperación del sector”, con especial hincapié en los próximos meses de octubre y noviembre, que considera “claves para conocer la situación real del mercado”.

Prevé que los sobrecostes se vayan reduciendo, a medida que vayan mejorando los condicionantes macroeconómicos, así como que la recuperación de socios mantenga su curso.

“Los que aún no vuelven son los mayores de 45 años”, detalla Cecilio, quien admite que el rejuvenecimiento de la cartera de clientes ha conllevado cambios en la distribución de los espacios y servicios de los gimnasios, así como en el abastecimiento de material, en su cadena, pero también en general en todo el sector.

“En muchos gimnasios españoles, las clases de actividades colectivas han dejado de estar a rebosar, y los jóvenes que llegan vienen con las nuevas tendencias de las redes sociales, que les lleva a querer solo consumir maquinaria de peso libre. Lógicamente, se ha reducido la maquinaria de cardio en favor de ampliar el área de musculación e, incluso, en algún que otro gimnasio se han habilitado salas de actividades dirigidas como espacios de musculación”.

Aún así, considera que se trata de una etapa de “transición”. “No hay que descartar que durante este 2023 ya comiencen a volver a los gimnasios algunos mayores, a los que les está costando más adquirir de nuevo el hábito. Además, hay que tener en cuenta que los que hoy son jóvenes, en cinco años demandarán otras necesidades. No hay tendencia que sea para siempre”.

Retos del 2023

En los dos ámbitos donde considera que será necesario que el sector ponga mayor atención es en el incremento de la cantidad y calidad de la competencia, y en el endeudamiento de las empresas, identificando ambos aspectos como los principales retos del fitness para este 2023.

“El sector está dando entrada a cada vez más competidores y de mayor calidad, lo que está llevando a la saturación a algunas plazas e incluso situaciones de que se abran gimnasios delante de otros gimnasios”, destaca.

A lo que se añade la presencia de fondos de inversión “que insuflan mayor capacidad de aguante a las empresas”. El resultado, “un sector del fitness español que ha madurado demasiado rápido, dando como resultado una baja rentabilidad, una reducción de márgenes y la necesidad de una mayor potencia financiera y una buena gestión para salir adelante”.

En el caso de Dreamfit, la cadena ha previsto tomarse 2023 a la expectativa, esperando ver brotes verdes para continuar con su expansión. La enseña, que descarta involucrarse en operaciones corporativas, cuenta con tres proyectos en espera. En Coslada, la cadena espera luz verde de la administración para iniciar las obras de un proyecto que se estrenaría a principios de 2024. En cuanto a los terrenos de propiedad en Hospitalet de Llobregat y Córdoba, la intención de Dreamfit es esperar al verano para tomar la decisión de iniciar las obras o postergarlas más.

En todo caso, parece que no entra en los planes de la cadena abrir ningún centro a lo largo de este 2023, aunque sí estaría estudiando algún proyecto más de cara al próximo año.


No hay comentarios

Añade el tuyo